Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Trabajar 4 días: pros y contras para el mundo laboral

Ben Laker 19 May 2022
Trabajar 4 días: pros y contras para el mundo laboral

Los cambios que las personas experimentaron por la pandemia se extendieron en todos los ámbitos, sobre todo en la oficina. Primero vino el trabajo a distancia y ahora varias organizaciones han dado paso a laborar solo 4 días a la semana. Esto suena muy bien, pero ¿qué implicaciones tiene esta nueva forma de trabajar?


La pandemia de COVID-19 ha afectado profundamente la vida laboral de las personas, más recientemente promoviendo un cambio hacia arreglos de trabajo flexibles y haciendo que ideas como una semana laboral de cuatro días sean algo común. 

Bajo estos horarios modificados, los empleados generalmente trabajan cuatro días y tienen un fin de semana de tres días, es fundamental saber que el cambio de horario no afecta el pago de los colaboradores de ninguna forma. 

Los defensores de esta modalidad laboral han sugerido durante mucho tiempo que hacer que los empleados trabajen cuatro días en lugar de cinco aumenta la productividad, y la evidencia es, de hecho, abrumadoramente positiva. 

Cómo proteger de la soledad y el aislamiento a tus colaboradores híbridos

El año pasado en Islandia, los investigadores descubrieron que una semana laboral de cuatro días sin recortes salariales mejoraba el bienestar y la productividad de los trabajadores

Cuando se celebraron las elecciones parlamentarias en Escocia el año pasado, la campaña de la primera ministra Nicola Sturgeon incluyó la promesa de 10 millones de libras para que las empresas pusieran a prueba una semana de cuatro días, un experimento que actualmente está en marcha

En Irlanda también se probará una semana laboral de cuatro días durante seis meses este año.

Finalmente, en España se lanzó un experimento de semana laboral de 32 horas durante tres años como parte de la recuperación económica del país de COVID-19.

Las empresas de todo el mundo están cada vez más interesadas en los beneficios de dar a los empleados un día libre adicional, alentadas por la prueba de Microsoft de agosto de 2019 de una semana laboral de cuatro días en Japón, que resultó en un aumento del 40% en la productividad. 

Desde entonces, muchas otras organizaciones han seguido su ejemplo. 

La rama británica de la compañía de cámaras Canon es una de las últimas en probar una semana laboral de cuatro días sin recortes salariales. 

En los Estados Unidos, Kickstarter y Bolt se encuentran entre las muchas empresas que experimentan con semanas de cuatro días, al igual que Unilever, que anunció en noviembre pasado que pondría a prueba un programa de este tipo en Nueva Zelanda.

Una semana más corta también podría dar lugar a una avalancha de solicitudes de empleo, como descubrió Atom Bank; casi inmediatamente después de anunciar una semana de cuatro días para sus 430 empleados, la empresa vio un aumento del 500 % en las solicitudes de empleo. 

Los empleados del banco ahora trabajarán 34 horas durante cuatro días (frente a las 37,5 horas del pasado), tomando el lunes o el viernes libres.

Suscríbete a nuestro newsletter en LinkedIn

¿Qué significa esto para el mundo laboral del futuro?

Según una nueva investigación de Henley Business School, más de dos tercios de las empresas creen que ofrecer una semana de cuatro días será esencial para el éxito empresarial futuro. 

Tras la publicación de su libro blanco de 2019 titulado “¿Cuatro mejores o cuatro peores?”, que exploró las actitudes hacia el trabajo flexible y la semana laboral de cuatro días, los investigadores volvieron a abordar el tema en noviembre de 2021, con encuestas cuantitativas a más de 2000 empleados y 500 líderes. 

En el Reino Unido sus hallazgos concluyeron que la semana de cuatro días afecta positivamente al bienestar: el 78% de los empleadores dijeron que sus empleados se sienten menos estresados en el trabajo, un aumento del 5% desde 2019.

Curiosamente, la pandemia cambió la opinión de muchas personas sobre los beneficios más significativos de una semana laboral más corta. 

Una clara mayoría (70%) estuvo de acuerdo en que una semana laboral más corta mejoraría su calidad de vida en general, y más de dos tercios pensaron que su salud mental mejoraría con una mayor flexibilidad laboral. 

El 69% de los empleados cree que su vida familiar mejoraría con menos días de trabajo. 

Cuando se les preguntó cómo pasarían su día libre adicional, reunirse con la familia fue la actividad más popular en todas las generaciones, obteniendo un 66%

¿Quieres hacer felices a tus colaboradores? Sé justo con ellos

Las semanas laborales más cortas también podrían afectar positivamente al comercio minorista, ya que el 54 % de las personas dijeron que usarían el día adicional para ir de compras. 

Las organizaciones benéficas también podrían beneficiarse, dado que una cuarta parte de los encuestados dijo que usaría el tiempo para ser voluntario.

De las empresas que ya implementan una semana laboral de cuatro días, el 68% dijo que los arreglos laborales flexibles los están ayudando a atraer el talento adecuado al demostrar un enfoque de trabajo futurista, así como una mayor autonomía derivada de las reuniones

Estas empresas también reconocen que sus empleados potenciales esperan que sea normal para la organización que ellos tengan más de un trabajo y se desarrollen en más de un cargo, por ejemplo: redactor/ traductor, en lugar de tener sólo una labor. 

De hecho, en la encuesta de Henley del 2021, el 37% de los empleados indicó que una carrera en la que tuvieran varios trabajos o empleadores (también conocido como trabajo temporal) sería una “forma deseable de vivir”, frente al 30 % en 2019.

A raíz de la “gran renuncia” (Great Resignation), las organizaciones deberán adoptar la semana de cuatro días para retener al personal y atraer nuevos talentos. 

La pandemia ha alterado permanentemente la forma en que los empleadores y los empleados abordan sus arreglos laborales, por lo que los llamados a una semana laboral de cuatro días se irán incrementando.


ACERCA DEL AUTOR

Ben Laker (@drbenlaker) es profesor de liderazgo en la Escuela de Negocios Henley de la Universidad de Reading y coautor de Demasiado orgulloso de liderar: cómo la arrogancia puede destruir el liderazgo efectivo y qué hacer al respecto (Bloomsbury, 2021).

Síguenos en LinkedIn para mantenerte informado

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
Síguenos en Google News MIT Google News