Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

¿Formas parte de una empresa saludable? 4 pasos básicos para convertirse en una

Implementar un modelo de empresa saludable supone una estrategia de diferenciación en las organizaciones y genera beneficios como reducción de ausentismo, menor rotación, mayor compromiso con el trabajo y mejor reputación.


Mit Sloan 25 Abr 2021
¿Formas parte de una empresa saludable? 4 pasos básicos para convertirse en una

El 28 de abril se conmemorará el Día Mundial de la Seguridad y Salud en Trabajo, espacio en el que resulta imperativo y absolutamente valioso hacernos la siguiente gran pregunta: ¿Por qué y para qué hablar de un entorno laboral saludable… es correcto, inteligente o una obligación legal?

A manera de introducción, estos son algunos datos de diferentes instituciones especializadas que permiten ver la magnitud del desafío:

  • El 83% de los trabajadores considera que el ambiente de trabajo es tan fundamental como el sueldo, y para un 15%, es el factor definitorio.
  • El 75% de los empleados mexicanos sufre estrés laboral.
  • Los riesgos psicosociales son la causa de entre 50 y 60% de todas las jornadas de trabajo perdidas. 
  • En 2017 hubo 13,625,951 días inhábiles expedidos cuyo costo por trastornos mentales corresponde al 11%, ascendiendo a 4,773 millones 532,909.97 pesos.
  • La productividad puede verse reducida hasta un 20% debido a una mala alimentación (OIT).
  • Los programas de actividad física en el trabajo reducen 32% las probabilidades de ausentarse del trabajo y aumentan la productividad un 52%. (SAW).
  • Un empleado activo físicamente es un 12% más productivo que uno sedentario (Sistema Nacional de Salud de Canadá).
  • La falta de hábitos saludables representa el 27% de los factores que generan tensión en el trabajo (OMS). 
  • El 85% de las empresas en México tienen un ambiente laboral tóxico (UNAM).
  • Por cada 24 pesos invertidos en una práctica saludable, se retornan a la empresa entre 72 y 144 pesos de beneficio.

Corregir los problemas que se traducen en costo económico como consecuencia de ambientes de trabajo no saludables es un gran reto para el país, las organizaciones, los líderes de las empresas y los profesionales de la salud.

Ante esta situación, implementar un modelo de empresa saludable supone una estrategia de diferenciación en las organizaciones y genera múltiples beneficios:

  • Reducción de bajas por enfermedad y ausentismo, lo que supone también un ahorro en las primas de seguros. 
  • Aumento del compromiso con el trabajo con incremento de la participación e implicación activa.
  • Aumento del rendimiento y productividad. Si un empleado se siente valorado, está más comprometido, lo que repercute en el crecimiento de las ganancias de la empresa y en la posible superación de la competencia.
  • Retención del personal y disminución de la rotación de la plantilla, reduciéndose los costes en captación y formación de nuevos empleados.
  • Mejora la reputación de la empresa con atracción del mejor talento. La entidad se convertirá en un referente en su sector gracias a la mejora de su percepción social por estar comprometida con la sociedad y su entorno.
  • Acceso a licitaciones donde estar certificado es un requerimiento.

Nuestro concepto de PyME Saludable

Ante este panorama y reto, el Consejo Empresarial de Salud y Bienestar lanza el Reconocimiento PyME Saludable.

En el Consejo Empresarial de Salud y Bienestar (CESyB) entendemos por PyME Saludable aquélla que se preocupa por fomentar de forma activa y continua la salud física, emocional y psicosocial, así como los hábitos saludables tanto en el trabajo como en el entorno, entendiéndolo de forma integral y tomando medidas para el fomento de prácticas ejemplares que generan un efecto multiplicador, no solo en el trabajador, sino en la sociedad en su conjunto.

¿Cómo se obtiene el reconocimiento PyME Saludable?

El programa del CESyB está sustentado en el racional de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización de las Naciones Unidas, ONU, y en la Norma Oficial Mexicana NOM 035-STPS-2018.

Puede obtenerse en cuatro etapas:

  1. Analizar: Realice evaluaciones de salud, a partir de chequeos médicos y cuestionarios, para medir la salud integral de sus colaboradores, a fin de obtener un mapeo de riesgos e Identificar necesidades de salud a partir de las evaluaciones realizadas.
  2. Corregir: Establezca un programa de promoción de la salud basado en las necesidades identificadas para edificar una cultura de prevención. 
  3. Consolidar: Mida el resultado de la participación y permanencia de los colaboradores, y marque un objetivo del programa a la vez hasta llegar a todos los objetivos de forma integrada. Genere un plan de trabajo para incrementar la adherencia de los colaboradores a las actividades del programa.
  4. Ampliar: Detecte las áreas de mejora para implementarlas en próximas actuaciones.

Posteriormente, para continuar con el desarrollo de la ruta formativa que el Consejo Empresarial de Salud y Bienestar ha desarrollado durante nueve años, es importante que la PyME se integre a comités y participe en diversas sesiones de los comités médicos, de seguridad y, sobre todo, de mejores prácticas, lo cual le permitirá: 

  • Contrastar mejores prácticas e indicadores 
  • Analizar objetivos y resultados de valoración para la generación de un benchmark 
  • Generar estrategias específicas y medibles para incrementar la adherencia a los programas de promoción de la salud para edificar una cultura de prevención
  • Identificar áreas de mejora en cada uno de los rubros para continuar ampliando su educación.

Hoy más que nunca es indispensable cambiar paradigmas y comprender a profundidad que debemos invertir en sistemas resilientes para anticiparnos a la crisis, estar preparados y poder, así, responder, a fin de prevenir accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Nuestro objetivo es edificar una cultura de prevención. 

*La autora es presidenta del Consejo Empresarial de Salud y Bienestar en México (@AngelesDeGyves)