Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Empresas horizontales, ¿son posibles?

Jimena Schermer 26 Sep 2022
Empresas horizontales, ¿son posibles?

Se cree que la horizontalidad es solo una tendencia más del futuro del trabajo; sin embargo en Fintual la hicimos parte de nuestra cultura. Acá les cuento un poco sobre cómo lo implementamos y qué hemos aprendido.


Decimos que la pandemia cambió nuestra forma de trabajar, pero… ¿qué tal si este cambio fue desde antes? ¿O incluso era algo que veíamos venir y fue la COVID la gota que derramó el vaso?

Un cambio importante que empieza a tomar más fuerza entre las nuevas formas de trabajar, -principalmente entre las startups– es la apuesta por tener estructuras más planas y menos jerárquicas, en dónde la organización es por medio de equipos, células, o -en el caso de Fintual, squads-, y que además el trabajo se basa en proyectos, en los que estos equipos se coordinan para lograr objetivos muy específicos, en un momento determinado.

Guía para liderar equipos resilientes en tiempos de crisis

Durante mucho tiempo, el liderazgo se ha relacionado con la jerarquía, es decir:  el poder de decisión centralizado en algunas figuras específicas, y también a la creencia de crecer profesionalmente escalando corporativamente hasta llegar a ser gerente o director/a: Liderazgo Ejecutivo.

En las organizaciones más dinámicas o ágiles, este modelo ya no funciona, y acá les cuento por qué.

En empresas de alto rendimiento se necesitan líderes de red que se desempeñen y transformen, logren trabajar coordinadamente en toda la empresa y en un ecosistema más amplio.

El famoso liderazgo ejecutivo está evolucionando a “liderazgo empresarial”, en donde se valora más la agilidad de aprendizaje y la curiosidad, que el CV o la experiencia previa, y que además la gestión de cualquier desempeño laboral sea más flexible, ya que se centra en proyectos para responder a la naturaleza más ágil del trabajo.

Para lograr esto, la conectividad y la colaboración son clave. De esta forma se evita la fragmentación y al mismo tiempo se impulsa la agilidad y fluidez del trabajo.

Les comparto algunos preceptos que nos han ayudado a implementar la horizontalidad en una cultura organizacional.

Re-enfoque de la toma de decisiones

En Fintual tenemos una estructura horizontal porque queremos trabajar con la menor cantidad de burocracia posible y, ojalá, sin jefes.

Estamos organizados en squads y existen roles como el Product Lead o Tech Lead que cuentan con la facultad de tomar decisiones definitivas e inclinar la balanza (en caso de controversias), pero la horizontalidad sigue siendo uno de nuestros nortes.

Entendemos la horizontalidad como un framework de trabajo que busca desarrollar e incentivar el poder de decidir de manera descentralizada.

Creemos y confiamos en que las personas talentosas pueden generar aportes positivos siendo autónomas y que muchas veces la burocracia excesiva puede ir en contra de la agilidad que buscamos tener, sobre todo en un mercado tan competitivo y rápido.

“Meter la cuchara”

Todas las personas en Fintual pueden opinar, proponer, construir, o como le decimos internamente “meter la cuchara” en diversos temas, sean de su área de expertise o no.

Esto significa que desde el primer día, quien entra puede dar su input sobre la temática que quiera y/o proponer cambios, una cosa importante es que el criterio siempre será contrastado con el criterio del resto.

La idea es dialogar y llegar a las mejores decisiones (sobre todo para las cosas grandes). Se puede tomar una decisión sin la aprobación del líder, eso sí, detrás de esta libertad y flexibilidad, existe una gran responsabilidad.

Los modelos que tienden a la horizontalidad funcionan cuando las reglas del juego son conocidas y respetadas por todas, logrando así reducir la necesidad de controles burocráticos.

Negar el permiso por paternidad y maternidad es un mal negocio para las empresas

Líderes fácticos

Otra cosa que hay que tener en cuenta es que algunas jerarquías son inevitables, las fácticas, en dónde este rol implícito fue ganado por méritos propios y desde ahí puede ayudar al resto, guiar, dar su input y motivar a las demás a aprender.

Que sea una figura de autoridad no significa necesariamente que tomará todas las decisiones ni que menospreciará el input de otras personas, simplemente significa que para un área en específico (o varias) es considerada un ejemplo a seguir.

Una nueva responsabilidad

Debemos de repensar lo que significa la responsabilidad, a medida que las nuevas formas de trabajo se adaptan a las demandas de liderar equipos más ágiles y dinámicos.

Pensando en estructuras horizontales en lugar de verticales, los colaboradores tienen más oportunidades para tomar sus propias decisiones y encontrar su mejor enfoque.

Delegar la responsabilidad en la organización sólo funciona si las personas y los equipos tienen un propósito compartido claro y entienden cómo sus decisiones contribuyen al éxito general.

El futuro del trabajo seguirá estando lleno de oportunidades y desafíos, lo que hoy en día nos hemos dado cuenta es que debemos poner a las personas en el centro de todo lo que hacemos, potenciando su productividad con la tecnología.

Estamos apostando a cambiar del “yo” por el “nosotros”, ya que una organización es tan buena como las personas que emplea.


*Jimena Schermer es Talent Adquisition en Fintual México

Contacto

LinkedIn: Fintual

Sitio web: www.fintual.mx

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado

Foto perfil de Jimena Schermer

Jimena Schermer

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News