Nuestros sitios
Ver edición digital Suscríbete al NEWSLETTER
Compartir

5 señales de que algo anda mal con tu equipo de trabajo

Rosa León 16 May 2023
mira el video de la nota

Muchas veces nuestro equipo de trabajo está en piloto automático, con agendas repletas y una pila de pendientes por realizar interminable. No obstante, al dejar de prestar atención a lo que ocurre más allá de los retos diarios, comienzan a manifestarse conflictos que pueden derivar en que algunos colaboradores desarrollen ansiedad en el trabajo. Es por eso que hoy te comparto 5 señales de que algo anda mal con tu equipo y algunas acciones que puedes llevar a cabo para evitarlo.


¿Te ha pasado que una junta que debería durar una hora se convierte en un largo y tedioso vaivén de lucha de poderes, cansancio y desconexión que se alarga por más de 3 horas?

Esto le pasó a mi amiga Laura, CEO de una empresa de marketing, quien pese a todos sus esfuerzos, no lograba que su nueva ejecutiva de ventas se integrara del todo con el equipo y tenía que lidiar con sus quejas constantes sobre la nueva estrategia comercial a implementar.

Ponle sana distancia a la juntitis con reuniones laborales cortas

El día que se llevó a cabo la junta de planeación anual, la conversación terminó en gritos, disgusto de ambas partes y no resolvieron nada como equipo.

Laura estaba agotada y en quema emocional por las responsabilidades y metas financieras que había que cumplir. En ese momento, no tenía el foco ni la energía para llevar a cabo esa junta, no obstante, se puso en un papel de heroína, al querer cumplir con todo sin importar que estaba rebasando sus propios límites físicos y emocionales.

Cuando me compartió este episodio, recordé que hace dos años que implementé un programa de bienestar para Laura y sus colaboradoras, ella tuvo el mismo problema con su fuerza de ventas y lo cierto es que después de una temporada alta de trabajo, el equipo nunca se reunía para integrarse y compartir sus experiencias.

“No tengo tiempo como CEO para dinámicas de integración e inducción, ni cabeza para diseñarlas”, fue su respuesta.

Pero lo cierto es que su equipo estaba en modo piloto automático todo el tiempo, realizaban tareas de forma mecánica y sin prestar mucha atención a los problemas de comunicación que estaban ocurriendo dentro de la empresa.

Es por eso que cuando llegó la nueva integrante de ventas, nunca se sintió parte del team y no conocía el propósito de la marca.

Señales de que algo anda mal en el equipo

Al no prestar atención a este tipo de problemas que se comienzan a manifestar con conflictos y una comunicación deficiente, algunos colaboradores pueden desarrollar ansiedad en el trabajo.

Uno de los autores más conocidos en el campo de la psicología del trabajo y la organización es Richard Lazarus. Lazarus fue pionero en la Teoría del Estrés Laboral, que plantea que el estrés de este tipo es el resultado de una falta de equilibrio entre las demandas laborales y los recursos disponibles para manejar esas demandas.

Cuando las demandas laborales son altas y los recursos son bajos, puede aumentar el riesgo de estrés y ansiedad laboral. Además, la teoría también sugiere que los factores individuales, como la personalidad y las experiencias pasadas, pueden influir en la forma en que una persona maneja el estrés de este tipo.

Los tres factores (en lugar de ingredientes) indispensables para la felicidad

Es por ello que hay que prestar atención a las siguientes señales:

  1. La comunicación está fuera de sincronía: No hay entendimiento ni diálogo entre el equipo, tienden a emitir juicios negativos sobre las acciones de los demás y todos quieren tener la razón.
  1. El día a día es rutinario y los colaboradores muestran apatía: Es muy común que cuando un equipo no está bien, tiende a quejarse de forma frecuente, no quieren participar en nuevas dinámicas y se limitan a hacer estrictamente lo necesario.
  1. Olvidan el propósito de la marca: Ante todo el ajetreo de pendientes y agendas llenas, olvidan el verdadero propósito de la empresa o, peor aún, ni siquiera lo conocen realmente y realizan las tareas en piloto automático.
  1. Las tareas o metas se perciben como en contra de la voluntad de los colaboradores: En vez de desarrollar una comunicación y sentido como equipo, los colaboradores se quejan de las nuevas metas y prefieren adoptar una actitud pasiva ante los retos.
  1. El trabajo se vuelve un medio para alcanzar otros fines: Muchos empleados prefieren aguantar en un trabajo rutinario que no les gusta y que no les aporta crecimiento personal con tal de percibir el sueldo, así que la única motivación que tienen para estar ahí es económica.

Es por ello que es muy importante prestar atención como líderes ante la actitud de nuestros colaboradores y tomar en cuenta que, aunque el flujo en el trabajo sea óptimo, las personas no pueden permanecer en niveles altos de desafío todo el tiempo.

Las 4 mejores apps para meditar en la oficina y alejar el estrés

Una forma de evitar el estrés y ansiedad laboral ante este tipo de situaciones es evaluar constantemente qué tipo de experiencias de trabajo podrían resultar óptimas para todos los integrantes y llevar a cabo algunas dinámicas como las siguientes:

  1. Implementar capacitaciones constantes sobre liderazgo, inteligencia emocional y personalidad autotélica.
  1. Realizar actividades al aire libre como caminar, hacer senderismo o deportes en equipo puede ayudar a reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo.
  1. Llevar a cabo sesiones de meditación y ejercicios de respiración en el trabajo.
  1. Los miembros del equipo pueden formar un grupo para discutir sus desafíos laborales y brindarse apoyo mutuo.
  1. Combatir el aburrimiento. El psicólogo Mihály Csikszentmihályi plantea que si los colaboradores tienen mucho tiempo de ocio y sienten que sus habilidades no son utilizadas, tienden a sentirse tristes, débiles, aburridos e insatisfechos a pesar de que les gustaría trabajar menos y dedicar más tiempo a otra cosa.

Existe una línea muy delgada entre la ansiedad y el aburrimiento y es este punto donde podemos activar nuestra zona de Flow que, de acuerdo con Csíkszentmihályi, es un estado mental en el que una persona se encuentra completamente inmersa en una actividad, sintiendo un alto grado de concentración y disfrute en el proceso.

Este estado se alcanza cuando la persona se encuentra en un equilibrio entre el nivel de habilidad requerido por la actividad y el nivel de desafío que ésta presenta.

Así que recuerda, para que tu equipo logre transformar los momentos de tensión y aburrimiento en aprendizajes óptimos, es necesario que estén integrados y se conozcan realmente, así como fomentar experiencias para despertar su lado creativo, curioso y de crecimiento personal.


Contacto

LinkedIn: Rosa León / Pausas

Síguenos en Google News
Te recomendamos
Foto perfil de Rosa León
Rosa León Rosa.Leon Fundadora y CEO de Pausas.mx. es una estratega en el bienestar unificado de personas y empresas, que ayuda a las organizaciones a combatir el estrés y el burnout, a mejorar la salud emocional y mental, el clima laboral, la cultura organizacional y la productividad. Cuenta con una maestría en psicología positiva y se ha capacitado con maestros como Deepak Chopra y en instituciones como HeartMath. Tiene especialidad en yoga, coaching ontológico y health coaching. Tiene más de 12 años de experiencia como Lifestyle mentor, centrada en en mindfulness, diseño de vida y hábitos.
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo IA ¿Un riesgo para el planeta? ¡Descárgalo GRATIS!
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
LanzamientoExclusiverseShaping Travel Experiences