Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

¿Tu empresa necesita una estrategia de derechos humanos?

N. Craig Smith, Markus Scholz, Jane Williams 14 Dic 2021
¿Tu empresa necesita una estrategia de derechos humanos?

Las empresas deben estar preparadas para cumplir con sus obligaciones morales y comerciales cuando las operaciones se enfrentan a abusos laborales o algo peor.


El compromiso del gigante de la moda sueco H&M de “operar con respeto a los derechos humanos en toda la cadena de valor” le costó a la compañía $ 74 millones y la ira de su tercer mercado más grande y de más rápido crecimiento.

A fines de 2020, H&M, junto con otras marcas de moda conocidas, anunció públicamente que ya no se abastecía de algodón de la región china de Xinjiang debido a las preocupaciones sobre el uso del trabajo forzoso entre la población minoritaria uigur del país. Cuando un sitio web destacó el anuncio en marzo de 2021, la reacción de los consumidores chinos fue feroz. Las marcas de la compañía desaparecieron de los sitios de comercio electrónico chinos, los propietarios en partes de China obligaron a cerrar muchas de las tiendas de la marca y los funcionarios de aduanas chinos emitieron una advertencia alegando que los vestidos de algodón de H&M contenían “tintes o sustancias nocivas” que podrían poner en peligro la salud de un niño. . 1 Cuando se anunciaron los resultados trimestrales de la empresa en julio, no fue de extrañar que las ventas hubieran caído un 23% de marzo a mayo. 2En ese momento, la directora ejecutiva Helena Helmersson dijo que la situación seguía siendo “compleja” y expresó el compromiso de H&M de recuperar la confianza de sus clientes y socios en China. 3

H&M se vio muy afectada por la reacción china. Sin embargo, dado que los clientes, empleados y activistas prestan mayor atención a los derechos humanos, las empresas que hacen la vista gorda ante las violaciones que ocurren en su esfera de operaciones enfrentan el riesgo de ser expuestas como cómplices moral y vulnerables a acciones legales y daños a la reputación. . Por eso es fundamental que las empresas cuenten con una estrategia de derechos humanos y consideren de manera proactiva cuándo y cómo tomar las medidas necesarias para cumplir con sus obligaciones morales; cumplir con las expectativas de los accionistas, clientes y empleados; y mantener satisfechos a otros interesados.

Basándonos en nuestra investigación sobre ética empresarial y sostenibilidad, incluidas discusiones con gerentes y grupos de derechos humanos, y un examen detenido de cómo las empresas han abordado estos problemas en el pasado, hemos creado un marco para ayudar a las empresas a desarrollar una estrategia empresarial y de derechos humanos. que sea aplicable a sus situaciones. El marco que proporcionamos ofrece herramientas para ayudar a las empresas a evaluar sus vulnerabilidades e identificar enfoques y tácticas que las ayudarán a cumplir con sus responsabilidades sociales y comerciales.

Tres categorías de violaciones de derechos humanos

En nuestra investigación, observamos tres áreas amplias donde surgen problemas de derechos humanos en relación con los negocios y que las empresas deben considerar al desarrollar una estrategia comercial y de derechos humanos.

1. Abuso en la forma en que se fabrican y prestan los productos o servicios de una empresa.Esto incluye el abuso por parte de proveedores o contratistas o dentro de las propias operaciones de una empresa. La gestión de los riesgos de derechos humanos en la cadena de suministro se está volviendo cada vez más complicada a medida que cambian los entornos geopolíticos, las cadenas de suministro se vuelven más complejas y los defensores de los derechos humanos aprovechan los medios digitales para resaltar los abusos que ocurren ante nuestras narices en áreas que antes no se habían visto. A veces, un trabajo (recolectar tomates, hacer ropa o trabajar en un sitio de construcción) puede parecer normal. Lo que tal vez no se vea es la forma en que se controla a las personas mediante la intimidación, las deudas ineludibles, la retirada de pasaportes o las amenazas de deportación. Una investigación de 2019 en el Reino Unido reveló una red de esclavos que involucraba a más de 400 trabajadores polacos víctimas de trata que estaban detenidos en condiciones espantosas.4

Como era de esperar, las empresas desconocían las condiciones a las que estaban sometidos los trabajadores de sus proveedores. De hecho, la mayoría de las empresas en la actualidad anuncian políticas para eliminar el trabajo forzoso en sus cadenas de valor. Sin embargo, la prevalencia de la esclavitud moderna en las cadenas de suministro globales se ha arraigado tanto que la mayoría de las empresas multinacionales se benefician de ella en algún lugar, a menudo muy lejos de la cadena, donde tienen poca visibilidad o influencia. 5

2. Abuso en la forma en que se utilizan los productos o servicios de una empresa. Si bien es posible que las empresas no creen a sabiendas productos que violen los derechos humanos, podrían convertirse en cómplices cuando los clientes emplean sus productos o servicios para hacerlo, si no son cómplices legales, al menos culpables ante el tribunal de la opinión pública. Caterpillar, un antiguo proveedor de maquinaria pesada para el ejército israelí, encontró en peligro su reputación cuando surgieron pruebas de que su equipo se estaba utilizando para demoler casas y huertos palestinos. 6Las manifestaciones contra la empresa cobraron impulso después de que una excavadora Caterpillar impulsada por el ejército aplastara y matara a la activista por la paz estadounidense Rachel Corrie. Más recientemente, la investigación de Amnistía Internacional llegó a los titulares con las conclusiones de que los sistemas de vigilancia digital fabricados por empresas europeas se vendían a agencias de seguridad chinas y se utilizaban para implementar un programa de vigilancia masiva contra grupos minoritarios. 7

3. Abuso por parte de los regímenes donde opera la empresa.Es difícil identificar un país donde no se cometan abusos de los derechos humanos de un tipo u otro, ya sea en forma de trabajo forzoso; supresión de la libertad de expresión; discriminación racial, cultural o de género; o encarcelamiento ilegal. El tema tiene matices y los países difieren en sus puntos de vista sobre lo que constituyen los derechos humanos básicos. Recientemente, Rusia ha sido acusada de utilizar un agente nervioso de grado militar para envenenar al líder de la oposición y activista anticorrupción Alexander Navalny. En 2017, Estados Unidos fue amonestado por Amnistía Internacional por la entrega, tortura y detención indefinida de prisioneros en la bahía de Guantánamo sin juicio tras los ataques del 11 de septiembre. Mientras tanto, la detención obligatoria de Australia y el procesamiento en el extranjero de los solicitantes de asilo han sido duramente criticados.8

Las empresas pueden beneficiarse de trabajar en estrecha colaboración con los gobiernos, pero cuando un régimen viola los derechos humanos, pueden verse envueltas en el escándalo. La consultora internacional McKinsey & Co. se encontró en esa posición con respecto a su contrato para ayudar en la transformación organizacional de la agencia de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU. Los informes de los medios sugirieron que la consultora había sido redirigida para ayudar en la represión de la inmigración ilegal por parte del expresidente Donald Trump y era responsable de las recomendaciones para ahorrar dinero que incluían recortes en los fondos para alimentos, atención médica y la supervisión de los detenidos. 9El socio gerente global de McKinsey, Kevin Sneader, insistió en que la compañía, “bajo ninguna circunstancia, participaría en un trabajo … que promueva o asista políticas que estén en desacuerdo con nuestros valores”. Sin embargo, el incidente dio peso a los comentaristas que han acusado a la empresa de fomentar relaciones cordiales con varios regímenes donde se denuncian periódicamente violaciones de los derechos humanos. 10

Obligaciones morales y legales para abordar los derechos humanos

Históricamente, la responsabilidad de proteger los derechos humanos ha recaído principalmente en los gobiernos, pero hay situaciones en las que los gobiernos no pueden o no quieren hacerlo. En este entorno, las empresas pueden asumir la responsabilidad de participar como ciudadanos corporativos con una influencia a menudo significativa. Hay cuatro razones por las que una empresa debe considerar los derechos humanos una prioridad y por qué puede ser importante actuar:

1. Razones morales. Las empresas deben aceptar que ya no pueden ser espectadores corporativos; hay deberes morales que requieren acción. La inacción podría percibirse como una complicidad silenciosa. 11

2. Consideraciones legales. Muchos países han promulgado leyes que requieren que las organizaciones actúen de manera que protejan y promuevan los derechos humanos.

3. Cumplimiento de leyes blandas. Cuando los derechos humanos no están respaldados directamente por leyes, pueden entrar en juego otros estándares, como los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Este documento proporciona un conjunto de directrices basadas en el marco de la ONU “Proteger, respetar y remediar”. Los elementos clave del mismo han sido adoptados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, la Unión Europea, la Organización Internacional de Normalización (en ISO 26000) y la Corporación Financiera Internacional.

4. Reputación. Dado que las redes sociales, en particular, prestan atención a áreas que habían pasado desapercibidas en el pasado, las empresas son cada vez más vulnerables a ser acusadas de complicidad con abusos contra los derechos humanos.

¿Cuál es la exposición de su organización?

Los líderes empresariales que buscan formular un plan claro para manejar estos problemas difíciles deben comenzar por comprender mejor la obligación moral de actuar de sus organizaciones, así como su vulnerabilidad potencial. Con ese fin, hemos identificado algunos factores clave que impulsan las estrategias corporativas de derechos humanos y los hemos utilizado para crear una matriz de exposición. (Consulte “Exposición a cuestiones de derechos humanos”). Esta herramienta captura tanto la intensidad moral como la influencia potencial de una empresa en una situación específica. Saber dónde se encuentra una empresa en la matriz puede ayudar a enfocar la discusión gerencial y la toma de decisiones en términos de su respuesta.

¿Tu empresa necesita una estrategia de derechos humanos? 0

Intensidad moral

Descrita por primera vez en 1991 por Thomas M. Jones, la intensidad moral captura el grado en que las personas ven una situación como poco ética y exigente de acción. 12 La investigación empírica ha confirmado que cuando las circunstancias son de alta intensidad moral, es más probable que las personas tengan la intención de actuar de manera ética. 13 Según Jones, los siguientes factores influyen en la intensidad moral de un tema en particular:

  • La magnitud de las consecuencias. ¿Cuál es el alcance del daño que probablemente resulte? ¿Hay vidas en juego o la libertad de expresión, por ejemplo?
  • Consenso social. ¿Hasta qué punto las personas en la sociedad están de acuerdo sobre los derechos y errores morales de un tema? Las normas internacionalmente aceptadas establecidas en los Principios Rectores sobre Empresas y Derechos Humanos de la ONU y su Declaración Universal de Derechos Humanos a menudo se consideran fuentes clave de orientación (aunque debe tenerse en cuenta que no todos los países son signatarios de la declaración, y algunos afirman que tiene un sesgo occidental).
  • Probabilidad de efecto. ¿Qué posibilidades hay de que ocurra un daño?
  • Inmediatez temporal. ¿Qué tan urgente es el problema? ¿Se requiere una acción rápida para prevenir daños?
  • Proximidad. ¿Qué tan cerca está su organización del problema?
  • Concentración de efecto. ¿Cuál es la proporción de personas en una comunidad determinada afectadas por el problema?

Tomemos el ejemplo de las cadenas de supermercados, como Walmart, Carrefour y Tesco, que han sido criticadas por obtener camarones congelados de Tailandia, el tercer exportador de productos del mar más grande del mundo. 14 Una investigación realizada por Human Rights Watch encontró que el uso del trabajo forzoso en la industria pesquera tailandesa es “generalizado”. Se descubrió que los barcos estaban tripulados por hombres birmanos y camboyanos vendidos como esclavos y obligados a trabajar durante años en el mar sin ni siquiera ver la costa. 15

Usando nuestra herramienta, los gerentes de las cadenas de supermercados pudieron concluir que el nivel de intensidad moral era alto en base a cinco de los seis factores: (1) Hubo consecuencias severas del abuso, con evidencia de sufrimiento considerable; (2) existía un amplio consenso social que impulsaba la abolición del trabajo forzoso; (3) el abuso ya estaba ocurriendo y parecía probable que continuara; (4) la urgencia del asunto seguía siendo alta para los pescadores afectados; y, finalmente, (5) el daño se concentró en gran medida en los pescadores esclavizados. Sin embargo, dado que el abuso ocurrió lejos de sus mercados nacionales y que los supermercados obtuvieron el producto a través de terceros, los gerentes probablemente evaluarían su proximidad como baja. Esto moderaría la intensidad moral de los supermercados, aunque no de sus proveedores.

Influencia

La influencia de una organización no siempre es fácil de medir. Puede darse el caso de que una empresa grande y aparentemente poderosa ejerza poca influencia sobre los perpetradores de abusos contra los derechos humanos. Tomemos el ejemplo de las operaciones petroleras de Shell en el delta del Níger en la década de 1990. dieciséisDado que Shell era la multinacional más grande del país y un socio conjunto en la producción de petróleo con el gobierno, se podría presumir que la compañía tenía una gran influencia sobre el gobierno nigeriano. Sin embargo, cuando la empresa se vio envuelta en demandas de derechos políticos e ingresos petroleros por parte de la población local de Ogoni, y las protestas dieron como resultado la detención, condena y posterior ejecución de nueve activistas, los llamamientos de Shell para un juicio justo y los llamamientos para el indulto tuvieron poco peso. El hecho de que otras corporaciones petroleras estuvieran ansiosas por ocupar su lugar en el delta del Níger diluyó aún más la influencia de Shell. A pesar de la condena global a Shell, está lejos de ser evidente que la empresa pudiera haber evitado las ejecuciones. 17No obstante, la reputación de la empresa se resintió y, en 2009, Shell pagó 15,5 millones de dólares para resolver un caso judicial por su presunta complicidad en abusos contra los derechos humanos. 18

Para tener en cuenta estos matices al considerar la influencia de una organización, sugerimos que los líderes empresariales evalúen lo siguiente:

  • Factores institucionales. ¿Cuáles son las reglas y valores formales e informales que dan forma al medio ambiente, incluida la voluntad, o la presión, para conformarse?
  • Específicos de la industria. ¿Cómo se ve afectada la influencia por factores como la complejidad de las cadenas de suministro, la ubicación geográfica de donde se obtienen los productos vitales o el grado de concentración o fragmentación de la industria? Por ejemplo, la dificultad de rastrear los granos de cacao hasta productores específicos dificulta enormemente la eliminación del trabajo infantil para las empresas de chocolate y cacao como Barry Callebaut.
  • Recursos de la firma. ¿Qué puede aportar la organización para influir en el problema? Esto incluye recursos tangibles, como fondos, inventario, terrenos y edificios; e intangibles, como redes, habilidades y conocimientos.
  • Incrustación. ¿Cuán estrechamente y en cuántos niveles está involucrada la empresa con los perpetradores del abuso?

Volviendo a nuestro ejemplo tailandés de productos del mar, los supermercados tienen una influencia potencial en virtud de los recursos firmes (su tamaño y poder adquisitivo) y el factor institucional de las prácticas establecidas mediante las cuales se utilizan iniciativas de múltiples partes interesadas para mejorar las prácticas de los proveedores (como el Marine Stewardship Council). Sin embargo, cuando se trata de integración, no están directamente involucrados con los perpetradores que utilizan mano de obra esclava, y las características específicas de la industria de una cadena de suministro opaca significan que su influencia disminuye porque la trazabilidad es baja. Teniendo en cuenta estos factores de influencia en combinación con nuestra evaluación de la intensidad moral, los supermercados probablemente se ubicarían en el medio de la matriz de exposición. Por el contrario, Thai Union Group, una empresa mundial de productos del mar con sede en Tailandia con marcas conocidas como John West,19 Es probable que se considere que se encuentra en el cuadrante superior derecho de la matriz de exposición.

Tres decisiones clave para su estrategia de derechos humanos

Los conocimientos adquiridos al evaluar la exposición de una empresa a cuestiones de derechos humanos también se pueden utilizar durante el desarrollo y ejecución de su estrategia de respuesta. Para ayudar a los líderes empresariales a superar esto, hemos creado un árbol de decisiones que destaca las decisiones clave que podrían tomarse y sus posibles consecuencias. (Consulte “Cómo elegir el mejor curso de acción”).

¿Tu empresa necesita una estrategia de derechos humanos? 1

Decisión 1: ¿Salida, Voz o Silencio? La primera decisión que debe tomar una empresa es si participa o no. Con base en las conclusiones alcanzadas utilizando la matriz de exposición, los líderes empresariales deben decidir si el tema requiere mayor atención y, posiblemente, acción. ¿Es lo suficientemente grave como para justificar operaciones de desinversión y / o posiblemente salir del país? Si no es así, ¿qué otras opciones hay disponibles?

Tomando prestado el famoso tratado de Albert Hirschman, Salida, voz y lealtad , las empresas tienen la opción de abandonar el entorno donde se está cometiendo el abuso, tomar medidas para ayudar a cambiar la situación o mantener el negocio como de costumbre mientras continúan monitoreando la situación y la situación. exposición de la empresa. 20 Decidir cuál es la mejor opción no siempre es sencillo, ni la huida es siempre la acción más adecuada: retirarse de un país no solo puede afectar seriamente los resultados de una empresa, sino también dañar las comunidades en las que opera, como eliminar puestos de trabajo locales. o poner fin a las iniciativas prosociales que ha tomado la empresa. Este era el argumento que las empresas solían plantear contra la salida del apartheid de Sudáfrica: que debían quedarse y buscar un compromiso constructivo.21

Si una empresa toma la decisión de continuar operando y trabajar para abordar los abusos sistémicos de los derechos humanos en su entorno, debe desarrollar una estrategia matizada y ser muy deliberada sobre cómo y con quién interactúa.

Decisión 2: ¿Un enfoque colectivo o individual? Esto nos lleva a la segunda decisión, con respecto al enfoque. Si una empresa elige quedarse y tomar medidas, debe decidir si es mejor que la empresa aborde el problema de forma individual o si se debe abordar colectivamente con otras organizaciones o partes interesadas.

Un enfoque individual puede ser más eficaz cuando las empresas son influyentes y cuando el tiempo es esencial. En 2010, Microsoft se dio cuenta de que las agencias gubernamentales rusas estaban utilizando acusaciones de piratería de software como excusa para registrar las oficinas de organizaciones no gubernamentales y acosar a activistas políticos y periodistas. Eliminó ese pretexto ofreciendo software gratuito a ONG y periodistas independientes. 22

Como una gran empresa con vastos recursos, Microsoft tenía el poder de emprender acciones individuales. Las empresas menos poderosas, o aquellas que reaccionan ante una situación en la que el abuso es generalizado, el protagonista es demasiado dominante o el sentido de urgencia es bajo, pueden optar por actuar colectivamente, formando equipo con otras organizaciones y / o partes interesadas.

La reacción de las empresas del sector de la confección tras la tragedia del Rana Plaza en 2012 en Bangladesh ofrece un ejemplo de acción colectiva. 23 Más de 1.100 trabajadores de la fábrica murieron cuando el edificio de ocho pisos se derrumbó. El desastre puso de relieve el problema de los entornos laborales inseguros que era sistémico en todo el país. Las empresas del sector trabajaron juntas para presentar el Acuerdo sobre seguridad contra incendios y edificios en Bangladesh, un acuerdo independiente y legalmente vinculante formado entre marcas globales, minoristas y sindicatos. Desde la creación del acuerdo, los ingenieros han inspeccionado más de 2,000 fábricas de ropa, han abordado más de 150,000 peligros de seguridad y han ayudado a establecer programas de capacitación en seguridad que han educado a más de 1.4 millones de trabajadores en las prácticas adecuadas de seguridad en el lugar de trabajo.

Decisión 3: ¿Qué acciones y tácticas deben elegirse? Tras decidirse por un enfoque colectivo o individual, las empresas se enfrentan a la cuestión de si emprender acciones directas para detener las violaciones de derechos humanos o si se puede hacer más influyendo indirectamente en los entornos institucionales en los que operan.

En Bangladesh, la adopción del Acuerdo sobre seguridad contra incendios y edificios fue una estrategia indirecta a través de la cual las empresas pudieron crear nuevos estándares de la industria. Sin embargo, si la situación hubiera sido diferente, por ejemplo, si las marcas de confección se hubieran dado cuenta de que una fábrica en particular presentaba una amenaza extrema y urgente para la vida, es posible que hubieran optado por tomar medidas directas, como presionar a los políticos. o agencias de aplicación de la ley para cerrar o forzar las reparaciones del edificio.

Después de haber elegido si actuar directa o indirectamente, las organizaciones tienen una variedad de tácticas a su disposición. Las tácticas que elijan deben tener en cuenta los factores de influencia identificados en la matriz de exposición.

Tácticas directas

  • Ofreciendo ayuda directa. En este caso, una empresa utiliza su actividad principal para proteger y promover los derechos humanos, como hizo Microsoft cuando proporcionó software a las ONG rusas.
  • Proporcionar información. Esto incluye empresas que utilizan sus recursos de investigación y comunicación para proporcionar análisis de antecedentes, desarrollar documentos de posición, testificar como testigos expertos o incluso presionar directamente por los derechos humanos. La gran cadena de supermercados alemana Edeka protestó contra la xenofobia retirando los productos fabricados fuera de Alemania de los estantes de sus tiendas y reemplazándolos con carteles con mensajes contra el racismo.
  • Otorgar o retirar ayudas económicas. Las empresas pueden optar por brindar apoyo financiero a organizaciones, políticos o partidos políticos que promueven los derechos humanos. A raíz de las protestas de George Floyd y el movimiento Black Lives Matter en los EE. UU., Muchas empresas importantes, incluidas Apple, Amazon y Facebook, respaldaron el movimiento y prometieron millones de dólares para luchar contra el racismo. Alternativamente, las empresas pueden retirar la ayuda financiera si sienten que se están violando los derechos humanos. El Danske Bank de Dinamarca tiene una lista de exclusión que identifica públicamente a 27 empresas con las que se niega a hacer negocios por razones morales.
  • Desvincularse o rechazar reglas injustas.Esto puede incluir negarse a participar en eventos comerciales, participar en la desobediencia civil o, en casos extremos, interrumpir algunas operaciones comerciales en un país en particular. La negativa de Google a proporcionar al gobierno chino acceso a los datos de los usuarios y su retiro parcial del país entra en esta categoría. Las empresas que protestaban contra el apartheid en Sudáfrica optaron por alojar a trabajadores de diferentes razas en instalaciones comunes, desafiando las disposiciones de la Ley de áreas de grupos. El director ejecutivo de Merck, Ken Frazier, utilizó esta táctica cuando rompió públicamente con el presidente Trump. Frazier renunció al consejo de fabricación de la administración después de que el expresidente no estuviera dispuesto a hacer que los supremacistas blancos rindan cuentas por la violencia que acompañó a sus protestas de agosto de 2017 en Charlottesville, Virginia.

Tácticas indirectas

Cuando las empresas sienten que son demasiado pequeñas o que no están en condiciones de marcar la diferencia mediante la acción directa, o si las violaciones son generalizadas, pueden optar por aplicar estrategias de participación indirecta que influyan en el entorno institucional en el que operan los infractores. Ésta es un área en la que la asociación con otras organizaciones puede resultar particularmente eficaz.

Las estrategias de participación indirecta incluyen tácticas como las siguientes:

  • Proteger y potenciar las instituciones. Esta táctica se centra en el apoyo, el establecimiento o la aplicación de instituciones bien ordenadas. Un buen ejemplo es la compañía petrolera noruega Statoil (ahora Equinor), que brindó capacitación en derechos humanos a jueces en Venezuela de 1999 a 2004. 24
  • Cumplimiento de normas. Las organizaciones pueden suscribirse voluntariamente y cumplir con normas y estándares no legales que van más allá de los requisitos legales, como el Pacto Mundial de las Naciones Unidas o la ISO 26000. Esta es una táctica particularmente fuerte cuando la adopta un líder de la industria con la influencia para alentar otros poderes. jugadores del sector.
  • Elaboración de normas. Esto lleva la táctica de adopción de normas un paso más allá con el desarrollo, o desarrollo conjunto, de nuevos estándares que complementen la ley estricta. Al actuar colectivamente o junto con otras iniciativas de múltiples partes interesadas, las organizaciones pueden crear individualmente reglas del juego que definan las barreras para el comportamiento corporativo. Un ejemplo es la Asociación de Trabajo Justo, una iniciativa de colaboración convocada en 1996 para mejorar las condiciones laborales en las industrias de la confección y el calzado.

Decidir cuál de las posibles tácticas emplear a menudo no es tan claro como puede parecer en los ejemplos proporcionados. Las empresas deben explorar estas opciones pero ejercer su juicio sobre qué tan bien se aplican a las situaciones específicas de sus propias situaciones.

En algunos casos, la mejor forma de avanzar es desarrollar un enfoque innovador. El fabricante de teléfonos inteligentes con sede en Ámsterdam, Fairphone, se enfrentó a un dilema de derechos humanos cuando se trataba de obtener cobalto (un mineral vital para producir baterías de teléfonos). Alrededor del 60% del cobalto del mundo proviene de la República Democrática del Congo, donde el trabajo infantil y las malas condiciones laborales presentan enormes desafíos para los derechos humanos. En lugar de buscar en otra parte para obtener su cobalto (dejando a los mineros a pequeña escala del país sin una fuente de ingresos), Fairphone creó una alianza que vincula las operaciones de minería a pequeña escala con la cadena de suministro global de electrónica y automoción. Al mismo tiempo, estableció mecanismos de control y seguimiento para garantizar que los niños se mantuvieran fuera de las minas y se matricularan en las escuelas locales. 25

Cuando irse es la mejor opción

Puede haber ocasiones en las que, al equilibrar la tensión entre el imperativo moral y empresarial, los líderes sientan que la mejor, o la única, opción es que una empresa se vaya, ya sea una cadena de suministro problemática, un mercado donde sus productos están implicados en abusos de derechos, o incluso un país entero. La decisión entonces será si tomar la carretera y salir con fanfarria para señalar públicamente por qué la compañía se está yendo, como lo hizo la compañía holandesa Hendriks Graszoden cuando anunció que no suministraría césped para la Copa Mundial de Fútbol de la FIFA 2022 en Katar. Una portavoz que explicó el retiro de la compañía citó la dureza de las condiciones laborales observadas en los sitios de trabajo del nuevo estadio, así como las muchas muertes de trabajadores que se habían reportado durante la construcción. 26 Alternativamente, pero con un impacto potencial menor al abordar los abusos de derechos humanos, el liderazgo de una empresa podría decidir retirarse de manera gradual y silenciosa, protegiendo los activos de la empresa y comunicando el movimiento como un cambio de dirección para la organización.

Cualquiera que sea el enfoque y la forma de participación que elija una empresa, si la evaluación en la matriz de exposición sugiere que existe una alta intensidad moral y la empresa tiene algún poder para influir en la situación, nuestro análisis indica que la indiferencia y la inacción para abordar los abusos de los derechos humanos es ya no es una opción.

Se espera cada vez más que las empresas asuman responsabilidades políticas. No hacer nada cuando hay un arsenal de opciones disponibles podría fácilmente interpretarse como, como mínimo, una complicidad silenciosa con las violaciones de derechos humanos.

REFERENCIAS (26)

1. “ Tiendas de H&M cerradas por propietarios chinos a medida que crece la caída de Xinjiang ”, Bloomberg, 29 de marzo de 2021, www.bloomberg.com; y S. Ray, “ China acusa a Nike, H&M y otros de vender productos que podrían ser ‘dañinos para los niños’ meses después de la reacción violenta del algodón de Xinjiang ”, Forbes, 3 de junio de 2021, www.forbes.com.

2. S. Woo, “ H&M Pays Price of Upsetting Beijing as China Sales Drop ”, The Wall Street Journal, 1 de julio de 2021, www.wsj.com.

3. “ H&M: El gigante de la moda ve la caída de las ventas en China después del boicot a Xinjiang ”, BBC, 2 de julio de 2021, bbc.com.

4. G. Arbuthnott, D. Collins y J. Calvert, “ La banda de tráfico más grande de Gran Bretaña utilizó esclavos para abastecer a los mejores supermercados ”, The Sunday Times, 7 de julio de 2019, www.thetimes.co.uk.

5. K. Steiner-Dicks, “ ‘Sabemos que la mayoría de las empresas globales tienen esclavitud moderna en sus cadenas de suministro’ ”, Reuters, 6 de agosto de 2019, www.reutersevents.com; A. Crane, “La esclavitud moderna como práctica de gestión: exploración de las condiciones y capacidades para la explotación humana”, Academy of Management Review 38, no. 1 (enero de 2013): 49-69; y A. Crane, G. LeBaron, K. Phung, et al., “ Confronting the Business Models of Modern Slavery ”, Journal of Management Inquiry, 25 de febrero de 2021.

6. “ Grupo Caterpillar boicoteado por vender topadoras a Israel ”, New Zealand Herald, 15 de abril de 2005, www.nzherald.co.nz.

7. “ Empresas de la UE que venden herramientas de vigilancia a abusadores de derechos humanos en China ”, Amnistía Internacional, 21 de septiembre de 2020, www.amnesty.org.

8. A. Navalny, “Los laboratorios encontraron Novichok en y sobre mi cuerpo, dice Alexei Navalny ”, The Guardian, 22 de septiembre de 2020, www.theguardian.com; “ Action Brief: ‘The Report’ and CIA Torture ”, archivo PDF (Nueva York: Amnistía Internacional, 2017), www.amnestyuse.org; L. Millar, “ Las políticas de Australia sobre los solicitantes de asilo fueron muy criticadas en la revisión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU ”, ABC, 10 de noviembre de 2015, www.abc.net.au; y N. Gaouette y J. Herb, “ Informe de inteligencia de Estados Unidos encuentra al príncipe heredero saudí responsable de aprobar la operación que mató a Khashoggi ”, CNN, 26 de febrero de 2021, www.cnn.com.

9. I. MacDougall, “ Cómo McKinsey ayudó a la administración Trump a llevar a cabo sus políticas de inmigración ”, The New York Times, 4 de diciembre de 2019, www.nytimes.com.

10. M. Posner, “ How McKinsey & Co. Fails as a Global Leader ”, Forbes, 18 de diciembre de 2018, www.forbes.com.

11. F. Wettstein, “La RSE y el debate sobre las empresas y los derechos humanos: superando la gran brecha”, Business Ethics Quarterly 22, no. 4 (Octubre de 2012): 739-770.

12. TM Jones, “ Toma de decisiones éticas por parte de los individuos en las organizaciones: un modelo de contingencia de problemas ”, The Academy of Management Review 16, no. 2 (Abril de 1991): 366-395.

13. JJ Kish-Gephart, DA Harrison y LK Trevino, “Manzanas en mal estado, casos en mal estado y barriles en mal estado: evidencia metaanalítica sobre las fuentes de decisiones poco éticas en el trabajo”, Journal of Applied Psychology 95, no. 1 (Enero de 2010): 1-31.

14. K. Hodal, C. Kelly y F. Lawrence, ” Revelado: Trabajo esclavo asiático que produce langostinos para supermercados en EE. UU., Reino Unido “, The Guardian, 10 de junio de 2014, www.theguardian.com.

15. B. Palmstrom, “ Forced to Fish: Slavery on Thailand’s Trawlers ”, BBC, 23 de enero de 2014, bbc.com.

16. “ The Ogoni Issue ”, Shell Nigeria, consultado el 1 de octubre de 2021, www.shell.com.ng.

17. P. Lewis, “ Blood and Oil: A Special Report; Después de la represión de Nigeria, Shell defiende su récord ”, The New York Times, 13 de febrero de 1996, www.nytimes.com.

18. E. Pilkington, “Shell paga 15,5 millones de dólares por el asesinato de Saro-Wiwa”, The Guardian, 9 de junio de 2009, www.theguardian.com.

19. N. Wongsamuth, “Titans of Thai Fishing Collaborate to Tackle Slavery”, Reuters, 10 de octubre de 2019, www.reuters.com.

20. AO Hirschman, “Exit, Voice, and Loyalty” (Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 1970).

21. N. Craig Smith, “La moralidad y el mercado: Presión del consumidor para la responsabilidad corporativa” (Londres: Routledge, 2014).

22. CJ Levy, “Microsoft cambia la política sobre la represión rusa”, The New York Times, 13 de septiembre de 2010, www.nytimes.com.

23. F. Hossain, “La búsqueda termina en Bangladesh; Número de muertos estimado en 1.127 ”, Associated Press, 13 de mayo de 2013, www.apnews.com.

24. T. Webb, “Ensayo: Gobernanza e instituciones – Éxito en la creación de capacidad de las grandes marcas”, Reuters, 16 de junio de 2008, www.reutersevents.com.

25. “Lanzamiento de Fair Cobalt Alliance”, Fairphone, 24 de agosto de 2020, www.fairphone.com.

26. C. Cloutier, “La empresa con sede en Limburgo no suministra pasto a Qatar: ‘A veces hay que tomar una decisión por motivos éticos’”, Netherlands News Live, 10 de marzo de 2021, https://netherlandsnewslive.com.

Fecha original de publicación: Dic. 02 2021

Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo El negocio de hacer el bien ¡Descárgalo GRATIS!
LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?
Síguenos en Google News MIT Google News