Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Lo que debes de saber del outsourcing en México

A medida que una empresa crece, requiere realizar un mayor número de contrataciones y por este motivo se abre un proceso de reclutamiento para cubrir con las posiciones que requiere. Muchas llevan este proceso de contratación de manera interna y algunas otras, deciden realizar la contratación mediante un tercero.


Mit Sloan 26 Feb 2021
Lo que debes de saber del outsourcing en México

Por Courtney McColgan

Primero, empecemos definiendo que el outsourcing es un término en inglés utilizado para dar nombre a la actividad de tercerizar un servicio; es decir, buscar a un tercero bien capacitado que satisfaga las necesidades de la empresa.

El tema de realizar outsourcing para la contratación de personal se ha vuelto un tema polémico en nuestro país, a raíz de los cambios que han surgido y su regulación. Por ello, es imprescindible entender cómo han quedado las modificaciones y las reglas básicas de la subcontratación en México.

Hace algunos años surgieron algunas modificaciones a la Ley Federal del Trabajo con la finalidad de regular la subcontratación y tercerización de servicios. Entender la tercerización de servicios y sacarle el mayor provecho puede resultar una tarea complicada si no se conocen los principios esenciales para realizar una subcontratación adecuada.

Por ello, quiero compartirte estos cinco puntos básicos del outsourcing. Para que no expongas a tu empresa al incumplimiento de las regularizaciones que existen actualmente.

1.-Subcontratación sólo de aquellas actividades especializadas. La subcontratación no es permitida en el 100% de las actividades de la empresa; en otras palabras, sólo se permitirá subcontratar empleados para actividades especializadas.

2.-Subcontratación justificada. La tercerización o subcontratación de un servicio es permitida siempre y cuando sea justificada por especialización. Son sujetos a subcontratación aquellas personas que únicamente están relacionados a una tarea especializada o que indiscutiblemente pueden ejercer de forma más eficiente si se externaliza.

3.-Dos iguales no. Se puede contar con la externalización siempre y cuando no exista ningún colaborador propio de la empresa con el mismo cargo o funciones; es decir, que no existan dos empleados que tengan actividades, trabajo similar o idéntico dentro de la empresa. 

4.-Responsabilidad y obligaciones compartidas. Igualdad en responsabilidades mediante la subcontratación, ya sea que se presente o no una situación desfavorable, tanto la empresa contratante y el contratista del servicio asumen la misma responsabilidad ante la ley con la parte subcontratada (el trabajador), pudiendo tratarse de las obligaciones ignoradas, como la falta de seguridad social entre otros. 

5.- Establecer un buen contrato. El servicio de contratación debe establecerse por escrito, delineando muy bien las responsabilidades de ambas partes. La empresa contratante debe cerciorarse que la empresa contratista cuenta con toda la documentación en orden para otorgar el servicio en materia de seguridad social, fiscal, salud y medio ambiente de trabajo. Por último, deberá dar seguimiento de que la empresa contratista cumpla con las debidas regulaciones.

Existen diversos tipos de outsourcing, conocerlos y entender los principios y pilares garantizan que cualquier empleador pueda subcontratar sin ningún inconveniente legal o financiero. 

Acerca de la autora

Courtney McColgan es CEO y fundadora de Runa, software de nómina y recursos humanos que ha sido diseñado para empresas pequeñas y medianas en Latinoamérica.

Twitter: https://twitter.com/runahr

Linkedin: https://www.linkedin.com/company/runahr/

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?