Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Escalera de la digitalización

Alan Ramírez Flores 09 Sep 2022
Escalera de la digitalización

Estas acciones ayudarán a tu empresa para que los lídres y colaboradores adopten de mejor forma las adecuaciones tecnológicas necesarias para fortalecerse.


En el sistema empresarial emergen distintas modas de gestión que después desaparecen y llegan otras soluciones y se imponen nuevos paradigmas.

En la era digital, existe la tendencia a mirar la tecnología como la solución ante las irrupciones del mercado y la incertidumbre que conllevan.

De alguna manera, la agilidad y rencuentro de la misión corporativa desaparecen en los esquemas para crear resiliencia y se asume que la adopción de tecnologías de punta, y concretamente la digitalización, son la respuesta a la vigencia y crecimiento corporativo.

La digitalización nuestra de cada día

Esta es la historia: Desde hace tres décadas, cuando se creó el primer navegador de Internet comercial, “ser digital” se convirtió en el mantra para la supervivencia empresarial.

Hoy los esfuerzos digitales proliferan a medida que las empresas trabajan para ponerse al día con la innovación tecnológica.

Paradójicamente, la inversión en la digitalización aún no genera importantes ventajas competitivas en muchas empresas. Esto no es raro si consideramos que tener un sofisticado motor de comercio electrónico o usar un paquete de gestión de relaciones con el cliente (CRM), es insuficiente para apuntalar el crecimiento.

Hoy, no importan cuántas iniciativas digitales se implementen: no basta para construir una ventaja competitiva real a largo plazo.

De manera tajante: la digitalización no es la panacea a todos nuestros males. No representa nuestra meta.

Las empresas deben ir más allá de lo digital. Las principales empresas hacen esto con un gran desafío y luego construyen diferenciación (digitalmente) en las capacidades que poseen.

Obtienen sus capacidades diferenciadas correctamente, y luego sigue naturalmente el flujo de productos, servicios, soluciones y experiencias digitales.

Es verdad que la tecnología digital juega un papel importante en las capacidades de modificación de productos y adaptación a nuevas demandas de mercado, pero requiere combinaciones dinámicas de una base de conocimientos, procesos, tecnologías, datos, habilidades, cultura y modelos organizacionales.

En conjunto, todos estos elementos permitirán a las empresas crear valores únicos.

Digitalización en una organización madura

¿Cómo lograrlo? Ir más allá de lo digital implican estas acciones:

Reinvención.

 Para tener éxito en el nuevo entorno, debe mirarse más allá de la cartera actual de negocios y productos para determinar qué valor se creará y para quién.

Cualquiera que sea la nueva propuesta de valor, debe identificar una posición significativa que sea única y que la impulsen las propias capacidades corporativas.

El analizar las tendencias de los datos e indagar qué quieren los clientes no es suficiente. Debe desarrollarse un punto de vista único sobre cómo se evaluará y creará el valor en el futuro.

También qué capacidades se necesitarán para cumplir con esa propuesta de valor.

Una pregunta clave en este proceso es cómo las decisiones tecnológicas respaldarán nuestras capacidades en lugar de invertir en cada solución tecnológica. En suma: se debe ver más allá de la cartera actual de negocios y productos para determinar qué valor se creará y para quién.

Conformar ecosistemas

Los problemas actuales deben abordarse con redes de empresas e instituciones que trabajan juntas hacia un propósito común.  Tratar de solucionar de manera aislada resulta infructuoso.

La única forma de que las empresas prosperen en esta era disruptiva es trabajar con ecosistemas y aprovechen las capacidades que otros construyen para ofrecer sus propias propuestas de valor y hacerlo a gran velocidad, a escala y de manera flexible.

Buscar información privilegiada

A medida que los mercados se vuelven más diversos, dinámicos y complejos, las expectativas de servicio, consistencia y confianza cambian por completo.

Al mismo tiempo, las oportunidades para la recopilación, almacenamiento y análisis de datos se disparan. La única herramienta que las empresas utilizaron tradicionalmente para conocer a sus clientes, la investigación de mercado, no está equipada para este nuevo mundo.

Se requiere obtener información privilegiada y esto puede convertirse en una de las capacidades corporativas más importantes. Cuanto mejores sean los conocimientos de nuestros clientes, más se podrá aumentar el valor para ellos.

Existe una correlación entre el involucramiento y la confianza. Así, cuantos más clientes interactúen y confíen en una empresa, más relevantes será para ellos, sin importar los cambios que ocurran.

Claves para fortalecer la transformación digital de las pymes

Adopción de datos y tecnología

A medida que se vaya más allá de lo digital, se deberán abordar los datos subyacentes y la tecnología para respaldar las capacidades diferenciadoras, incluso el sistema de información privilegiada.

La diferenciación basada en capacidades sin una estrategia de datos y tecnología que lo respalde dificulta el éxito.

Vale recordar que la tecnología que ayuda a las empresas a capturar datos y convertirlos en información existe y se innova rápidamente.

Las soluciones de planificación de recursos empresariales (ERP) basadas en la nube, almacenamiento bajo demanda, sensores conectados, aprendizaje automático y herramientas de Inteligencia Artificial, entre muchas otras tecnologías, están diseñadas para recopilar, procesar y analizar datos de forma rápida, flexible y creativa.

El desafío, entonces, es tomar decisiones entre la abundancia de opciones. Conviene entonces indagar si la inversión en tecnología contribuye a generar capacidades diferenciadoras o apoya otras capacidades, si se construye para el mañana o se emplea en la seguridad del hoy y, en sí, el impacto que tendrá la inversión empresarial en el mundo.

Asimismo, resulta relevante medir el impacto del negocio en la creación de valor y detectar si la inversión tecnológica se paga por sí misma o sólo puede validarse en el futuro.

Es necesario indagar, asimismo, si la capacidad tecnológica que se necesita ya existe en algún lugar de nuestro ecosistema o está en el mercado de proveedores.

También si puede aprovecharse mientras protege las capacidades diferenciadoras y si no arriesga la ventaja competitiva.

Por otra parte, debe analizarse si la tecnología logra construir asociaciones y relaciones confiables para actuar con velocidad y eficiencia y si la organización y su cultura están preparadas para el cambio, y también si el personal puede incorporar la tecnología elegida.

Orientarse a resultados

La creación de valor requiere un nuevo modelo de trabajo e impulsar el trabajo en equipo.

Esto implica crear equipos más duraderos y orientados a los resultados que reúnan la experiencia, conocimiento, tecnología, datos, procesos y comportamientos necesarios de toda la organización.

Estos equipos convivirán con las oficinas corporativas, unidades de negocio, funciones y servicios compartidos, pero cada vez se convertirán en elementos más destacados de la organización.

Nuevo liderazgo

El equipo de liderazgo necesitará nuevas habilidades y mecanismos para crear una nueva forma de  valor.

Deberá indagarse si se tienen los roles correctos, las personas adecuadas, el enfoque necesario. Analizar si se impulsa el cambio transformacional o solo se responde a las necesidades a corto plazo de la organización.

Construir capacidades diferenciadas complejas y digitalizadas requiere un pensamiento audaz, una fuerte toma de decisiones y mucha energía. Eso significa liderar de una manera diferente y establecer una agenda agresiva para lograr grandes cosas.

Establecer otro contrato social con el personal

Involucrar a los empleados en la ejecución de una transformación siempre es importante, pero hoy adquiere un significado completamente nuevo. La única forma de tener éxito es que los empleados y el ecosistema contribuyan e innoven continuamente.

Conectar el propósito de cada colaborador con el propósito de la empresa, asegurarse de que puedan contribuir y ser parte de la solución, ofrecerles un sentido de comunidad, ayudarlos a desarrollar las habilidades y experiencias que necesitan y darles el tiempo y recursos para construir las capacidades diferenciadoras de la empresa son acciones cruciales.

Resignificar el concepto de liderazgo

Los líderes modernos deben ser estrategas y ejecutores, expertos en tecnología pero al unísono profundamente humanos, formadores de coaliciones y hacer compromisos mientras se guían por su integridad.

Ser humildes y comprender sus limitaciones. También necesitan impulsar constantemente la innovación mientras se basan en lo que son como empresa. Y deben tener una mentalidad global, así como estar profundamente arraigados en sus comunidades locales.

En sí, la transformación digital es fundamental. Pero ganar en el mundo de hoy requiere más que digitalización. Requiere comprender que la naturaleza de la ventaja competitiva cambia, y que ser digital no es suficiente. Es hora de escalar la escalera de lo digital.


Contacto

LinkedIn: Alan Ramírez Flores

Facebook: Cobranza Coperva

Síguenos en LinkedIn para mantenerte informado

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News