Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Continúa leyendo:
Anatomía de la resiliencia
Comparte
Compartir

Por qué las organizaciones necesitan fomentar el liderazgo de los jóvenes y cómo hacerlo

MIT Sloan 15 Jul 2022
Por qué las organizaciones necesitan fomentar el liderazgo de los jóvenes y cómo hacerlo

A medida que la edad promedio de las poblaciones de los países disminuye y la sociedad depende cada vez más de las herramientas y dispositivos digitales, se necesita un equipo de liderazgo mucho más joven.


Una organización es una abstracción. Vive en la imaginación de sus stakeholders. Algunos expertos dicen que el propósito y las estrategias de la organización le dan vida; otros afirman que cobra vida en sus valores. Sin embargo, ambas perspectivas son sobre el futuro, un conjunto de “deberes” que la organización y su comunidad aspiran a realizar.

¿Hay algún núcleo de realidad, entonces, en la abstracción? ¿Qué está vivo en el momento? Las conversaciones y las acciones parecen ser la respuesta obvia. Eso es lo que podemos ver en los comportamientos de las personas en cada organización. 

Los jóvenes transformarán el nuevo entorno laboral

Pero lo que da vida a estos comportamientos son las miles de decisiones diarias que toma su gente. En el corazón de una organización se encuentran las decisiones estratégicas, las decisiones sobre las personas, las decisiones operativas y las decisiones financieras. 

Las elecciones que hacen las personas se manifiestan en resoluciones para actuar de una forma u otra, para priorizar una meta o clasificar un valor por encima de otro. Son las decisiones diarias que toman forma a una organización y dan vida a su propósito y cultura.

¿Quiénes son los que toman las decisiones?

Las decisiones se toman en todos los niveles, pero la forma en que se estructuran la mayoría de las organizaciones significa que las decisiones más importantes generalmente se toman en la parte superior de la pirámide. 

Pero, ¿quién compone el equipo de liderazgo senior? Un estudio de 2021 de 1000 organizaciones estadounidenses realizado por Korn Ferry sugiere que la edad promedio de un CEO en todos los sectores es de 59 años y la del equipo de liderazgo superior es de 56. Ni siquiera comencemos con los directorios de las organizaciones.

El millennial es un cuarto de siglo demasiado cortoEn India y APAC también, la edad promedio de un CEO en todos los sectores es de 56 años . India se convirtió en el país más joven del mundo con una edad promedio de 27 años en 2019

Ocho libros de negocios para aumentar tus habilidades de liderazgo

Además, la cultura jerárquica y patriarcal hace caso omiso incluso de la mínima muestra de jóvenes que logran llegar a las sagradas salas de juntas; para decirlo claramente, tienen que gritar para ser escuchados. Las decisiones se les arrebatan a los jóvenes de manera rutinaria también en otros espacios. 

Los adultos todavía tienen una influencia significativa incluso en las decisiones personales de una persona joven, como las opciones de carrera y educación, el matrimonio e incluso por quién votar.

¿Qué aporta el liderazgo juvenil contemporáneo a la mesa?

Durante milenios, la juventud se ha equiparado con la energía. La idea del bono demográfico en los últimos tiempos es un ejemplo de este pensamiento. 

A medida que cae la edad promedio de un país, la tasa de dependencia (personas que trabajan y no trabajan) disminuye y, a medida que más y más jóvenes se convierten en trabajadores productivos y consumidores, un nuevo capítulo glorioso en la historia de crecimiento de un país puede, en teoría, ser escrito.

Sin embargo, para realmente cosechar los dividendos, la juventud debe ser vista desde una perspectiva diferente, para el liderazgo. Aparte de la abundancia de energía, la juventud también puede brindar nuevas perspectivas, irreverencia por el statu quo y una mente disruptiva, creativa e innovadora que está dispuesta a probar experimentos que pueden fallar sin preocuparse por la reputación.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado 

La relación de los jóvenes con la tecnología es fundamental. Operar en una sociedad que depende en gran medida de herramientas y dispositivos digitales exige un equipo de liderazgo mucho más joven.

Una razón aún más convincente para dar a los jóvenes más poder en las organizaciones se destaca en esta cita de Mark Zuckerberg: “Los jóvenes son simplemente más inteligentes”. 

Los cambios tectónicos en la forma en que se accede y procesa la información desde la llegada del teléfono inteligente han cambiado significativamente la perspectiva de los jóvenes. 

Están más informados, conscientes y comprometidos que nunca. Tienen el conocimiento, pero ¿tienen la sabiduría para tomar decisiones importantes?

¿Cómo podemos desarrollar el potencial de liderazgo?

A pesar del enorme aumento en el potencial de toma de decisiones de los jóvenes en los últimos años, las organizaciones no tienen prisa por promoverlos a los principales puestos de liderazgo, pero no tenemos otra opción. 

Hay 2,000 millones de millennials en todo el mundo y, desde el año pasado, había entre 5 y 11 millones de millennials en funciones de gestión, negocios o operaciones financieras en Estados Unidos, que ya están incursionando en funciones de alta dirección. 

Con 10,000 baby boomers jubilándose todos los días en Estados Unidos, se abrirá una enorme brecha en el desarrollo del liderazgo. De hecho, una encuesta reciente también afirma que el 63 % de los millennials creen que carecen del desarrollo de liderazgo que necesitan para tener éxito.

Usa tu lado femenino como solución contra el liderazgo tóxico

El Desarrollo de Liderazgo en el mundo millennial no significa talleres y aulas de escuelas de gestión. Para ellos, la información es fácil; lo que les falta es experiencia, especialmente experiencia en situaciones que no han enfrentado antes. 

Experiencias que pueden llevarlos al corazón de lo que es una organización: toma de decisiones rápida y cotidiana. Estas decisiones deben protegerse para que puedan convertirse en experiencias de las que aprender en lugar de errores que causen fallas colosales que puedan dañar la moral para siempre.

Para lograr esto, los supervisores tendrán que pasar de ser meros proveedores de información y retroalimentación a facilitadores de experiencias, navegantes del desarrollo del liderazgo y compañeros que validen y desafíen al joven. 

En lugar de cosechar los dividendos de la energía juvenil, debemos sembrar la semilla de la agencia y el liderazgo en nuestra juventud para crear una fuerza multiplicadora para el cambio en ambas organizaciones y en un mundo que clama por una renovación social y psicológica.

SOBRE EL AUTOR

Arjun Shekhar es co-fundador de Pravah y ComMutiny – The Youth Collective.

Nota de la editora: Este artículo forma parte del Foro Económico Mundial (WEF) y se publica de acuerdo con la licencia pública internacional y sus términos de uso.

Suscríbete a nuestro newsletter en LinkedIn

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News