Nuestros sitios
Ver edición digital Suscríbete al NEWSLETTER
Compartir

Invertir en la próxima era dorada de los negocios afroamericanos puede generar un futuro más democrático

Leon C. Prieto y Simone T.A. Phipps 13 Mar 2023
Invertir en la próxima era dorada de los negocios afroamericanos puede generar un futuro más democrático

Las lecciones de la era dorada de los negocios negros pueden enseñar a los líderes de hoy cómo ayudar a los empresarios negros a prosperar.


En los últimos años, el creciente reconocimiento de las profundas desigualdades en la economía mundial sirvió como impulso para que los bancos, las organizaciones filantrópicas, inviertan en las empresas negras.

Tomemos el ejemplo de la Fundación PNC. El brazo filantrópico de PNC Financial Services, que en 2021 donó 16.8 millones de dólares para poner en marcha el Centro Nacional para el Emprendimiento de la Universidad Howard y PNC.

La Universidad Howard, una universidad de investigación históricamente negra, también trabajará junto con otras universidades históricamente negras (HBCU, por sus siglas en inglés), Como la Universidad Estatal Morgan, la Universidad Clark Atlanta y la Universidad Southern de Texas, para dar al centro una huella nacional.

Apoyo a los ecosistemas empresariales afroamericanos: lecciones del Black Wall Street de Durham

Asimismo, en noviembre de 2022, Robert F. Smith, presidente de Vista Equity Partners, puso en marcha un programa junto con Stackwell y Prudential que proporcionará a 500 estudiantes de HBCU e instituciones al servicio de las minorías (MSI) becas de mil dólares para invertir. Junto con formación práctica sobre inversiones.1

Smith, multimillonario afroamericano y visionario de la Iniciativa para la Libertad de los Estudiantes, ve la promesa de una economía global en la que los grupos infrarrepresentados no se queden atrás. El lanzamiento de la asociación entre Stackwell y Prudential, dijo Smith:

“Muestra lo que el poder de la intencionalidad y la colaboración pueden hacer para crear soluciones a largo plazo para combatir la brecha de riqueza racial.”

Pasos en la dirección correcta para construir empresas negras

Estos recientes esfuerzos representan un paso en la dirección correcta para ayudar a hacer crecer la cantera de empresarios negros. Así como para estimular una nueva era de prosperidad para la comunidad negra. Una que recuerda a la edad de oro de las compañías negras, como la historiadora de negocios Juliet Walker describió de 1900 a 1930. Cuando los negocios negros florecieron en los EE.UU.2

Durante ese tiempo, los negocios negros como North Carolina Mutual, Atlanta Life Insurance, el St. Luke Penny Savings Bank, y otros prosperaron debido a la ventaja cooperativa.

En nuestro libro, African American Management History: Insights on Gaining a Cooperative Advantage, planteamos la hipótesis de que esto se debió al espíritu de atención y comunidad. Además de la creación de consenso y diálogo que engendraron en sus organizaciones y en la comunidad en general.3

En este artículo, exploraremos las lecciones que los líderes negros del pasado pueden ofrecer a quienes están facilitando la próxima edad de oro. Y cómo los líderes actuales pueden trabajar para garantizar que la prosperidad en la comunidad empresarial negra sea sólida, duradera y sostenible.

¿Cómo lograr igualdad racial con analítica de datos?

Las HBCU y las MSI deben liderar el camino

En 1925, en el Bluefield State College, un HBCU de Virginia Occidental, William Matney, profesor del departamento de administración de empresas, puso en marcha una práctica única. Ella le enseñaba a sus alumnos a crear y gestionar empresas cooperativas.4

Matney había sido uno de los primeros afroamericanos graduados en MBA por la Harvard Business School, y recibió el apoyo del famoso sociólogo W.E.B. Du Bois.

Du Bois era partidario de que los afroamericanos cooperaran económicamente para crear riqueza de forma colectiva y, al mismo tiempo, facilitar la sostenibilidad social y el bienestar de la comunidad. Matney y sus alumnos de Bluefield pusieron en marcha una cooperativa comercial que permitía a sus miembros reunir capital vendiendo acciones de la cooperativa y recibir dividendos de los beneficios netos.

Estos beneficios se destinaron a ayudar a proporcionar becas muy necesarias a estudiantes de alto rendimiento. El enfoque innovador de Matney sobre la teoría y la empresa cooperativa pronto se extendió a otras instituciones. En una carta a Du Bois, explicaba que los jefes de departamento de otras universidades de la alta sociedad habían contactado con él para expresar su interés en seguir su ejemplo.5

El esfuerzo por apoyar a las comunidades negras se hizo famoso

Hoy en día, se necesitan esfuerzos similares en las HBCU y las ICM para ayudar a los estudiantes a adquirir los conocimientos necesarios para dirigir empresas emprendedoras. Por ejemplo, en agosto de 2021, la Bowie State University, una HBCU con sede en Maryland, inauguró su Entrepreneurial Living Learning Community.

El espacio, que alberga a más de 500 estudiantes e incluye una academia de emprendimiento y un centro de innovación, ofrece a los estudiantes la oportunidad de colaborar y desarrollar nuevos productos y negocios.

Al ayudar a los estudiantes a desarrollar las habilidades necesarias para convertirse en empresarios de éxito, las HBCU y las ICM les estarán preparando para la estabilidad económica. Esto no sólo beneficiará a los estudiantes, sino que también ayudará a aumentar la diversidad en el espíritu empresarial y a crear oportunidades económicas para las comunidades de color.

Las HBCU siempre han sido decisivas para el éxito colectivo de los estadounidenses de raza negra en muchos ámbitos y seguirán siendo una palanca fundamental para facilitar la prosperidad.

Discursos de discriminación, ¿cómo vencerlos siendo un líder?

Apoyo a la próxima generación de inversores negros

Si miramos al pasado, podemos ver cómo el acceso a la financiación, junto con la tutoría, ha desempeñado un papel en el apoyo a las empresas negras. A principios del siglo XX, Charles Clinton Spaulding, entonces presidente de North Carolina Mutual, fue fundamental en la formación del Wall Street negro de Durham. Eso fue porque él invirtió sistemáticamente en empresarios negros.6

En la actualidad, muchos empresarios afroamericanos siguen enfrentándose al reto del acceso al capital. Las empresas de capital riesgo y los ángeles inversores son esenciales para el éxito de los emprendedores. Pero el sector del capital riesgo está dominado en gran medida por ejecutivos e inversores blancos. Por ejemplo, los fundadores negros en Estados Unidos recogieron sólo alrededor del 1% de los fondos de capital riesgo recaudados en 2022.7

La falta de diversidad en las empresas de capital riesgo limita las oportunidades de los emprendedores negros, que podrían no tener acceso a redes diversas. Hay una necesidad urgente de más empresas de capital riesgo de propiedad negra para abordar este problema.

Una de estas empresas es Harlem Capital, fundada por Henri Pierre-Jacques y Jarrid Tingle, estadounidenses de raza negra que tienen la misión de cambiar la faz de la iniciativa empresarial. Eso al invertir en mil fundadores diversos en los próximos 20 años.

Los ángeles de las empresas negras

Harlem Capital y otras empresas de capital riesgo propiedad de minorías, como 1863 Ventures, BLCK VC, Fearless Fund y otras, tienen el potencial de ofrecer una perspectiva diferente en las decisiones de inversión. Debido a su conocimiento de los mercados y comunidades infrarrepresentados. Estas empresas también están más capacitadas para identificar inversiones prometedoras en fases iniciales de fundadores pertenecientes a minorías que podrían generar mayores beneficios.

Las empresas de capital riesgo de propiedad negra también pueden proporcionar una valiosa tutoría y apoyo a los empresarios en fase inicial que a menudo son pasados por alto.

Puede consistir en asesorar sobre modelos de negocio, establecer contactos con profesionales del sector y fomentar las relaciones con clientes potenciales.

Conectar con África y la diáspora

La asociación con instituciones académicas y el apoyo a los empresarios negros también deben ir de la mano de la creación de un ecosistema de apoyo a la comunidad africana en general.

En un contexto histórico, Booker T. Washington fundó la National Negro Business League (NNBL) en 1900 para promover los intereses financieros y comerciales de las empresas afroamericanas. La organización creció rápidamente en Estados Unidos y se expandió a otras regiones, como el Caribe y África Occidental. Eso con el objetivo de promover el comercio internacional con la diáspora africana en general.

Annie Turnbo Malone, miembro de la NNBL y una de las primeras mujeres negras millonarias, empleó a mujeres de algunas zonas de África y el Caribe para vender productos para el cuidado del cabello bajo la marca Poro, palabra relacionada con el grupo étnico mende de África Occidental.8

En la actualidad, África es una oportunidad de inversión cada vez más atractiva, como demuestra el interés de los inversores chinos y europeos. Pero la escasez de inversionistas negros estadounidenses representa una oportunidad perdida por ambas partes.

Nana Akufo-Addo, presidente de Ghana, ha animado a los afroamericanos y a otras personas de la diáspora africana a visitar el país y aprovechar las oportunidades de inversión.

La importancia de la responsabilidad política empresarial

Ejemplos de asociaciones negras dispuestas a ayudar

La National Black MBA Association ha organizado misiones comerciales y educativas a Ghana, Liberia y otros países africanos, lo que ha permitido a sus miembros conocer las oportunidades de inversión. Así como de adquirir conocimientos especializados y experiencia que pueden ser beneficiosos a la hora de invertir en los mercados africanos.

Los estadounidenses de raza negra tienen acceso a capital de bancos u otras fuentes que podría no estar disponible para los empresarios africanos que no tienen relaciones establecidas con prestamistas. Además, al aumentar su presencia en el panorama inversionista de África, los inversores negros estadounidenses podrían contribuir a reducir la brecha de riqueza.

Al invertir en empresas africanas, los estadounidenses de raza negra pueden ayudar a crear empleo y estimular el crecimiento económico en el continente. En última instancia, esto podría conducir a una mayor estabilidad de las naciones africanas, lo que beneficiaría a todos los implicados, tanto inversores como empresarios.

¿Por qué es necesario facilitar la próxima edad de oro?

Facilitar la próxima edad de oro de las empresas negras es esencial para crear una economía equitativa e integradora. Para ello será necesario que los líderes individuales estén a la altura del reto y que las empresas, las instituciones y las comunidades colaboren para ampliar los esfuerzos individuales.

Tomemos el ejemplo de James “Jay” Bailey, que, como director general del Russell Innovation Center for Entrepreneurs (RICE), un generador de empresas negras en Atlanta, trabaja con su equipo para eliminar los retos de acceso, oportunidad y exposición de los empresarios negros.

El RICE apoyó a 127 empresas en su tercer año de funcionamiento y prevé aumentar esa cifra a mil en los próximos cinco años. Es necesario ampliar este tipo de esfuerzos en las comunidades negras, especialmente a raíz de la pandemia del COVID-19.

El crecimiento negro es un crecimiento democrático

Cuando las empresas negras tienen éxito, sus empleados se benefician de mejores salarios y condiciones de trabajo. Las economías locales se benefician del aumento de los ingresos fiscales. La seguridad pública mejora al disminuir la delincuencia. Se amplían las oportunidades educativas y las comunidades se fortalecen gracias a un mayor compromiso cívico.

Los agentes de cambio individuales y organizativos deben seguir centrándose en apoyar a las HBCU, aumentar el número de empresas negras de capital riesgo e invertir en África y su diáspora. Dando prioridad a estas iniciativas, la edad de oro de los empresas negras puede garantizar un futuro sostenible para las comunidades negras de Estados Unidos y del extranjero.


Crédito de la imagen

Turnbo-Malone: Museo de Historia de Chicago; DuBois: National Portrait Gallery, Smithsonian Institution, NPG.80.25; Washington: Biblioteca del Congreso, LC-J694-255

SOBRE LOS AUTORES

Leon C. Prieto (@leoncprieto) es profesor de Gestión en la Clayton State University e investigador en el Centro de Innovación Social de la Judge Business School de la Universidad de Cambridge. Simone T.A. Phipps (@drsimonephipps) es profesora de Gestión en la Middle Georgia State University.

REFERENCIAS (8)

1. A. Wray, “Black Billionaire, Banks Partner to Give HBCU Students $1,000 to Invest in Stocks“, AL.com, 29 de noviembre de 2022, www.al.com.

2. J.E. Walker, “The History of Black Business in America: Capitalism, Race, Entrepreneurship”, 2ª ed. (Chapel Hill, Carolina del Norte: University of North Carolina Press, 2009).

3. L.C. Prieto y S.T.A. Phipps, “African American Management History: Insights on Gaining a Cooperative Advantage” (Bingley, Reino Unido: Emerald Publishing, 2019).

4. L. Prieto, S. Phipps, L. Giugni y otros, “Teaching (Cooperative) Business: The ‘Bluefield Experiment’ and the Future of Black Business Schools”, Academy of Management Learning & Education 20, no. 3 (septiembre de 2021): 320-341.

5. L.M. Brooks y R.G. Lynch, “Consumer Problems and the Cooperative Movement in the Curricula of Southern Negro Colleges”, Social Forces 22, no. 4 (mayo de 1944): 429-436.

6. L.C. Prieto, S.T.A. Phipps y H.C. McKoy Jr., “Supporting Black Business Ecosystems: Lessons From Durham’s Black Wall Street“, MIT Sloan Management Review, 24 de febrero de 2022, https://sloanreview.mit.edu.

7. D. Davis, “Black Funders Still Raised Just 1% of all VC Funds in 2022“, TechCrunch, 6 de enero de 2023, https://techcrunch.com.

8. C.V. Trawick, “Annie Malone and Poro College: Building an Empire of Beauty in St. Louis, Missouri From 1915 to 1930” (tesis doctoral, Universidad de Missouri, 2011).

Síguenos en Google News
Te recomendamos
Foto perfil de Leon C. Prieto y Simone T.A. Phipps
Leon C. Prieto y Simone T.A. Phipps Leon C. Prieto (@leoncprieto) es profesor de Gestión en la Clayton State University e investigador en el Centro de Innovación Social de la Judge Business School de la Universidad de Cambridge. Simone T.A. Phipps (@drsimonephipps) es profesora de Gestión en la Middle Georgia State University e investigadora en el Centro de Innovación Social de la Judge Business School.
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo IA ¿Un riesgo para el planeta? ¡Descárgalo GRATIS!
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
LanzamientoExclusiverseShaping Travel Experiences