Nuestros sitios
Ver edición digital Suscríbete al NEWSLETTER
Compartir

Impactos ambientales y empresas, las leyes de la Unión Europea cambiaron

Brian Tomlinson y Lucy Godshall 10 Jun 2024
Impactos ambientales y empresas, las leyes de la Unión Europea cambiaron La responsabilidad social de las empresas debe de incrementar. (Freepik)

Los nuevos mandatos de presentación de informes de la UE afectarán a las empresas mucho más allá de las fronteras de Europa y les exigirán que informen sobre los impactos materiales mucho más allá de sus propios muros.


Las empresas estadounidenses que realizan negocios importantes en Europa se enfrentan al desafío estratégico y de cumplimiento. Ahora deben prepararse para adoptar un régimen riguroso de presentación de informes de impacto sobre la sostenibilidad.

El objetivo del Pacto Verde Europeo es acelerar la transición hacia una economía sostenible y baja en carbono. Al tomar en cuenta las necesidades actuales y futuras de un grupo más amplio de partes interesadas, los gobiernos amplían el concepto de responsabilidad corporativa.

Su objetivo es obligar a las empresas a pensar más allá de los cálculos convencionales de rentabilidad. A las empresas les resultará más difícil ignorar externalidades que antes no tenían precio y deberán considerar cuánto valor están creando o destruyendo. No sólo para ellas mismas sino también para aquellos afectados por sus actividades.

Comprender y medir el impacto que la actividad económica de una empresa está teniendo en el mundo es una tarea más amplia y novedosa. Requiere identificar y comprender los efectos que las actividades, la cadena de valor, etc.

Evaluar el impacto de un conjunto conceptualmente ilimitado de posibles daños o beneficios que pueden surgir de la actividad empresarial representa un enorme desafío para la gestión empresarial, especialmente cuando la divulgación de dichos impactos está regulada.

¿Cómo medir el impacto social y ambiental? Una tarea que las empresas deben repensar

La punta de lanza: la Unión Europea y el Pacto Verde

El Pacto Verde Europeo establece ambiciosos objetivos de sostenibilidad para toda la economía. Por ejemplo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 55 por ciento para 2030 y lograr emisiones netas cero para 2050.

El conjunto de herramientas políticas de la Unión Europea (UE) es extenso. Cubre esquemas de comercio de emisiones, un mecanismo de ajuste de fronteras de carbono, un taxonomía de actividades económicas sostenibles, junto con otras iniciativas.

Estos esfuerzos pretenden tener efectos extraterritoriales. Al desarrollar el Pacto Verde, la Comisión Europea evaluó que alrededor del 80 por ciento de los impactos negativos pueden ubicarse fuera de sus fronteras.

La Directiva sobre informes de sostenibilidad corporativa (CSRD) es parte del paquete de reformas del Pacto Verde. Cualquier empresa con sede en Estados Unidos que tenga más que una presencia mínima en la UE se verá sujeta a sus requisitos de divulgación.

Si bien la UE ha exigido informes de sostenibilidad durante una década, se pretende que la CSRD se aplique a cinco veces más empresas. Expondrá los informes de sostenibilidad al mismo rigor que los informes financieros.

Las empresas públicas estadounidenses están profundamente familiarizadas con el concepto de materialidad financiera a través de sus presentaciones ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

Durante décadas, las empresas han utilizado el Boletín de Contabilidad del Personal de la SEC No. 99 y la guía detallada de la SEC sobre qué incluir en la sección requerida de discusión y análisis de gestión de sus informes financieros para ayudarlas a navegar en sus determinaciones de materialidad.

Sin embargo, esas directrices se centran en el desempeño financiero y las perspectivas de la empresa desde la perspectiva del “inversionista razonable”.

La interacción entre impacto y materialidad financiera

Aunque son distintos, el impacto y la materialidad financiera a menudo se mezclan. Un impacto social o ambiental negativo puede, con el tiempo, volverse material desde el punto de vista financiero.

Por ejemplo, una vía fluvial contaminada podría dañar a una comunidad por años antes de que la presión haga que el contaminador pague multas.

La materialidad es también una construcción dinámica. Un proceso de devenir, que responde a una variedad de mecanismos, incluidos los avances en el conocimiento científico y la defensa cívica.

Sin embargo, las empresas se han acostumbrado a disfrutar de la libertad de no poner precio a las externalidades. Muchos daños sociales y ambientales han tardado mucho tiempo en alcanzar el nivel en el que podrían considerarse financieramente materiales.

El constructo de doble materialidad abarca este efecto de interacción y su horizonte temporal no coincidente. Exige la identificación de esos impactos ambientales y sociales antes del punto en que hayan alcanzado el umbral de ser financieramente materiales para la propia empresa.

Evaluar la materialidad del impacto no es tan sencillo como determinar la materialidad financiera tradicional. Los tipos de impactos y los contextos en los que ocurren varían ampliamente. Además de que los impactos en sí mismos son diferenciados, es posible que no se traduzcan fácilmente en un valor financiero.

Un río contaminado no se parece a un empleado lesionado. Las multas asociadas con la contaminación del agua local pueden diferir de las sanciones financieras.

La materialidad del impacto, tal como se define en CSRD, no tiene ese factor común. Los impactos son diversos y no se evalúan de manera uniforme. Sin embargo, existen criterios específicos prescritos por los Estándares Europeos de Informes de Sostenibilidad (ESRS) que proporcionan al menos algunos parámetros para el componente de impacto de la evaluación.

Establecer objetivos medioambientales ambiciosos pero realistas, el deber de cualquier empresa

Aprovecha los procesos existentes para analizar cualquier tipo de impacto

Las empresas con experiencia en la presentación de informes sobre marcos ESG voluntarios podrían tener una ventaja a la hora de evaluar la doble materialidad.

Aquellos que hayan utilizado los estándares de la Global Reporting Initiative ya contarán con un proceso para consultar a las partes interesadas. Los informantes de la Junta de Normas de Contabilidad de Sostenibilidad ya habrán identificado el conjunto central de temas ESG que son financieramente importantes para su sector.

Las empresas con sólidos programas de participación de inversionistas institucionales tienen un fuerte sentido de aquellas cuestiones que diferentes segmentos de su base de inversores consideran materiales, lo que ayuda a informar sus propias deliberaciones sobre la materialidad.

La experiencia previa con una mayor visibilidad de la cadena de suministro puede ser un punto de partida útil para la evaluación de la doble materialidad. Las empresas pueden utilizar los procesos, la gobernanza y el conocimiento existentes sobre cómo recopilar información precisa de y sobre los socios de la cadena de valor para ayudarlas a avanzar hacia un enfoque compatible con la CSRD.

Los estándares de la UE requerirán entonces que se revele en qué medida la empresa tiene políticas, planes de acción y estrategias para abordar esos daños. Muchas empresas tendrán poco que decir sobre la estrategia respecto a estos temas. La intención de la UE es que eso cambie.

Los instrumentos políticos relacionados, como la taxonomía de la UE para actividades económicas sostenibles, tienen como objetivo en parte descubrir el lavado verde. Al obligar a las empresas a revelar los ingresos, los gastos de capital y los gastos operativos asociados con actividades ambientalmente sostenibles según las define la UE, las empresas podrían revelar sus estrategias subyacentes con un grado de especificidad incómoda.


SOBRE LOS AUTORES

Brian Tomlinson es director general de la práctica de Servicios de Asesoría en Contabilidad Financiera de Ernst & Young LLP, centrada en temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Lucy Godshall es directora de la práctica de Servicios de Sostenibilidad y Cambio Climático de Ernst & Young LLP centrada en ESG.

Las opiniones reflejadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente las opiniones de Ernst & Young LLP u otros miembros de la organización global EY.

Síguenos en Google News
Te recomendamos
Foto perfil de Brian Tomlinson y Lucy Godshall
Brian Tomlinson y Lucy Godshall Brian Tomlinson es director general de la práctica de Servicios de Asesoría en Contabilidad Financiera de Ernst & Young LLP, centrada en temas ambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Lucy Godshall es directora de la práctica de Servicios de Sostenibilidad y Cambio Climático de Ernst & Young LLP centrada en ESG.
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo IA ¿Un riesgo para el planeta? ¡Descárgalo GRATIS!
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
LanzamientoExclusiverseShaping Travel Experiences