Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

El auge de datos está aquí, simplemente no está distribuido uniformemente

Viktor Mayer-Schönberger, Thomas Ramge 15 Feb 2022
El auge de datos está aquí, simplemente no está distribuido uniformemente

Las principales plataformas digitales controlan el acceso a una parte cada vez mayor de los datos del mundo. He aquí por qué necesitamos políticas que nivelen el campo de juego.


Joseph Schumpeter estaba profundamente preocupado por la innovación. El renombrado economista, que acuñó el término destrucción creativa, defendió el espíritu empresarial como motor del crecimiento económico, pero temía que los pequeños actores carecieran del recurso clave necesario para implementar sus ideas pioneras: el capital. Afortunadamente, resultó estar equivocado. Desde la década de 1950, un próspero ecosistema de inversionistas ángeles y capitalistas de riesgo ha proporcionado suficiente dinero a las nuevas empresas para que sus ideas cambien el mundo.

Pero la era de los datos ha revivido la preocupación de Schumpeter de que los innovadores no puedan acceder a los recursos que necesitan. A medida que Big Tech se vuelve cada vez más poderosa gracias a la gran cantidad de datos que las principales plataformas han recopilado, y la innovación se basa cada vez más en los datos, los empresarios y las empresas pueden tener dificultades para aprovechar nuevas oportunidades. Mantener el motor de la innovación en marcha requerirá acceso no solo al capital sino también a los datos.

Para muchos innovadores que explotan las tecnologías digitales, especialmente la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, las grandes ideas deben combinarse con datos relevantes para crear un producto viable. Sin montañas de datos de entrenamiento adecuados, los vehículos autónomos seguros y confiables seguirán siendo un sueño imposible. Lo mismo ocurre con los diagnósticos médicos basados ​​en IA o los sistemas de mantenimiento predictivo. Requerimos grandes volúmenes de datos para desarrollar el reconocimiento de voz e imagen, así como para casos de uso como la detección de fraudes, la recomendación de productos y el plegamiento de proteínas. El hecho de que una idea brillante pueda hacer “una pequeña mella en el universo” (para citar a Steve Jobs) o al menos convertirse en un producto exitoso depende cada vez más del acceso a los datos.

Si bien las grandes ideas pueden surgir en cualquier lugar, el acceso a los datos no se distribuye de manera uniforme. Hoy en día, el colectivo al que nos referimos como Big Tech (Google/Alphabet, Amazon, Facebook/Meta, Apple y Microsoft) tiene una capacidad mucho mayor para recopilar datos que las empresas emergentes y los competidores más pequeños. Incluso las grandes corporaciones en otros sectores a menudo solo tienen una capacidad limitada para acceder a datos relevantes.

Al carecer de acceso a los datos, los pequeños posibles competidores solo pueden esperar ser comprados por Big Tech, que es precisamente la dinámica observada en Silicon Valley durante los últimos 15 años. Un análisis realizado por Mark Lemley y Andrew McCreary, de la Facultad de Derecho de Stanford, mostró que a principios de siglo, las nuevas empresas más exitosas de Silicon Valley optaron por una oferta pública inicial, mientras que en la década de 2010, la mayoría fueron compradas por titulares.

El acceso a los datos se está convirtiendo en una ventaja estratégica clave. Para muchas empresas, será el cuello de botella de recursos más importante al que se enfrentarán en los próximos años. Abordar el acceso a los datos a nivel de empresa es tan crucial como desafiante.

Pero hay mucho más en juego: la falta de acceso a los datos no solo conduce a mercados más concentrados; una concentración de datos en manos de unos pocos hace que sea más difícil para la sociedad enfrentar los desafíos sustanciales que enfrentamos. Necesitamos una respuesta política.

Hasta ahora, los debates sobre cómo regular Big Tech han examinado la concentración del mercado y el poder de monopolio. Los remedios incluyen dividir las grandes empresas de plataformas (como sugiere el asesor de tecnología y competencia de la Casa Blanca, Tim Wu) y tratarlas como empresas de transporte público (como ha argumentado la presidenta de la Comisión Federal de Comercio, Lina Khan). Estas duras medidas se basan en casos anteriores de tratar con poderosos monopolios, como Standard Oil y AT&T. Pero no encajan bien con lo que enfrentamos hoy.

Tales remedios antimonopolio tradicionales no abordan la fuente del poder competitivo de Big Tech. A diferencia de Microsoft durante la guerra de los navegadores hace un cuarto de siglo, en la mayoría de los casos los gigantes de la plataforma no son dominantes porque vinculan ilegalmente múltiples servicios. Tienen éxito porque su acceso exclusivo a enormes cantidades de datos valiosos se traduce en una ventaja competitiva.

Dividirlos eliminaría miles de millones de dólares en valor y no ayudaría a las empresas emergentes más pequeñas y a los competidores a obtener acceso a los recursos que necesitan. Y como ilustra el caso de AT&T, romper los monopolios sin abordar la dinámica de concentración subyacente significa que el problema volverá a surgir.

Designar a las grandes empresas tecnológicas como transportistas comunes y convertirlas en servicios públicos de facto tampoco facilita la innovación. Puede obligar a los grandes proveedores de plataformas a aceptar cualquier cliente e incluso prescribir las tarifas que pueden cobrar. Pero deja a las empresas dominantes con el control exclusivo de sus tesoros de datos al tiempo que limita la capacidad de otros para ser innovadores. Peor aún, tratarlos como transportistas comunes consolida su poderosa posición en el mercado y les da pocos incentivos para promover la innovación.

Un enfoque mucho mejor es garantizar que muchos jugadores puedan innovar, otorgándoles acceso a los datos de las empresas de la plataforma. A diferencia de un impuesto, un mandato de acceso a datos no expropia la propiedad. Las grandes empresas tecnológicas pueden seguir utilizando los datos que tienen. Pero asegura que otros tengan acceso a los datos para transformar sus ideas en nuevos productos y servicios innovadores. Esto es económicamente eficiente porque ninguna empresa puede extraer todo el valor de los datos que tiene: otros tendrán ideas diferentes sobre cómo usar los datos para crear valor adicional.

El acceso a grandes cantidades de datos ayuda de manera desproporcionada a los competidores más pequeños. Pero a diferencia de un régimen de transporte común, no les redistribuye fondos prescribiendo qué tarifas pueden cobrar las plataformas; los incentiva a innovar, precisamente lo que se necesita, desde una perspectiva macroeconómica.

Por supuesto, un mandato de acceso a datos no cubriría los secretos comerciales. No obligaría a Big Tech a compartir los resultados del análisis de datos, solo los datos “sin procesar” que recopilaron esas empresas. Y no se extendería a la información personal que está sujeta a regulaciones de privacidad; tales datos serían despersonalizados primero.

Numerosos estudios han encontrado que en América del Norte y Europa, la mayoría de los datos recopilados nunca se utilizan. Esto sugiere que no necesitamos incentivos para recopilar datos, sino para utilizar más de ellos. Y debido a que un mandato de acceso a datos no le quita ningún dato a Big Tech, las compañías de plataformas aún tienen un incentivo para recopilar datos, incluso si deben compartirlos con otros.

Los legisladores de todo el mundo, pero especialmente los de Europa, están trabajando en tales mandatos de acceso a datos. Los socialdemócratas gobernantes de Alemania tienen un enfoque integral en el manifiesto de su partido, imaginando una economía en la que los datos son abundantes y de fácil acceso para todas las empresas. Su mandato cubriría no solo las plataformas en línea dominantes, sino todas las empresas por encima de un cierto umbral de tamaño y que posean una cierta cantidad de datos. El mandato también sería progresivo en el sentido de que las empresas más grandes tendrían que proporcionar acceso a una mayor parte de sus datos. También se están considerando versiones de mandatos de acceso específicas para el sector y con un enfoque más limitado en el Reino Unido (para plataformas gigantes), Francia (para transporte público y seguros) y los Países Bajos.

A nivel de la Unión Europea, un conjunto de medidas propuestas incluye mandatos de acceso a datos en situaciones (mercados altamente concentrados, como plataformas de comercio electrónico) y sectores específicos. La Comisión Europea también está trabajando en un marco legislativo integral para facilitar el intercambio de datos a través de la creación de lo que llama espacios de datos europeos. Si bien es demasiado pronto para predecir qué medidas se promulgarán, está claro que un mejor acceso a los datos está en el punto de mira de los formuladores de políticas.

Los mandatos de acceso no son exclusivos de Europa, ni son nuevos o sin precedentes. Hace casi 70 años, el gobierno de EE. UU. obligó a Bell Labs a dar acceso a sus competidores y nuevas empresas a sus tecnologías patentadas, incluidas las de semiconductores. Fue la semilla intelectual que permitió el increíble viaje de innovación de Silicon Valley. Y hace más de una década, el Departamento de Justicia de EE. UU. obligó a Google a abrir el acceso a los datos cuando adquirió el gigante de la oficina de viajes ITA Software.

El acceso a los datos es el antídoto a la pesadilla de Schumpeter de un mundo privado de innovación a través de la concentración de recursos en manos de una poderosa minoría. Mejora la competencia, permite grandes ideas y garantiza un progreso económico y social sostenible. Obligarlo generará un dividendo de datos sin precedentes.

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
Síguenos en Google News MIT Google News