Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

El emprendedor regio que revoluciona el aprendizaje en línea con su EdTech global

Elizabeth Vargas 21 Sep 2022
El emprendedor regio que revoluciona el aprendizaje en línea con su EdTech global

Guillermo Elizondo fundó Territorium cuando tenía 17 años, con el objetivo de ofrecer a las personas nuevas experiencias educativas. Gracias a su fortaleza y resiliencia hoy esta plataforma llega a 10 millones de usuarios en 15 países.


A los 20 años Guillermo Elizondo estaba decidido a dejar sus estudios. Un día llegó con su madre para informarle su decisión. “¿Ah sí? Tú ya te crees muy emprendedor, pero si dejas la escuela, te olvidas de tu apellido”, le respondió su progenitora, una mujer dedicada a la química.

El emprendedor recuerda esta anécdota a sus 31 años y ríe. Ahora le es fácil reconocer en él mismo uno de los valores que lo hicieron triunfar: la fuerza de espíritu. 

Incode, el unicornio mexicano en el que nadie creía y hoy es el rey de la biometría

Esta fortaleza, heredada de su padre, hizo que Elizondo fundara en 2011 una de las EdTech (por Educational Technology en inglés) más importantes a nivel global en la actualidad: Territorium.

La historia de esta EdTech que comenzó en el ordenador de dos adolescentes hoy tiene presencia en 15 países, incluidos México, Colombia, Brasil y Estados Unidos, y ofrece servicio a 10 millones de personas.

“La fuerza de espíritu es el valor interno que te ayuda a resistir para poder lograr esos sueños que tienes y esa hambre que surge cuando quieres lograr algo en grande”, explica en entrevista Guillermo Elizondo, CEO y cofundador de Territorium.

Tecnología educativa que cambia vidas

El valor del mercado global de EdTech se ubicó 254 mil 80 millones de dólares en 2021 y se espera que alcance los 605 mil 40 millones para 2027, de acuerdo con el informe EdTech Market – Global Outlook & Forecast 2022-2027.

Para Elizondo un pilar fundamental de Territorium son los maestros. Al mirar hacia atrás recuerda a quienes le ayudaron a trazar los cimientos de su empresa, incluso antes de que la pensara.

El primero de sus maestros fue su padre, un hombre regio de escasos recursos que se empeñó en ganar “La olimpiada del conocimiento infantil” en la década de los 60 y que gracias a su esfuerzo se graduó de la Universidad de Texas en Austin Gracias a este hombre, Elizondo conoció de primera mano lo que es la fuerza de espíritu.

En la preparatoria, conoció a la maestra Ana Isabel López, quien le enseñó lenguaje de programación y que un código computacional le podía abrir las puertas al mundo (y a la riqueza).

“Ella siempre se interesó en que emprendiéramos, decía: Muchachos ustedes pueden crear una línea de código y venderla 100 veces”, recuerda el CEO.

Aquella maestra, sin saberlo, construyó las bases de Territorium (que casi le cuestan el apellido a Elizondo).

David Noel Ramírez, ex-rector del Tec de Monterrey, salvó la carrera universitaria de un joven que, sin dudarlo, le estaba apostando todo a su proyecto. Él hizo que al desarrollar Territorium, Elizondo se graduara como ingeniero. 

Debiendo tanto a sus maestros, no era de extrañarse que aquel joven regiomontano, con especial talento para la lógica, la química y los Legos, fundara una plataforma cuyo objetivo era apoyar con educación a las próximas generaciones.

“Aprender es una de las cosas más importantes, los chavos deben de enfocarse en aprender lo más que puedan y con esos conocimientos comerse al mundo”, agrega. 

Gus Chat, el asistente artificial que ayuda a mejorar la atención al cliente en WhatsApp

El aprendizaje sucede en todas partes, solo falta mostrárselo al mundo

Existen contadores con habilidades de liderazgo, o diseñadores que son talentosos gestores; sin embargo, hay ocasiones en las que estas habilidades son eclipsadas por el perfil académico de estos profesionales, para evitar esto, nació Territorium

“Muchos chicos no demuestran lo que saben hacer y algunos no saben lo aprendieron en la escuela al momento de pedir un empleo, no pueden decir que tomaron Física 1. Tienen que demostrar sus habilidades para obtener un trabajo”, comenta Elizondo. 

Su propuesta es dejar a un lado las tiras de materias y los créditos basados en aprendizajes caducos para enfatizar las habilidades que cada estudiante tiene, sin dejar a un lado sus verdaderos intereses

La Universidad Autónoma de Nuevo León; el Instituto Politécnico Nacional; la empresa mundial de aprendizaje de lenguas, Pearson y el Educational Testing Service (ETS), propietaria de las principales pruebas de dominio de inglés ya apostaron por esta visión. 

“Es un ecosistema en donde tú llegas como estudiante y te decimos cuáles son los skills que debes desarrollar (en lugar de materias que debes de pasar), también te damos opciones de carreras, y te conectamos con posibles vacantes”, explica Elizondo. 

Este prometedor modelo de negocios, a pesar de haber nacido hace más de 10 años, alcanzó el éxito durante la pandemia por COVID-19, periodo en que la educación a distancia fue esencial para continuar con las actividades diarias. 

Del 2019 a 2020 el crecimiento de Territorium fue del 300% y le abrió a Elizondo la oportunidad de llevar su proyecto al mercado estadounidense.

Según Statista el 49% de los estudiantes alrededor del mundo se inscribió al menos a un curso en línea de junio del 2020 al mismo mes del 2021

El empresario metalero que fusionó el té con Iron Maiden en Cassava Roots

A la conquista de nuevos mercados educativos

Así como a los estudiantes que él mismo quería ayudar, Elizondo tenía una habilidad muy desarrollada e independiente a su pensamiento por demás analítico: el liderazgo.

Durante la charla con MIT SMR México vuelve a reír y recuerda cómo cuando aún estudiaba la licenciatura ya visitaba a algunos prospectos para vender Territorium. Estos no eran clientes comunes, eran los rectores de las universidades nacionales más importantes. 

“Yo llegaba a visitar a los rectores y las secretarias me recibían llamándome doctor, esto era porque los rectores no recibían a nadie con menor grado que el de un doctor… Yo me reía al pensar que ni siquiera había acabado la licenciatura”, menciona el empresario. 

Lo cierto es que Elizondo aún es muy jóven, sin embargo, él cree firmemente que tiene una alma vieja, cualidad que lo ayudó a llevarse de maravilla con sus clientes y que le brindó paciencia para trabajar poco a poco en el proyecto que desde joven decidió emprender

Tras esperar cerca de una década el éxito de Territorium y después de que en septiembre Elizondo levantara una ronda de inversión de 4.4 millones de dólares, el futuro de esta compañía se ve más claro que nunca.

Para el emprendedor regiomontano la tecnología educativa transforma vidas; y sin lugar a dudas lo hizo con la suya al desarrollar un proyecto que nació gracias a grandes maestros y que apoya el aprovechamiento académico de millones de alumnos

Con 31 años, Guillermo Elizondo sigue siendo el mismo niño apasionado por los Legos, pero ahora, utiliza el lenguaje computacional para desarrollar un proyecto que le quitó lo aburrido a la escuela.  “Ya conquistamos 15 países, pero ahora queremos llevar Territorium al mercado asiático y de medio oriente. Además, queremos acercarnos a empresas para venderles nuestro producto y así darle un nuevo enfoque de venta hacia las compañías”.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado 

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News