Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Comparte
Compartir

Estrategia

¿Cómo las empresas pueden responder ante el coronavirus?

Los líderes de todo el mundo están enfrentándose a las mismas preocupaciones: cuán grave será el brote del COVID-19 para la economía y qué deben hacer las empresas para prepararse.


Mit Sloan 09 Mar 2020
¿Cómo las empresas pueden responder ante el coronavirus?

Los científicos han advertido durante mucho tiempo que las enfermedades infecciosas emergentes representan una nueva realidad con el potencial de causar un sufrimiento humano incalculable y un desastre económico. Si bien el daño financiero de la epidemia de COVID-19, que se informó por primera vez desde Wuhan, el 31 de diciembre de 2019, hasta ahora se ha limitado en gran medida a China, y las organizaciones de todo el mundo se ven afectadas directa e indirectamente, por lo que rápidamente se está convirtiendo en una crisis.

Los gerentes carecen de una guía clara sobre cómo preparar a sus organizaciones para un evento de pandemia global. La Organización Mundial de la Salud (OMS) rastreó 1,438 epidemias entre 2011 y 2018, y señala: “Además de la pérdida de vidas, las epidemias y las pandemias devastan las economías”. Muchos de los brotes en este periodo, incluidos el ébola y el MERS, se pudieron contener geográficamente. Pero la confluencia de la hiperurbanización y el calentamiento global hace que las pandemias y otros peligros ecológicos sean más propensos a extenderse en un área más grande, y una amenaza muy real para las economías del mundo.

Hemos estado observando de cerca los efectos en las empresas y trabajadores chinos de las cuarentenas del gobierno que comenzaron a imponerse en enero. Las respuestas de estos dos grupos de interesados ​​en las primeras líneas de gestión de esta crisis ofrecen lecciones importantes para los líderes de la organización en otros lugares. Las proyecciones actuales sugieren que es sólo cuestión de tiempo que la mayoría de las organizaciones se enfrenten a desafíos similares.

El impacto en la economía y el comercio global de China

Nuestra primera tarea fue descubrir cuánto ha afectado el virus y las cuarentenas resultantes a los negocios chinos. Nuestra iniciativa de investigación en el Centro Global para el Emprendimiento y la Innovación de la Universidad de St. Gallen, en Suiza, recopila y examina datos de teledetección, como datos satelitales y datos de rastreo digital. Estamos utilizando esta herramienta para arrojar luz sobre cómo COVID-19 ha estado afectando a las economías china y global.

Nuestro equipo ha estado analizando datos satelitales diarios del Instrumento de Monitoreo Troposférico de la Agencia Espacial Europea (ESA) sobre las emisiones de contaminación del aire para cuantificar el impacto regional y local del brote de COVID-19, y las cuarentenas impuestas por el gobierno en la economía china. Los cambios en la cantidad de contaminantes, como el dióxido de nitrógeno, son útiles para identificar los cambios diarios en las industrias pesadas en emisiones, como la fabricación, debido a su corta vida útil en la troposfera.

Los datos de emisiones se han utilizado durante mucho tiempo como un proxy para cuantificar los cambios en ciertos tipos de actividad económica. En pocas palabras, una caída en la contaminación del aire indica una caída en la fabricación.

Los datos de emisiones muestran el fuerte golpe que el sector manufacturero de China recibió en enero y febrero (ver “La reducción de la contaminación del aire muestra dónde se desaceleró la fabricación china”). Nuestros datos muestran que las emisiones de dióxido de nitrógeno en China cayeron un 38% entre el 24 de enero, el comienzo de las cuarentenas impuestas por el gobierno en la provincia de Hubei, y el 21 de febrero, fecha específica de “regreso al trabajo” en muchas provincias chinas.

Global Center for Entrepreneurship and Innovation at the University of St. Gallen, utilizando datos de la ESA el 24 de enero al 21 de febrero de 2020.

Los números fueron más extremos al epicentro del brote en el este de China: dentro de la provincia de Hubei, las emisiones cayeron un 53%, y en los municipios industriales más afectados alrededor de la ciudad de Wuhan, las emisiones cayeron hasta un 85%.

¿Cuál es el impacto económico de esta repentina caída en picado en la producción? La conversión de los datos de emisiones a cantidades en dólares es difícil, pero estimamos que una disminución del 38% en las emisiones puede indicar una pérdida conservadora de hasta USD215.6 mil millones para la fabricación china sólo durante este periodo (para hacer nuestra estimación, comparamos las reducciones de emisiones de dióxido de nitrógeno con el producto regional bruto de la provincia de 2018, atribuible a los valores del sector secundario de la Oficina Nacional de Estadísticas de China).

Sin embargo, es probable que el impacto económico real de COVID-19 en la economía china sea mucho mayor. Si bien las emisiones de dióxido de nitrógeno comenzaron a recuperarse en muchas provincias chinas menos afectadas a mediados de febrero, no es probable que los niveles de emisiones en todo el país vuelvan a los niveles previos al brote hasta el final de las cuarentenas en la provincia de Hubei, programadas para finales de marzo de 2020 (a partir del presente texto); además, la fabricación que se realiza en China es un punto clave para muchas de las empresas y economías más grandes del mundo.

Los efectos de la desaceleración de la producción china incluyen a los clientes que deben encontrar fuentes alternativas de suministros y la desaceleración de los cronogramas globales de producción como resultado de la agitación comercial y la incertidumbre.

Mejores prácticas para guiar a las empresas a través de la crisis COVID-19

Aunado al análisis de los datos de emisiones, nuestro equipo también ha estado agregando sistemáticamente noticias y datos de redes sociales de las regiones más afectadas de China para comprender mejor cómo COVID-19 ha afectado la economía china, incluidas aquellas partes que son menos observables a través de los proxies de la economía tradicional. Esta recopilación de datos nos ha dado una lente única sobre cómo las empresas chinas y otras organizaciones chinas han estado respondiendo a la crisis en curso.

Nuestros datos muestran que hay varios pasos que los gerentes chinos están tomando con éxito, a menudo con el estímulo de las autoridades chinas, para mitigar el impacto del virus y sus interrupciones. También hay varias áreas donde la falta de preparación ha llevado a resultados menos que deseables.

Creemos que los gerentes pueden aprender mucho de cómo las empresas en China han estado haciendo frente a COVID-19. Estas prácticas de afrontamiento incluyen tener políticas inteligentes sobre el trabajo remoto; anticipando y mitigando obstáculos operacionales; y abordar los impactos sociales de esta emergencia de salud.

Desarrollar una infraestructura para trabajo remoto

El trabajo a distancia se ha visto durante mucho tiempo como parte integral para mantener las operaciones normales durante una crisis. En las redes sociales chinas, las búsquedas en la frase “trabajo remoto” se estancaron desde el anuncio del coronavirus desde el 31 de diciembre de 2019 hasta el inicio de la cuarentena de Wuhan, el 24 de enero de 2020. Sólo comenzaron a aumentar después del 14 de febrero, momentos en que iniciaron los esfuerzos del gobierno chino, para que los empleados regresaran a laborar el 21 de febrero, día previsto para el “regreso al trabajo”, cuyo objetivo era restablecer la productividad total.

Muchas empresas chinas, con el aliento de las autoridades chinas, comenzaron a hacer una transición de gran parte de su fuerza laboral -no manufacturera- para trabajar a distancia después del final del Año Nuevo chino, a fines de enero. Para los empleados, especialmente aquellos que no están acostumbrados al trabajo remoto, puede haber preguntas sobre mejores prácticas laborales a distancia, ya que observamos comentarios en Weibo, una popular plataforma de redes sociales chinas, que señala la preocupación sobre la obligación de “estar al pendiente las 24 horas del día”.

Por supuesto, muchos trabajos, particularmente la manufactura, no pueden ser ejecutados a distancia. Sólo el 33% de las pequeñas y medianas empresas chinas, que emplean al 80% de los trabajadores chinos, pudieron reanudar sus operaciones normales a fines de febrero.

Usando la experiencia china como modelo, creemos que hay pasos que los gerentes pueden tomar para maximizar la efectividad de la opción de trabajo remoto durante una crisis. Incluyen estos cuatro:

  • Si aún no lo está haciendo, permita que sus empleados trabajen a distancia. Las empresas que permiten el trabajo remoto, en este momento, tendrán el conocimiento tácito, la planificación y la infraestructura necesarios para implementar rápidamente más operaciones si es necesario
  • Entrena a tus líderes. Nuestros datos muestran que las mayores quejas de los empleados acerca del trabajo remoto son sobre gerentes que no respetan las horas normales de trabajo. Los líderes necesitan reglas sensatas sobre cuándo esperan que los trabajadores estén disponibles y cuándo no.
  • Identifique a los empleados que son más cruciales para mantener la continuidad del negocio. ¿Tienen las herramientas para trabajar efectivamente desde casa si es necesario? Asegúrese de que estén preparados.
  • Desarrolle un escenario de desastre que incorpore el trabajo a distancia. ¿Cómo operaría su organización si hubiera una cuarentena que cerrara las áreas geográficas donde opera? Use técnicas de planificación de escenarios para generar ideas sobre cómo su empresa podría reunir la capacidad de reanudar las operaciones, incluso en una forma limitada.

Estar listo para choques operativos

Nuestra investigación está descubriendo las luchas de muchas pequeñas y medianas empresas (PyMEs) en China que han sido ignoradas por los medios de comunicación occidentales. Las PyMEs contribuyen hasta el 60% del Producto Interno Bruto de China. Sin embargo, muchas empresas chinas más pequeñas, particularmente las de manufactura, turismo y construcción, operan con pequeños márgenes y están cargadas de deudas. Nuestros datos muestran que la falta de fondos operativos disponibles es una de las preocupaciones más frecuentes expresadas en línea por las PyMEs chinas.

El siguiente comentario, que se publicó en febrero en la cuenta de redes sociales del propietario de un hotel en Yichang, provincia de Hubei, es uno de muchos ejemplos: “Originalmente, se suponía que las empresas en Wuhan y Yichang comenzarían a funcionar a principios de marzo. Entonces, llegó el aviso de esta tarde. Las empresas en la provincia de Hubei reiniciarán sus trabajos, como muy pronto, el 10 de marzo. Todavía faltan 19 días para el 10 de marzo. ¿Cuándo va a parar esto? Voy a colapsar e ir a la bancarrota”.

La mitad de una crisis es el peor momento para luchar por los conceptos básicos de las operaciones, ya sea encontrar dinero en efectivo para hacer pagos salariales o encontrar proveedores alternativos porque su fuente habitual se ha enfriado. Si cree que su organización podría encontrarse en aguas turbulentas debido a COVID-19, comience lo siguiente ahora:

  • Tenga al menos uno o tres meses de efectivo a la mano. Este colchón es necesario para cubrir gastos inmediatos, como salarios y pagos de deudas. No confíe únicamente en instrumentos financieros o crédito a corto plazo para compensar la diferencia.
  • Conozca cuáles son sus opciones para extender préstamos, plazos y otras obligaciones a corto plazo. A los bancos les importa cuándo podrán recuperar el monto principal del préstamo y en medio de una crisis, se dificulta pedir más préstamos o cambiar las condiciones del préstamo. Algunos gobiernos tienen programas de ayuda o brindan otras formas de asistencia específica. El gobierno chino, por ejemplo, destinó 114 mil millones de dólares, en febrero, para respaldar préstamos a corto plazo a pequeñas y medianas empresas.
  • Tenga a mano un inventario adecuado de partes cruciales y otros insumos. Si aún no lo ha hecho, identifique y establezca relaciones con proveedores alternativos de países menos afectados por la crisis. Desarrollar la resiliencia de la cadena de suministro es una mejor práctica en cualquier condición (para nuestra sorpresa, muchas compañías chinas no estaban preparadas para la necesidad de encontrar nuevos proveedores.)
  • Intente comprender qué tan preparados están los proveedores clave y otras partes interesadas para un evento inesperado. ¿Serán capaces de mantener sus operaciones? Cuanto más conocimiento pueda obtener en las primeras fases de este brote, mejor preparado estará cuando las circunstancias cambien.

Conviértase en un jugador de la comunidad

La caridad es una respuesta importante a los desastres naturales como COVID-19. Además de ser simplemente una buena práctica por razones éticas, existen correlaciones empíricamente establecidas entre las actividades de caridad y el desempeño financiero futuro, mejores relaciones con las autoridades gubernamentales y legitimidad reputacional. Las empresas que reconocen el estrés en los sistemas sociales durante emergencias médicas tienen más probabilidades de mejorar después que las empresas que no lo hacen. La caridad corporativa provista por compañías locales tiene un efecto particularmente fuerte y positivo.

Las empresas privadas más grandes de China han tomado la iniciativa de proporcionar alcance durante los primeros meses de la crisis, y los efectos de reputación son evidentes en las redes sociales y tradicionales. Una compañía, Hubei Huanggang Agricultural Development Co., donó 200,000 kilogramos (220 toneladas) de vegetales a familias en las áreas más afectadas. Alibaba Group estableció un fondo de suministros médicos de USD$144 millones para hospitales en la provincia de Hubei. La Federación de Beneficencia de Wuhan informa que recaudó más de USD$400 millones de donaciones corporativas y privadas en menos de dos semanas para apoyar a las comunidades afectadas por el brote.

Si la epidemia de COVID-19 llega a su ciudad, debe estar preparado para ayudar. Aquí hay tres ideas extraídas de los ejemplos chinos.

  • Apunte a organizaciones sin fines de lucro y organizaciones comunitarias en su área local. La generosidad corporativa tiene un impacto mucho mayor cuando se brinda directamente a una comunidad local.
  • Fomente el voluntariado de su fuerza laboral. Los empleados que tienen la opción de participar en programas de voluntariado corporativo tienen más probabilidades de participar repetidamente
  • Hágales saber a los demás lo que ha hecho. Lanza un breve anuncio externo cuando hagas una donación. No se jacte: proporcione sólo los detalles más relevantes, incluida la cantidad de fondos comprometidos, los beneficiarios y destinatarios clave, y lo que desea lograr con su donación. Agregue una cita de su equipo de liderazgo ejecutivo.

La crisis de COVID-19 ya ha causado graves sufrimientos humanos y tensión económica, y continuará haciéndolo en el futuro cercano. Nuestra investigación confirma numerosos informes de que la crisis en curso ha afectado significativamente a la economía china, con la fabricación y otras industrias pesadas en emisiones particularmente afectadas

Si bien los efectos de COVID-19 en la economía global apenas comienzan a sentirse, existe una creciente conciencia en las comunidades científicas y empresariales de que las empresas deben estar preparadas para hacer frente a las epidemias en sus propios jardines.

Los gerentes deben estar preparados para aceptar que lo que estamos observando ahora representa una nueva realidad: las enfermedades y otras formas de desastres ecológicos son amenazas globales muy reales para la continuidad operativa. Las recomendaciones basadas en evidencia que hemos esbozado en este artículo pueden ayudar en gran medida a garantizar que su empresa esté preparada para mantener operaciones durante la crisis de COVID-19.

Versión al español: Armando Cintra Benítez

https://sloanreview.mit.edu/article/how-companies-can-respond-to-the-coronavirus/
A partir de