Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Tiempos de guerra…y reconfiguraciones

Ivette Estrada 07 Jul 2022
Tiempos de guerra…y reconfiguraciones

El mundo como lo conocíamos dejó de existir y ahora habrá que reconfigurar la gestión y políticas corporativas en diversos sectores e industrias. Estas son las ocho principales disrupciones que nos obligarán a reinventar las interacciones, instituciones y transacciones.


Las grandes disrupciones impactan la manera en la que percibimos el mundo, trabajamos y vivimos. Si el COVID-19 representó un parteaguas que dio paso a la digitalización, agilidad y omnicanalidad, la actual invasión de Rusia a Ucrania ya exhibe significativas rupturas sociales, económicas y políticas. El mundo como lo conocíamos dejó de existir y ahora habrá que reconfigurar la gestión y políticas corporativas en diversos sectores e industrias.

En la medida que logremos identificarlas es más probable generar una planificación para cada evento de disrupción y paliar la incertidumbre que conlleva.

Estas son las ocho principales disrupciones que nos obligarán a reinventar las interacciones, instituciones y transacciones.

Invasión rusa, el próximo golpe a la industria de semiconductores

1. Repunte de la migración mundial

La guerra desplazó a la mayoría de los refugiados en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Hasta la fecha, 5.6 millones de refugiados huyeron de Ucrania, y otros 7,7 millones abandonaron sus hogares y buscaron refugio en otras partes del país. La invasión rusa a Ucrania desplazó a casi el 30% de los ucranianos de sus hogares y representa la segunda crisis humanitaria más grande desde la década de 1960.

Polonia acogió a la mayoría de los refugiados, unos tres millones. Eso equivale a un aumento del 8% en la población del país en el transcurso de dos meses, y es 45 veces la afluencia anual típica de migrantes.

El gran reto es integrar a los recién llegados en el mercado laboral y la sociedad del país. Y la movilidad de personas implica también el traslado de historias, cultura, estética, tradiciones y credos. Las empresas deberán adoptar políticas de mayor apertura a la inclusión mientras industrias de la comunicación y entretenimiento tendrán el desafío de multiplicar sus ofertas de contenido.

Síguenos en LinkedIn para mantenerte informado

2. Más inflación y vulnerabilidad

La guerra disparó los precios de lo esencial. Lo que ahora está en riesgo es comida, calor y refugio. Los efectos son universales, pero serán sentidos más agudamente por los más pobres, que ya luchan por cubrir el costo de las necesidades de la vida.

Los precios más altos están en los alimentos y la energía.

Las presiones se extienden mucho más allá de Europa. La Oficina de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura estima que podría aumentar hasta en 45% en 2022. Entre otros efectos de guerra se prevé una desaceleración en el comercio mundial, depreciación de la moneda y desafíos para mantener sus cargas de deuda.

Las industrias enfrentan ahora el desafío de volver a las ofertas de valores y bienes básicos mientras se percibe una significativa reducción en marcas premium y objetos suntuarios. El retail del mundo verá incrementar las ventas de marcas blancas o propias y ascenderán las ventas a granel.

3. Inseguridad alimentaria

La guerra en Ucrania interrumpió el sistema mundial de producción de alimentos. Los dos países producen aproximadamente un tercio de las exportaciones mundiales de amoníaco y potasio, ingredientes esenciales en los fertilizantes. Y Rusia y Ucrania representan, al mismo tiempo, el granero de gran parte del mundo con alrededor del 30% de las exportaciones mundiales de trigo y cebada, el 65 % del aceite de semilla de girasol y el 15% del maíz, por ejemplos.

Poco después de la invasión, los precios de los fertilizantes y varios productos alimenticios aumentaron entre 20 y 50%. Se prevé la adopción de dietas más limitadas a nivel mundial, pero también a la adopción de productos locales y reducción de las cadenas de suministro.

4. Se intensifica la carrera por materiales, equipos y productos básicos críticos

Aumentan los precios de docenas de productos básicos que Rusia y Ucrania exportan, como carbón, acero, níquel cuya participación combinada de mercado oscilan entre el 10 y el 50%.  Los costos de los insumos automotrices, por ejemplo, podrían aumentar entre 15 y 25%.

Son previsibles los aumentos de autopartes y refacciones mientras los autos nuevos son una industria que se contraerá sensiblemente. Esto es un pronóstico que impactará diversas maquinarias. Se optará por reparaciones en lugar de optar por equipos nuevos.

La Inteligencia Artificial como arma de guerra

5. Nueva era de gestión de la cadena de suministro

La guerra en Ucrania y las sanciones posteriores dan a los líderes aún más razones para examinar sus capacidades de abastecimiento. Encontrar nuevas fuentes de materias primas será particularmente difícil para las industrias cuyos suministros están actualmente concentrados.

Por lo tanto, las cadenas de suministro se están reconfigurando una vez más, como parte de un largo viaje hacia la resiliencia.

6. Separación de los estándares tecnológicos globales

Incluso antes de la guerra, varios países limitaron su contenido a lo que los residentes pueden ver y hacer. La invasión de Ucrania impulsó estas divisiones más ampliamente. Los nuevos límites de Occidente a las finanzas y algunas tecnologías, y una salida generalizada de Rusia por parte de muchas de las principales empresas occidentales, significan que Rusia fue excluida de una parte significativa de la cadena de valor global de alta tecnología.

Alrededor del 80% de las empresas tecnológicas occidentales salieron de Rusia o  redujeron significativamente su participación. Mientras tanto, más del 60% de las grandes empresas de tecnología de otras partes del mundo mantienen el rumbo.

De las 281 compañías Fortune 500 que estaban presentes en Rusia antes de la guerra, cerca del 70 % han reducido o abandonado sus operaciones rusas desde el comienzo de la guerra.

Testificamos así la geolocalización tecnológica o customización por regiones y países.

7. Los efectos del sistema financiero son impredecibles

El impacto directo de la guerra en el sistema financiero parece limitado. Los mercados resistieron el shock inicial, aunque con algunas pérdidas. Los bancos europeos pueden estar entre los más expuestos, con alrededor de 75 mil millones de activos en riesgo en Rusia, lo que equivale a alrededor del 6 al 7% de su capitalización de mercado previa a la invasión. Sin embargo, las instituciones financieras a nivel mundial están fuertemente capitalizadas y fundamentalmente preparadas para absorber pérdidas.

Sin embargo, la guerra agrava los riesgos del sistema financiero, como la recesión impulsada por la inflación, ampliación del endeudamiento de los países de mercados emergentes,  el desinfle de la burbuja inmobiliaria en China, estancamiento en el sistema de pagos y aumento del riesgo de impago en el crédito. Todos representan amenazas a los precios de los activos, a las que los bancos y otros participantes en el sistema financiero están expuestos de diversas maneras.

El primero de estos riesgos es una recesión provocada por la inflación. Con la recesión vienen las pérdidas crediticias. Esa es una mala noticia para los bancos, pero el lado positivo es que a medida que las tasas suben, los márgenes de préstamo probablemente se expandirán y mejorarán los ingresos netos por intereses.

Asimismo, la guerra aumenta la volatilidad económica, aunque no tanto como en marzo de 2020, al inicio de la pandemia de COVID-19. Las empresas deben pensar en los diversos aspectos del riesgo geopolítico y sus posibles efectos en las operaciones de financiación, organización, tecnología,  reputación y el modelo de negocio en sí y desarrollar la resiliencia en todas estas dimensiones.

8. El ciberespacio es un escenario de conflicto

Los ciberataques interrumpen continuamente a las sociedades a nivel mundial al dirigirse a la infraestructura crítica. En promedio, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales registra diez ciberataques significativos cada mes.

Algunos ataques pueden tener efectos indirectos mucho más allá de sus objetivos originales, a medida que el malware se propaga. Las empresas y los gobiernos se mantienen atentos a su exposición a los ciberataques, en particular a los ataques de ransomware.

En sí, el entorno bélico induce a escenarios no imaginados y altamente convulsos. No es posible minimizar los efectos que conllevan a la gestión empresarial y a la vida en todo el planeta. Empero, todos, pero especialmente el sector empresarial, deben diseñar nuevas estrategias para lidiar con estos entornos preocupantes. El reto de resiliencia aparece en el escenario global cada vez más imperativo y urgente.


Contacto

LinkedIn: Ivette Estrada

Síguenos en Google Noticias para mantenerte informado

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News