Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Estrés laboral afecta a 84% de las áreas de Recursos Humanos en la pandemia

La carga de trabajo por la emergencia sanitaria ha llevado a las áreas de capital humano a registrar los niveles más altos de estrés en las organizaciones, por encima de lo reportado en otros departamentos directivos.


Mit Sloan 30 Ago 2020
Estrés laboral afecta a 84% de las áreas de Recursos Humanos en la pandemia

Ni los directores generales, de finanzas u operaciones de las empresas mexicanas tienen el nivel de estrés que experimentan quienes laboran en los departamentos de Recursos Humanos. Los gestores de capital humano, con una agenda de trabajo más cargada durante la pandemia, son los mas estresados hoy en día al interior de las organizaciones, revela una encuesta del IPADE.

El 84% de los directores de Recursos Humanos afirma que el estrés los ha afectado durante la pandemia de Covid-19, 16 puntos por arriba de lo observado en las direcciones de Administración y mucho más alejado del 63% reportado por los directores de Operaciones y Finanzas.

Este nivel se debe, principalmente, a la sobrecarga de trabajo que han tenido durante la pandemia. Con la emergencia sanitaria, la caída en las ventas, la suspensión de actividades presenciales o bien, la continuidad de la operación bajo protocolos sanitarios, los encargados de la gestión del talento han tenido que atender más cosas de lo normal, explica Antonio Sancho y Maldonado, profesor de Dirección de Personal del Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE).

“Al ser Recursos Humanos el área que normalmente en las empresas lleva el tema de seguridad e higiene, y la que está más cercana en la relación institucional, obviamente se va enterando de cosas que, posiblemente, a otros departamentos no les llega tan rápido esa información”, detalla en entrevista el especialista.

En el caso de las empresas esenciales, las áreas de Recursos Humanos son las que han tenido a su cargo la implementación de los protocolos sanitarios sobre la marcha, pues no detuvieron sus operaciones presenciales cuando se declaró la emergencia sanitaria a finales de marzo. “Claramente eso ha generado cierto estrés, porque tú tienes que lograr que la gente cumpla con los protocolos”.

Los reportes de trabajadores contagiados, el personal que ha tenido que ser hospitalizado y, en casos más graves, los colaboradores que han perdido la batalla frente al Covid-19, todo eso forma parte de la información que llega en primera instancia a los encargados del capital humano. Son noticias malas que terminan pasando una factura a la salud emocional de quienes laboran en estos departamentos.

Adicionalmente, a este personal le ha tocado implementar las decisiones —nada sencillas— de recortes de plantilla o reducciones salariales o de beneficios que han sido tomadas en otros departamentos, puntualiza el profesor del IPADE.

Relevancia de la salud mental

Pero la carga de trabajo no ha llegado hasta ahí. Los encargados de la gestión del talento también han tenido que estar al pendiente de la salud mental de los colaboradores, tanto de quienes han continuado con actividades presenciales, como de los que han emigrado a la modalidad de teletrabajo.

Los programas de apoyo a los colaboradores para cuidar su salud mental han sido una buena herramienta, pero al mismo tiempo, han significado más tareas para estos departamentos. En un escenario paradójico, prevenir el estrés en la gente es algo que estresa a Recursos Humanos.

“De alguna forma, aunque son actividades que están definidas para ayudar al manejo de la inteligencia emocional de los colaboradores y sus familias, eso tiene un nivel de estrés porque el que lo coordina, que muchas veces es el área de Recursos Humanos, está cuidando que todo salga adecuadamente”.

Al menos en el retorno laboral y la reactivación de los negocios, es complicado que los niveles de estrés se reduzcan en los departamentos de capital humano, porque seguramente tendrán a su cargo la implementación de los protocolos de reapertura, el cumplimiento de todas las medidas para evitar sanciones, entre otras tareas, comenta el especialista.

¿Quién cuida a Recursos Humanos?

Antonio Sancho opina que cuidar a los colaboradores que laboran en estas áreas depende de dos figuras: el director general y el encargado del propio departamento. En ese sentido, las evaluaciones y encuestas periódicas pueden ayudar a detectar qué se puede mejorar al interior de estas áreas para prevenir el estrés en los encargados de velar por el bienestar de los demás.

“Como cabeza, tengo ver cómo puedo balancear todo para que los de mi equipo no sean los que truenen cuando son los que ahorita me están ayudando a cuidar al resto. Tiene que ser una responsabilidad desde la cabeza del área de Recursos Humanos, pero también una responsabilidad que se esté sensibilizando desde la cabeza del negocio”, puntualiza.

Desde la óptica del especialista, los líderes de las organizaciones pueden abonar más en el cuidado de los trabajadores teniendo más acercamiento y escuchando mejor a sus colaboradores. La gestión del capital humano, agrega, es una responsabilidad compartida y no sólo de Recursos Humanos.