Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

¿Por qué hacer amigos en el trabajo nos hace ser más productivos?

Lynda Gratton 09 Nov 2022
¿Por qué hacer amigos en el trabajo nos hace ser más productivos?

Generar amistades en el trabajo es beneficioso para la salud mental de los colaboradores ya que esto permite elevar la resiliencia y el bienestar.


Los últimos años han sido duros y caóticos para muchos trabajadores. Los supuestos, los hábitos y las formas de trabajar han cambiado y, al mirar hacia el futuro, muchos de nosotros nos damos cuenta de que la construcción de la resiliencia personal será clave.

Uno de los elementos cruciales de la resiliencia personal es la amistad. Nos ayuda tener un confidente de confianza en nuestra organización, alguien que nos haga sentir valiosos y con quien podamos celebrar y compadecernos.

Cómo proteger de la soledad y el aislamiento a tus colaboradores híbridos

Las amistades en el trabajo son importantes. Cuando se pasan tantas horas trabajando, tener a alguien que entienda nuestra situación, los actores implicados, la dinámica de la oficina y la cultura general de la organización, puede ayudar a amortiguar el estrés rutinario.

Cuando compartimos nuestras experiencias, a menudo nos recuerda que otras personas han pasado por situaciones similares.

La investigación de Gallup descubrió que estar de acuerdo con la afirmación “Tengo un mejor amigo en el trabajo” es un fuerte predictor de la probabilidad de permanecer en el trabajo.

Gallup también encontró una relación concreta entre tener un mejor amigo en el trabajo y la cantidad de esfuerzo que un trabajador dedica a su trabajo.

Por ejemplo, “las mujeres que están muy de acuerdo en que tienen un mejor amigo en el trabajo tienen más del doble de probabilidades de estar comprometidas (63%) en comparación con las que dicen lo contrario (29%)”, según la investigación de Gallup de 2018.

Sin embargo, la amistad en el trabajo es un tema complejo, como descubrí cuando recientemente hablé en un podcast del Financial Times y escribí un artículo en el FT sobre las alegrías de la amistad en el trabajo.

Muchas personas respondieron a cada uno de ellos, y descubrí que mientras algunos se sentían positivos con respecto a sus experiencias, muchos eran más recelosos.

Los comentarios típicos incluían: “La gente se hace amiga de ti en el trabajo sólo porque quiere algo de ti“, “Es difícil ser un buen amigo de alguien con más/menos antigüedad” y “No puedo confiar en la gente del trabajo”.

Todas estas son preocupaciones legítimas que realmente van al corazón de la amistad y el trabajo.

E ilustran por qué la amistad entre compañeros de trabajo nunca ha sido tan frágil.

Durante la pandemia, el 59% de las personas en entornos de trabajo híbridos y el 56% que estaban totalmente a distancia informaron de que tenían menos amistades en el trabajo, según el Índice de Tendencias Laborales de Microsoft 2022.

Incluso antes de que el trabajo se viera desarraigado por la COVID-19, el 76% de los ejecutivos afirmó tener dificultades para establecer conexiones con sus compañeros de trabajo, y el 58% describió sus relaciones sociales en el trabajo como “superficiales“, según una investigación realizada por Constance N. Hadley y Mark Mortensen, quienes informaron de sus hallazgos en la publicación del MIT Sloan Management Review “Are Your Team Members Lonely?”.

Los jóvenes sienten el aguijón de forma especialmente aguda: El 40% de las personas de 16 a 24 años encuestadas por la BBC en 2018 informaron de que se sentían solas “a menudo o muy a menudo.

Así que aquí está la paradoja: las personas a menudo se sienten aisladas, tanto en general como en el trabajo, lo que Hadley y Mortensen denominaron “solos juntos” en la organización.

Sin embargo, son cautelosos de hacer las relaciones en el lugar de trabajo que podrían reducir su soledad.

Salud mental en las organizaciones: cómo promoverla con éxito

Formas de fomentar la amistad en el lugar de trabajo

Para comprender esta paradoja con mayor profundidad, recurrí a mi amigo Robert Waldinger, actual director del Estudio de Harvard sobre el Desarrollo de los Adultos.

Este proyecto de investigación a largo plazo de la Facultad de Medicina de Harvard y el Hospital General de Massachusetts ha realizado un seguimiento de grupos de personas a lo largo de su vida.

Los estudios muestran de forma concluyente que las personas con amigos íntimos de larga duración son más resistentes y felices que las que carecen de esas amistades.

¿Pero qué pasa con las amistades en el trabajo?

En opinión de Robert, es importante que reconozcamos el potencial de complejidad de las amistades en el trabajo.

Tomemos, por ejemplo, una estrecha amistad entre dos personas que empezaron siendo compañeros, pero que ahora uno de ellos es más veterano, quizá incluso el jefe.

Estos amigos desempeñan ahora un doble papel: como amigo y como jefe, y como amigo y como colaborador.

Estas diferencias de poder son reales y crean complicaciones. Y aunque todas las relaciones son, en cierta medida, transaccionales (pensemos en la relación entre parejas románticas), las relaciones laborales están más delimitadas: “Tú eres mi jefe; tú me pagas”.

Sin embargo, Robert y yo estamos de acuerdo en que hay formas de afrontar estas complejidades, y ofrecemos dos estrategias:

Comprobar la fiabilidad

Las relaciones pasan de ser transacciones a ser amistades mediante la acumulación constante de afecto personal y confianza.

Nuestras amistades se basan en la intimidad, y uno se hace amigo de la gente porque ambos revelan sus pensamientos y recuerdos más íntimos.

Sin embargo, revelarse (sobre todo a alguien del trabajo) es potencialmente peligroso: ¿podrían utilizar esta información contra ti o contársela a otros?

Así que, quizás más que en las relaciones fuera del trabajo, es crucial determinar si un nuevo amigo potencial es digno de confianza. Tienes que decidir: “¿Puedo confiar en esta persona?“.

Saber si la confianza es posible es un proceso que comienza por ser primero cuidadoso y prestar mucha atención a la otra persona.

¿Cómo se comportan cuando no se creen observados, por ejemplo, en su trato con los colaboradores? ¿Cómo hablan de los demás? ¿Muestran lo que Robert llama alegría simpática, o son envidiosos y calculadores? ¿Cómo manejan la información confidencial? ¿Te cuentan secretos que se supone que no deben contar? ¿Comparten demasiado?

Recuerda: no tienes que ser amigo de todo el mundo, y cada relación debe considerarse por sus propios méritos. Ninguna situación es idéntica a otra.

Salud mental, la otra pandemia que se propaga entre la fuerza laboral

Empieza por compartir

La amistad se construye cuando se empieza a correr el riesgo de apoyarse en el otro.

Si se sigue sintiendo bien, entonces es posible tomar más riesgos. Cuando no se siente bien, entonces se vuelve a una relación más distante y comercial.

La amistad se desarrolla con el tiempo sobre la base de acciones incrementales que son frecuentes e informales.

Decir “hola” a través de una puerta abierta y charlar en la zona de la cocina se convierte gradualmente en compartir intereses y ofrecer información.

Especialmente en el caso de las personas que trabajan parcialmente en casa, se ha demostrado que las interacciones en la oficina durante esos momentos poco frecuentes juntos reducen la sensación de soledad y mejoran la satisfacción laboral.


Las amistades se construyen a partir del esfuerzo recíproco; implican contarle algo a tu amigo y escucharle compartir sus pensamientos.

Al preguntar: “¿Cómo está tu madre?” u ofrecer información como: “Estoy preocupada, creo que mi hija está deprimida”, estás reconociendo a la otra persona y tanto tu situación como la suya.

En el lugar de trabajo, preguntar sobre lo que está experimentando la otra persona y participar con ella en sus historias y opiniones es mostrar lo que Robert llama curiosidad radical.

“Escuchar una comprensión precisa de tu propia experiencia procedente de otra persona, articulada con sus palabras, puede ser emocionante”.

Realmente siento esto por mí mismo. Tengo una amiga íntima en el trabajo y comparto con ella mis más íntimas preocupaciones, éxitos y frustraciones.

Mi vida parece a veces caótica, pero nuestra amistad ha sido una fuerza constante y nutritiva. Compartir refuerza el sentimiento de pertenencia.

La alternativa de no compartir y no establecer amistades es que gran parte de las partes “reales” de nuestras vidas tienen que estar separadas de las partes “laborales“.

Creo que la amistad en el trabajo es un riesgo que vale la pena correr. Muchos de nosotros pasamos ocho horas al día trabajando, y si nos compartimentamos y aislamos, no tenemos a nadie con quien hablar de lo que nos cuesta o celebramos.

Esa es la base de la soledad, que tiene enormes costes y consecuencias negativas.

Así que abracemos la complejidad en lugar de cerrarla.

Es triste que no podamos tener amigos en el trabajo porque creemos que los riesgos son demasiado altos. No sobrestimemos el lío que supone intentar construir amistades en el trabajo y subestimemos los beneficios de tener un amigo íntimo en el trabajo.


SOBRE LA AUTORA

Lynda Gratton (@lyndagratton) es profesora de prácticas de gestión en la London Business School y fundadora de la empresa de asesoramiento HSM. Su libro más reciente es Redesigning Work: How to Transform Your Organization and Make Hybrid Work for Everyone (MIT Press, 2022).

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado 

Foto perfil de Lynda Gratton

Lynda Gratton

Lynda Gratton (@lyndagratton) es profesora de prácticas de gestión en la London Business School y fundadora de la empresa de asesoramiento HSM. Su libro más reciente es Redesigning Work: How to Transform Your Organization and Make Hybrid Work for Everyone (MIT Press, 2022).
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News