Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

¿Cómo medir el impacto social y ambiental? Una tarea que las empresas deben repensar

Nicholas Andreou y Marya Besharov 03 Nov 2022
¿Cómo medir el impacto social y ambiental? Una tarea que las empresas deben repensar

Un nuevo marco ofrece un enfoque más amplio y eficaz para evaluar los aspectos internos y externos del actuar social y de sostenibilidad de una empresa.


La pandemia del COVID-19, la guerra en Ucrania y la actual crisis climática han puesto de relieve el papel central que pueden desempeñar las empresas para afrontar los retos mundiales.

Necesitamos que las empresas den un paso al frente y ayuden a resolver los problemas sociales y medioambientales a gran escala, tanto por el bien de la economía como de las personas y el planeta.

Sin embargo, uno de los incentivos que tienen las empresas para ser más activas desde el punto de vista social y medioambiental, la influencia de los accionistas, está limitado por los enfoques existentes para evaluar el rendimiento social y medioambiental de una empresa.

Por qué apostar por la sostenibilidad puede ser una victoria para los minoristas

Los marcos predominantes son demasiado estrechos y no logran abordar plenamente las principales preocupaciones de las partes interesadas por sí solas.

Las evaluaciones ambientales, sociales y de gobernanza (ESG) se centran en cuestiones operativas internas, como las relaciones laborales y la sostenibilidad de la cadena de suministro, pero no tienen plenamente en cuenta el impacto que los productos o servicios de una empresa pueden tener en las partes interesadas externas.

La inversión de impacto, por el contrario, se centra en cuestiones externas, como si los productos y servicios atienden a las necesidades de los pobres, pero pasa por alto consideraciones internas, como la forma en que las empresas tratan a sus empleados.

En realidad, el impacto social y medioambiental de una empresa es multifacético. Pensemos en Tesla, que fabrica vehículos eléctricos que reducen significativamente las emisiones a lo largo de su ciclo de vida, pero que se enfrenta a preguntas sobre sus prácticas laborales.

Desde el punto de vista de la inversión de impacto, la empresa puede obtener una alta puntuación, pero la calificación es inferior desde el punto de vista de la ASG, ya que ninguno de los dos marcos capta la imagen completa.

Como resultado, la frustración con ambos enfoques va en aumento: La reciente eliminación de Tesla del índice S&P 500 ESG llevó a su director general, Elon Musk, a opinar las calificaciones ESG de “estafa escandalosa“, mientras que las críticas a la inversión de impacto han llevado a algunos grandes gestores de activos a suavizar el lenguaje de sus fondos de impacto y a cambiar su marca.

Ha llegado el momento de contar con un marco integrado para evaluar el impacto, que tenga en cuenta tanto las facetas externas como las internas del rendimiento social y medioambiental de una empresa.

Sólo así los gestores e inversionistas podrán realizar evaluaciones precisas e influir en las empresas para que afronten los complejos retos mundiales.

Un enfoque integrado del impacto

Basándonos en varias décadas de experiencia colectiva dirigiendo e investigando empresas sostenibles desde el punto de vista social y medioambiental, ofrecemos un enfoque holístico para evaluar y comparar el rendimiento del impacto de las empresas, basado en cuatro palancas diferentes que una empresa puede utilizar para efectuar cambios sociales y medioambientales.

Aunque cada palanca es distinta, el valor real proviene de considerar las cuatro juntas. Al captar toda la gama de formas en que una empresa puede tener impacto, nuestro marco ayudará a dirigir los flujos de capital hacia las empresas sostenibles.

Para desarrollar este marco integral, empezamos con una comprensión compartida de lo que significa realmente el impacto.

El Proyecto de Gestión del Impacto (IMP) define el impacto como “un cambio en un resultado causado por una organización. Un impacto puede ser positivo o negativo, intencionado o no”.

La gestión del impacto requiere identificar los efectos positivos y negativos sobre las personas y el planeta para aumentar los positivos y reducir los negativos.

Para las empresas, sólo cuando las iniciativas se traducen en mejores resultados para la vida de las personas o la salud del planeta, crean impacto.

¿Qué tipo de resultados deben calificarse? Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas ofrecen una lista exhaustiva que puede servir de guía; los objetivos incluyen buena salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, agua limpia y saneamiento, energía asequible y limpia, y trabajo decente y crecimiento económico.

A continuación, estudiamos las diferentes palancas que las empresas pueden utilizar para crear un impacto en estas áreas.

Nuestro trabajo ha identificado cuatro palancas fundamentales:

  1. Los productos y servicios que una empresa desarrolla o vende.
  2. Los segmentos de clientes a los que se dirige.
  3. Los cambios en las operaciones .
  4. El uso de los beneficios.

A continuación, explicamos estas cuatro áreas de impacto, destacamos los vínculos con los conceptos heredados de ASG y la inversión de impacto, e identificamos las herramientas existentes para evaluar el rendimiento de una empresa en cada una de ellas.

Se buscan startups mexicanas enfocadas en impacto social, sostenibilidad e Industria 4.0

Crear productos y servicios que aporten un valor social o medioambiental positivo

Esta palanca se centra en la medida en que los principales productos y servicios de una empresa mejoran la vida de las personas o la salud del planeta.

Puede ser la palanca más poderosa, especialmente si una empresa alcanza una escala significativa, ya que las mejoras pueden llegar a miles de millones de personas en todo el mundo.

Headspace Health, la empresa que está detrás de la popular aplicación de meditación, siempre se ha centrado en ayudar a las personas a desarrollar la atención plena y mejorar su bienestar.

Tesla ha utilizado esta palanca centrándose en vehículos eléctricos diseñados para tener una huella medioambiental menor que la de los vehículos con motor de combustión interna.

En cada caso, la ampliación para llegar a más clientes no sólo aumenta los ingresos de la empresa, sino que también mejora notablemente los resultados para las personas y el planeta.

Mejorar la asequibilidad y accesibilidad de los productos y servicios para llegar a las poblaciones marginadas

Aquí, la atención se centra en el grado en que una empresa hace que sus productos y servicios sean asequibles y accesibles para los más necesitados.

Consideremos los ejemplos de Lemonade, que ofrece productos de seguros de bajo coste en Estados Unidos, y algunos países europeos, y el Banco Grameen, una organización de microfinanciación que ofrece servicios financieros a las poblaciones en condición de pobreza del mundo.

Estas dos primeras palancas se inspiran en el enfoque externo de la inversión de impacto para medir el impacto de las empresas.

Las herramientas de evaluación desarrolladas para los inversores de impacto, como las dimensiones generales de impacto de IMP o el Ethical Explorer Pack de Omidyar Network, más especializado, pueden utilizarse para medir el rendimiento de una empresa en ambas palancas.

Big Society Capital, por ejemplo, utiliza las herramientas de IMP para evaluar las empresas emergentes de impacto.

Integrar las consideraciones sociales y medioambientales en las operaciones de una empresa.

Esta palanca tiene que ver con la forma en que una empresa suministra sus productos y servicios, y el efecto que tiene sobre las personas y el planeta a través de esas decisiones.

Como tal, está más estrechamente alineada con los enfoques de sostenibilidad y ASG existentes, incluida la Iniciativa de Información Global, las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales y la norma ISO 26000 de responsabilidad social.

Entre las empresas que se centran en esta palanca se encuentran Unilever, que incorpora principios y prácticas de sostenibilidad en el diseño de toda la cadena de valor, y Apple, que da prioridad a la privacidad del cliente en el diseño de sus productos.

Utilizar los beneficios para apoyar la creación de valor social o medioambiental

Las empresas aportan un impacto positivo dirigiendo los beneficios o las reservas de efectivo para beneficiar a las personas y al planeta a través de la filantropía, las subvenciones cruzadas o las inversiones en efectivo.

Por ejemplo, Innocent Drinks dona el 10% de sus beneficios a organizaciones benéficas, mientras que Danone utiliza los beneficios de sus marcas tradicionales y consolidadas para subvencionar su yogur enriquecido con nutrientes, lo que le permite llegar a clientes con bajos ingresos.

Esta palanca es la que más se ajusta a los enfoques existentes de responsabilidad social corporativa (RSC) y filantropía empresarial.

Se pueden utilizar varias herramientas de RSC para evaluar los resultados en este ámbito, como The Carbon Bankroll, que calcula la huella de carbono de las inversiones en efectivo de las grandes empresas; CSRHub, que ofrece calificaciones e información sobre RSC; y los registros de donaciones de las empresas, como los que sigue The Chronicle of Philanthropy.

Sustentabilidad y sostenibilidad ¿cuál es la diferencia?

Aplicación del marco

La reciente decisión de Patagonia de poner el gobierno de la empresa en manos de un fideicomiso dedicado a preservar su propósito y de donar todos los beneficios a una organización benéfica de acción climática es un ejemplo sorprendente de una empresa que logra un impacto en las cuatro palancas.

Pero, por desgracia, es demasiado raro. La mayoría de las empresas se centran en una o dos áreas, pasando por alto las oportunidades de crecimiento positivo.

Aplicar las cuatro palancas del marco es un reto, pero puede hacerse. Requiere que las organizaciones evalúen la calidad y la cantidad del impacto en cada palanca; el equilibrio de los impactos positivos y negativos, así como los impactos intencionados y no intencionados; y la materialidad para las personas y el planeta, no sólo para los accionistas.

Las empresas que se evalúan a sí mismas pueden utilizar las siguientes preguntas clave como guía:

1. ¿Cuál es la calidad del impacto, y cuánto impacto crea cada palanca?

Está claro que más es mejor, pero ¿cuánto es suficiente? ¿Cómo pueden las empresas y los inversores hacer una evaluación comparativa con otras organizaciones similares?

El marco ABC de IMP ofrece un punto de partida útil al distinguir entre los esfuerzos que evitan el daño, los que benefician a determinados grupos de interés y los que aportan soluciones a problemas sociales y medioambientales más amplios, como el cambio climático.

2. ¿Se tienen en cuenta tanto los impactos positivos como los negativos?

Ninguna empresa tendrá únicamente impactos positivos. Los directivos de las empresas, así como los inversionistas, deben tener en cuenta tanto los impactos negativos como los positivos para llegar a una evaluación del impacto neto.

3. ¿Se considera la doble materialidad?

En la actualidad, el análisis ASG se centra en los factores que son importantes para los inversores, lo que se conoce como materialidad única.

La doble materialidad es cuando ese análisis también considera los factores relacionados con la empresa que son materiales para la sociedad y el medio ambiente.

Desde el punto de vista del impacto, la justificación de la doble materialidad es clara, pero la comunidad empresarial se ha resistido hasta ahora a adoptar este enfoque.

Sin embargo, a medida que los mercados se ven cada vez más afectados por factores sociales y medioambientales, prevemos que los inversores tendrán cada vez más en cuenta la doble materialidad y, por tanto, también las empresas.

4. ¿Incluye la evaluación tanto los impactos involuntarios como los intencionados?

La historia de la política social, el desarrollo internacional y el tercer sector está plagada de ejemplos de consecuencias no deseadas derivadas de acciones bien intencionadas.

Por ejemplo, los mosquiteros tratados con insecticida en contra de la malaria contaminaron inadvertidamente el océano cuando se reutilizaron como herramientas de pesca, y algunos programas de prevención de la delincuencia en realidad aumentaron la probabilidad de que la gente delinca.

Las empresas que se adentran en el ámbito de la creación de un bien social y medioambiental deben ser conscientes de las complejidades que conlleva el cambio.

A través de un sólido análisis de impacto, deben considerar hasta qué punto tienen en cuenta las posibles consecuencias no deseadas y tomar medidas para mitigar los riesgos asociados.

Adoptar un marco integrador de impacto es fundamental para abandonar las evaluaciones que no funcionan en su forma actual, pero es sólo el primer paso.

Para avanzar, tanto las empresas como las partes interesadas tendrán que trabajar en las cuatro palancas de impacto del marco.

Los fundadores y los equipos de gestión deben tener en cuenta estas palancas si quieren optimizar su negocio para el impacto social y medioambiental, y los empleados con mentalidad social y conciencia medioambiental deberían utilizarlas a la hora de elegir a qué dedicar sus carreras.

Las agencias de calificación tienen que proporcionar datos sobre estas palancas para que las partes interesadas puedan tomar decisiones informadas, y los inversionistas tendrán que ampliar su alcance para incluir todas estas palancas a la hora de elegir dónde desplegar el capital.

En conjunto, estos cambios nos ayudarán a todos a aprovechar el potencial de las empresas para abordar los problemas más urgentes del mundo.


SOBRE LOS AUTORES

Nicholas Andreou es fundador de Impact Edge Consulting y profesor visitante del Skoll Centre for Social Entrepreneurship de la Universidad de Oxford en la Saïd Business School. Marya Besharov es profesora de organizaciones e impacto y directora académica del Centro Skoll.

Únete a nuestra comunidad en LinkedIn

Foto perfil de Nicholas Andreou y Marya Besharov

Nicholas Andreou y Marya Besharov

Nicholas Andreou es fundador de Impact Edge Consulting y profesor visitante del Skoll Centre for Social Entrepreneurship de la Universidad de Oxford en la Saïd Business School. Marya Besharov es profesora de organizaciones e impacto y directora académica del Centro Skoll.
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News