Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Los líderes deben reconectarse con la naturaleza para salvar el planeta

George Ferns 26 Abr 2022
Los líderes deben reconectarse con la naturaleza para salvar el planeta

Cuando los líderes empresariales forman un vínculo más fuerte con el mundo natural pueden beneficiar a sus organizaciones, al medio ambiente y a ellos mismos.


La comunidad empresarial está redoblando su compromiso de proteger el entorno natural. Más de una quinta parte de las 2,000 empresas más grandes del mundo ahora se han comprometido con objetivos de cero emisiones netas.

Algunos incluso han ido un paso más allá: Bayer, Gucci, Nestlé y Starbucks, entre otros, se comprometieron recientemente a convertirse en “naturaleza positiva”.

El difícil camino de un negocio hacia la transición cero emisiones de carbono

Fuertemente alentada por el Foro Económico Mundial y las Naciones Unidas, la positividad de la naturaleza implica restablecer la relación de la humanidad con la naturaleza mejorando radicalmente temas como la biodiversidad, la degradación de la tierra y el cambio climático.

Ser positivo para la naturaleza va mucho más allá de simplemente proteger los ecosistemas o incluso lograr objetivos de cero emisiones netas; el objetivo final es crear “más naturaleza” para 2030 en comparación con 2020.

A pesar de estos loables planes, se está logrando un progreso limitado para proteger el medio ambiente natural. El daño a la flora y la fauna no se está desacelerando, está aumentando rápidamente.

Algunos argumentan que las empresas, especialmente las grandes empresas con fines de lucro impulsadas por resultados financieros a corto plazo, no están, por diseño, equipadas para enfrentar grandes desafíos como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad.

Estos problemas requieren soluciones sistémicas, pensamiento a largo plazo y un alejamiento general de la dependencia de nuestra economía de los combustibles fósiles.

Una conexión perdida con la naturaleza

Sin embargo, puede haber una razón más profunda y fundamental por la que las empresas a menudo no logran mejorar su relación con la naturaleza: los propios empresarios suelen carecer de una conexión íntima con la naturaleza.

De hecho, los empresarios pasan la mayor parte de su tiempo (si el COVID-19 lo permite) en oficinas corporativas hechas de concreto y vidrio, apartados de lo que normalmente se considera “natural”.

A 7 de cada 10 mexicanos les preocupa el cambio climático

Incluso el tiempo que se pasa fuera de la oficina rara vez se pasa en espacios verdes; los estadounidenses de hoy pasan el 92% de su tiempo en interiores.

En entornos de trabajo donde la actividad comercial se acerca a la naturaleza, por ejemplo, en una plataforma petrolera en el mar, existe una sensación implícita de que los humanos están de alguna manera “por encima” de la naturaleza.

La idea de que los humanos y la naturaleza están separados, o que la naturaleza debe ser dominada por humanos, se ha perpetuado durante siglos.

A medida que el cristianismo se extendió a principios de la Edad Media, la iglesia rechazó la noción de que los humanos son, en esencia, animales como salvajes.

El periodo de la Ilustración avanzó aún más en la distinción entre la naturaleza y el ser humano. Descartes, Newton, Hume y otros pensadores de la Ilustración creían que la capacidad humana para la razón, la ciencia y el orden los hacía claramente superiores a los animales “salvajes”.

Esta historia ha llevado al amanecer de la época del Antropoceno, un período en el que ahora se considera a la humanidad como la especie más influyente del planeta.

Pero la estricta separación entre humanos y naturaleza es un mito. La teoría de la evolución de Darwin ciertamente sugiere que todos tenemos el mismo origen.

De hecho, a pesar de nuestra superioridad intelectual, los humanos somos extremadamente similares a muchos de nuestros parientes salvajes; por ejemplo, compartimos el 99% de nuestro ADN con los chimpancés (e incluso el 60% con los plátanos).

También estamos hechos de las mismas moléculas, dependemos de la misma agua y aire para vivir, y todos estamos gobernados por los ritmos y leyes de la naturaleza.

Estar en armonía en lugar de en oposición con la naturaleza también ha sido clave para nuestro éxito como especie.

Desde que el Homo sapiens comenzó a migrar por África y Eurasia hace más de 200 000 años, nuestra capacidad de supervivencia ha dependido de tener un conocimiento profundo de los paisajes, los animales y los hábitats que nos sustentan.

Estas interacciones con la naturaleza durante largos periodos han establecido un vínculo emocional profundo de la humanidad con la naturaleza.

Esta afiliación emocional inconsciente subraya por qué los humanos se sienten atraídos instintivamente por la naturaleza, fascinados por las caminatas por la montaña, el sublime océano azul profundo y los animales en el zoológico.

Del mismo modo, existe una gran cantidad de datos científicos que respaldan los efectos mentales positivos de conectarse con la naturaleza, incluida la reducción del estrés (en particular, el tecnoestrés, o el estrés experimentado por el uso regular de plataformas digitales), un mejor enfoque y atención, un menor riesgo de trastornos psiquiátricos y una mejor capacidad para empatizar y cooperar.

También hay un importante cuerpo de investigación que vincula la sostenibilidad ecológica y nuestra conexión con la naturaleza.

Sustentabilidad y sostenibilidad ¿cuál es la diferencia?

De hecho, cuando un individuo carece de conexión con la naturaleza, no se considera a sí mismo como dependiente de la naturaleza o incluso como parte de ella.

Esto reduce drásticamente la probabilidad de que alguien se involucre en un comportamiento proambiental o se preocupe por su papel en el abordaje de la crisis ecológica.

Conectando el negocio con la naturaleza

Se puede aplicar una lógica similar a los contextos empresariales: cuanto mayor sea la distancia entre los empresarios y la naturaleza, ya sea emocional o físicamente, menos valor se asigna a la protección de la naturaleza.

Esta perspectiva es perjudicial para el avance de una economía positiva para la naturaleza. Entonces, ¿qué pueden hacer las empresas para conectarse más con la naturaleza y cómo esa conexión podría ayudar tanto a la naturaleza como a las empresas?

1. Conectarse con la naturaleza proporciona un profundo sentido de propósito

Salir de nuestros entornos construidos (casas, automóviles, subterráneos y edificios de oficinas) es la forma más simple y efectiva de conectarse con la naturaleza.

Los estudios sugieren que pasar tiempo en espacios verdes promueve los valores ambientales de un individuo, lo que fomenta el comportamiento proambiental, como el reciclaje y la conservación de la naturaleza.

Esto tiene implicaciones comerciales significativas: los empleados que toman medidas a favor del medio ambiente, por ejemplo, están más comprometidos con las estrategias ambientales a nivel corporativo, por lo tanto, están más motivados para ejecutar los planes de su organización para abordar los problemas ambientales.

No solo es importante pasar tiempo en la naturaleza, sino también sentir la naturaleza.

La práctica japonesa de shinrin-yoku, o baño de bosque, utiliza los sentidos sentidos, no el cerebro racional, para experimentar la naturaleza a nivel corporal.

Los bañistas del bosque están invitados a ver la belleza que el mundo natural tiene para ofrecer, a hacer una pausa y encontrar placer en la percepción sensorial.

Fundamentalmente, todas las emociones son bienvenidas; por ejemplo, las personas a veces experimentan una sensación de solastalgia, una profunda tristeza o incluso dolor asociado con el sufrimiento experimentado por la Tierra.

Dentro de un entorno empresarial, esta revelación emocional puede dar a los empresarios un propósito ecológico más profundo o llamarlos para abordar preguntas críticas, como

“¿Por qué debería preocuparme por el medio ambiente?” y “¿Por qué es importante esto dentro del contexto de mi trabajo?”

¿Podemos permitirnos negocios sostenibles?

La desconexión entre los valores “verdes” de los colaboradores individuales y las estrategias ambientales de sus empleadores es un obstáculo importante para las grandes empresas que cotizan en bolsa, como sugirió el ex director ejecutivo de Unilever, Paul Polman.

La sustentabilidad ambiental puede sentirse algo fuera de lugar en la vida laboral diaria. Es lo suficientemente desafiante conectarse con fenómenos abstractos como el cambio climático, que para muchos parece ser una amenaza global lejana en lugar de una realidad actual.

Pasar más tiempo de calidad en la naturaleza ofrece una solución potencial, que nos permite experimentar verdaderamente el valor de la naturaleza, no como un recurso para explotar, sino como algo que tiene un significado intrínseco para nuestra vida diaria, incluido nuestro trabajo.

2. La naturaleza conecta el negocio con el lugar y el conocimiento

La puesta a tierra en la naturaleza proporciona una conexión con un lugar específico. Sin este vínculo, las empresas pueden sufrir una situación denominada desubicación.

Las empresas sin lugar están separadas de sus efectos sobre el entorno natural, lo cual es problemático para abordar (o incluso reconocer) los problemas ambientales.

Esto afecta, por ejemplo, a los bancos multinacionales, donde el cambio climático es simplemente un elemento de los mercados financieros globalizados. Centrarse en estos no lugares abstractos pasa por alto cómo las empresas están integradas en sistemas y lugares naturales específicos.

Las empresas alejadas de la naturaleza pueden desconectarse de las realidades materiales de los problemas ambientales actuales y apremiantes.

La verdadera sustentabilidad ocurre cuando una empresa está profundamente conectada con la naturaleza y, por lo tanto, comparte una estrecha relación con el lugar.

Considere las industrias que han perdurado durante siglos, produciendo productos regionales como champán (Francia), whisky (Escocia), queso parmesano (Italia) y cerveza (Alemania y Bélgica), entre muchos otros.

Estas industrias tienen una relación especial con su tierra; su conocimiento de los climas fluctuantes, los cambios en la flora y la fauna y los patrones estacionales está profundamente arraigado en la naturaleza. Para estas empresas, la sostenibilidad no es un complemento.

No les queda más remedio que respetar profundamente la naturaleza. Asimismo, existen muchos estudios que se enfocan en la relación entre la sustentabilidad y los pueblos indígenas, quienes han manejado con éxito los ecosistemas durante milenios.

En su investigación sobre los tallymen Cree, o cazadores de castores, en el norte de Quebec, Gail Whiteman y sus colegas destacan cómo los administradores supervisan de manera sostenible los sistemas ecológicos frágiles a través de la “integración ecológica” que ocurre cuando un administrador se identifica personalmente con la tierra y cultiva un conocimiento complejo sobre su entorno. .

Dicho conocimiento ambiental puede ser crucial para que las empresas se vuelvan resistentes a las amenazas climáticas.

Por ejemplo, los estudios de la industria de la energía demuestran cómo los empleados expuestos a las condiciones más duras de la naturaleza, como los fenómenos meteorológicos extremos en las instalaciones de producción en el sitio, toman los problemas climáticos más en serio en comparación con los empleados en las oficinas corporativas ubicadas en las ciudades metropolitanas.

Estar expuesto a la naturaleza que “devuelve el mordisco” sirve para desafiar seriamente las suposiciones típicas sobre los ecosistemas y los recursos escasos, lo que, a su vez, produce conocimiento sobre los climas locales que se pueden incorporar en la toma de decisiones.

El plan de Mitsubishi para resurgir de la crisis y pisar el acelerador eléctrico en México

3. La naturaleza fomenta nuestra interconexión

Estar conectado con la naturaleza a menudo da como resultado una comprensión profunda de la interdependencia entre todos los seres vivos.

Esta interconexión entre toda la materia, o en lenguaje empresarial, entre todas las “partes interesadas”, es fundamental para el concepto de sostenibilidad, resaltado por conceptos como la ecología profunda o el biocentrismo.

Estas filosofías enfatizan que ninguna forma de vida vale intrínsecamente más o menos que cualquier otra; la actividad humana es parte de los sistemas naturales, no una fuerza dominante sobre otras partes sistémicas (incluidos otros humanos).

Sin embargo, comprender intelectualmente la idea de la interdependencia entre todas las cosas es muy diferente de encarnarla, lo cual es esencial para que una persona de negocios actúe de manera interdependiente.

Para experimentar verdaderamente un sentido de unidad, un individuo debe conectarse con la naturaleza en un nivel profundo.

Esto se puede lograr, por ejemplo, yendo a un yatra, una antigua práctica de caminar por la naturaleza, a menudo en silencio, con la intención de profundizar la relación de uno con la tierra.

Al enfatizar nuestra interconexión como parte de una amplia red de entidades terrenales, vemos que tanto los seres humanos como los no humanos tienen un valor inherente en sí mismos.

También se puede lograr una sensación de interconexión no saliendo a la naturaleza sino trayendo la naturaleza adentro, con oficinas corporativas diseñadas alrededor o basadas en los principios de la naturaleza.

El diseño biofílico, por ejemplo, destaca cómo se pueden construir oficinas dentro de hábitats naturales: construyendo con materiales naturales, como madera y tierra; cultivar colmenas y jardines comunitarios en los techos; y permitiendo el flujo natural de agua y aire en su interior, entre otras posibilidades.

La incorporación de características naturales en los entornos de trabajo ayuda a los trabajadores de oficina a conectarse con la naturaleza, lo que puede fomentar una sensación de interconexión.

En última instancia, para que las empresas respalden sus audaces afirmaciones de abordar seriamente la crisis ecológica, la acción sustantiva será primordial.

Sin embargo, esto solo se puede lograr si los empresarios y, por extensión, las organizaciones que dirigen, fomentan una conexión más profunda con la naturaleza. Como John Muir, el naturalista y conservacionista más famoso de Estados Unidos, dijo una vez:

“Manténgase cerca del corazón de la naturaleza… y aléjese, de vez en cuando, y escale una montaña o pase tiempo en el bosque. Lava tu espíritu limpio.”

Síguenos en LinkedIn para mantenerte informado

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News