Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

¿El aumento salarial de Starbucks es una estrategia paliativa de corto plazo?

MIT Sloan 01 Jun 2022
¿El aumento salarial de Starbucks es una estrategia paliativa de corto plazo?

Starbucks ha despedido a más de 20 líderes sindicales en Estados Unidos y el director ejecutivo Howard Schultz sigue oponiéndose a la sindicalización, introduciendo salarios más altos solo en las tiendas que no están bajo este esquema de organización laboral.


La sindicalización va en aumento en Estados Unidos, ya que los colaboradores han establecido sindicatos con éxito y se han organizado para el cambio en una variedad de empresas e industrias. Desde pilotos y asistentes de vuelo hasta trabajadores minoristas en Amazon y Target, la mano de obra exige más de la gerencia corporativa.

Hasta la fecha, los empleados de más de 250 tiendas Starbucks han presentado peticiones para elecciones sindicales, y casi todos los días traen noticias tanto de las tiendas recién sindicalizadas como del feroz rechazo de los líderes corporativos. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado

Starbucks ha despedido a más de 20 líderes sindicales y el director ejecutivo Howard Schultz sigue oponiéndose firmemente a la sindicalización, introduciendo salarios más altos sólo en las tiendas no sindicalizadas. 

Este movimiento es la inspiración para el mensaje de este mes en el Foro de estrategia de revisión de gestión de MIT Sloan: los planes de Starbucks para aumentar los salarios de los trabajadores no sindicalizados es una estrategia a corto plazo. 

¿El aumento salarial de Starbucks es una estrategia paliativa de corto plazo? 0
Los planes de Starbucks para aumentar los salarios de los trabajadores no sindicalizados son una estrategia a corto plazo.

Fuertemente de acuerdo y de acuerdo

Alrededor del 40% de nuestros panelistas estuvieron de acuerdo en que sí, la estrategia de Starbucks está diseñada para funcionar solamente a corto plazo. 

“Starbucks ha terminado en lo peor de ambos mundos; no ha sido lo suficientemente ambicioso para desalentar la sindicalización, y sus esfuerzos poco entusiastas probablemente sólo han alimentado un mayor compromiso con el movimiento laboral”, señala Scott Stern de MIT Sloan School of Management.

Transformando una organización tecnológica para el futuro: Gerri Martin-Flickinger de Starbucks

Varios panelistas se hicieron eco de Maryann Feldman, de la Universidad de Carolina del Norte, quien afirma que “los salarios no son el único problema para los trabajadores de Starbucks”. 

Como dice Anita McGahan de la Universidad de Toronto: “El futuro de la empresa depende de recuperar la confianza de los trabajadores pagando de manera justa y equitativa, y luego invirtiendo para crear nuevas oportunidades para el desarrollo de los trabajadores y el progreso profesional”.

La política plantea la amenaza de deteriorar el compromiso y enfrentar a los grupos de empleados entre sí. 

Como escribe Alfonso Gambardella de la Universidad Bocconi, “los empleados sindicalizados se sentirán discriminados y menos apegados. Los empleados de las tiendas que están considerando sindicalizarse estarán en la difícil posición de elegir entre la libre elección de sindicalizarse y un aumento de sueldo”.

Más allá de estas tensiones internas, la postura de línea dura de Starbucks también puede disminuir la confianza del consumidor. 

Puede perjudicarlos no solo en la contratación de personas sino también en disuadir a los clientes. El café elegante no es como el petróleo o el gas. Si las personas dudan de la ética del proveedor de su café con leche, es posible que simplemente se vayan a otro lugar o lo abandonen por completo”, señala Petra Moser, de la Universidad de Nueva York.

“Bueno, definitivamente no les otorgará el título de ‘empleador del año’. Si bien lo que están haciendo puede ser legal, puede dañar enormemente su reputación como empleador”.

Petra Moser, de la Universidad de Nueva York

“Howard Schultz está tratando de tener su Mocha Cookie Crumble Frappuccino y beberlo también. Siente la necesidad de ahorrar dinero en salarios y beneficios, pero tampoco quiere dejar un mal sabor de boca a su clientela de tendencia izquierdista”, expuso Olenka Kacperczyk London Business School

Ni de acuerdo ni en desacuerdo

Un puñado de panelistas estaba indeciso sobre el impacto estratégico de la decisión de Starbucks.

Jin Li, de la Universidad de Hong Kong, explicó que la percepción pública no se puede predecir: “Incluso si detiene el movimiento de sindicalización, el plan tendrá un impacto importante en su cultura futura. El efecto del plan depende de cómo se interprete, ya sea pro-cliente o anti-trabajador”.

Tim Simcoe de la Universidad de Boston, de manera similar, tiene preguntas sobre cómo se desarrollará esta decisión a largo plazo, pero esperaba que Starbucks tuviera buenas razones para ello: “No creo que puedas llamarlo a corto plazo o miope, ya que deben tener algunas expectativas sobre cómo este movimiento cambia el comportamiento de los trabajadores que de otro modo se sindicalizarían”.

“Genera animosidad y perjudica la colaboración cuando dos tipos de trabajadores hacen un trabajo similar pero se les paga de manera diferente”.

Jin Li, Universidad de Hong Kong

En desacuerdo y muy en desacuerdo

La mayoría de los panelistas (45%) no estuvo de acuerdo con que la decisión de pago de Starbucks fuera una estrategia a corto plazo, y muchos destacaron las tendencias en los salarios. 

John Van Reenen, de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres, apunta a la teoría de los salarios de eficiencia y sugiere que “el aumento de los salarios puede ser beneficioso para la moral, la retención, la atracción de mejores trabajadores, etc.” 

Steve Tadelis, de UC Berkeley, dice: “Mientras la economía de la unidad haga que un aumento salarial de este tipo sea sostenible, esto puede ayudar a retener a los empleados en una economía donde la rotación se ha convertido en la norma y no en la excepción”.

“La mayoría de las empresas prefieren no tratar con un sindicato. (¡Es discutible si esto es una buena idea!) Pero si esta es su preferencia, entonces aumentar los salarios parece ser una buena idea”.

John Roberts, Universidad de Stanford

El economista Preston McAfee señala: “Con la inflación actual y la escasez de trabajadores, pronto será necesario un aumento salarial de todos modos”. 

Pero si bien reconoce cierta estrategia en la decisión, McAfee también desaprueba las acciones de la empresa y agrega: “Fue un error involucrarse en trucos sucios denunciados para detener la sindicalización, ya que creó una relación de confrontación con la fuerza laboral que probablemente dañará a Starbucks durante años para venir.”

Independientemente del nivel de acuerdo de nuestros panelistas sobre lo eficaz de esta estrategia particular para frenar la sindicalización y atraer a los trabajadores en un período de contratación difícil, el último movimiento de Starbucks puede dejar a muchos empleados y clientes con un regusto amargo.


ACERCA DEL AUTOR

Cada mes, el Foro de estrategia SMR del MIT plantea una sola pregunta a nuestro panel de expertos en los campos de los negocios, la economía y la administración. Se pide a los panelistas que estén de acuerdo o en desacuerdo con una predicción y proporcionen una breve explicación de su respuesta.

Esta página permite a los lectores interactuar con los resultados de cada encuesta. Puede ver la proporción de panelistas que están de acuerdo o en desacuerdo con cada predicción, qué tan seguros se sienten acerca de sus respuestas y el pensamiento detrás de sus respuestas. Para explorar los procesos de pensamiento de los panelistas individuales sobre cada pregunta, haga clic en su página de historial de votaciones. Los lectores también pueden enviar sus propias sugerencias para temas futuros a smr-strategy@mit.edu.

MODERADORES DEL FORO

Raffaella Sadun (@raffasadun) es profesora de administración de empresas en la Unidad de Estrategia de la Escuela de Negocios de Harvard. La investigación del profesor Sadun se centra en la economía de la productividad, la gestión y el cambio organizacional.

Timothy Simcoe es profesor asociado de estrategia e innovación en la Escuela de Negocios Questrom de la Universidad de Boston.

Annamaria Conti es profesora asociada de estrategia en la Facultad de Negocios y Economía de la Universidad de Lausana y es coeditora del Journal of Economics & Management Strategy.

Únete a nuestra comunidad en LinkedIn

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News