Nuestros sitios
Ver edición digital Suscríbete al NEWSLETTER
Compartir

Ley de Moore, la regla que debemos de escuchar para entender el futuro climático

Andrew Winston 25 Jul 2023
Ley de Moore, la regla que debemos de escuchar para entender el futuro climático La ley Moore ha existido por años y predijo distintos hechos. (Especial)

Una ley diseñada por Gordon Moore explicó hace año la evolución de ciertos sectores, ahora, se espera que haga los mismo con la sustentabilidad.


Gordon Moore, cofundador de Intel y figura señera de los primeros semiconductores, falleció a principios de año a los 94 años. Deja tras de sí una de las empresas de mayor éxito de la historia y, por supuesto, su famosa ley de Moore.

En 1965 predijo que la densidad de transistores en un microchip se duplicaría cada año. Después, en 1975 ajustó su previsión para que “sólo” se duplicara cada dos años. Esta última previsión se ha mantenido durante casi 50 años.

La sustentabilidad y las finanzas corporativas

A menudo se dice que los teléfonos que tenemos en nuestras manos tienen más potencia de cálculo que la misión lunar Apolo de 1969. Es cierto, pero también es una gran subestimación: nuestros teléfonos tienen más potencia que toda la NASA en aquel momento, un hecho que demuestra la impactante realidad del cambio exponencial.

Los humanos tendemos a pensar en términos lineales. Por ejemplo, si las cosas crecieron un poco el año pasado, crecerán un poco más este año. Nos cuesta entender lo que ha ocurrido con los semiconductores. En 1971, había unos 2.400 transistores por microprocesador.

Cincuenta años después, un chip contiene 58 mil millones de transistores, e Intel pretende que sean 1 billón en 2030. Si algo se duplica cada dos años, crece aproximadamente 30 veces por década, mil veces en 20 años y 1 millón en 40 años. En 60 años, tendrá algo mil millones de veces más rápido.

Es difícil exagerar lo que esta velocidad de cambio ha provocado en el mundo. En el lado divertido de las cosas, mis hijos no se impresionan en absoluto de que puedan buscar casi cualquier hecho canción casi al instante. Al mismo tiempo, la desinformación puede viajar mucho más rápido. ¿Y la Inteligencia Artificial (IA)? Mejorará rápidamente tanto en lo bueno como en lo malo.

Sustentabilidad en la industria del papel, una realidad

Fracasos que ha provocado la Ley de Moore

La ley de Moore también ha provocado algunos de los fracasos más clásicos de la historia empresarial. Kodak no se preparó para las fotos digitales. A Blockbuster también le pilló por sorpresa, ya que descargar una película pasó de ser imposible a una posibilidad en tiempo real. Una vez que el streaming de películas se convirtió en un acto trivial, el modelo de alquiler de vídeos estaba muerto.

En todo esto, veo dos lecciones fundamentales. En primer lugar, podemos progresar notablemente si facilitamos el éxito temprano, creemos que es posible hacer mucho más, competimos como locos para conseguirlo e invertimos lo necesario.

El punto central aquí es que, para decir lo obvio, la ley de Moore no es una ley. Nadie obligó a las grandes empresas de chips a reducir la anchura de un transistor a la nanoescala durante décadas. Lo hicieron gracias a la competencia, al enorme gasto público y privado para crear mercados de chips y a los impresionantes niveles de innovación. La ley de Moore demostró ser una predicción poderosa de lo que una industria podría lograr, basada en la experiencia y el éxito iniciales.

Ni los criterios ESG, ni la sustentabilidad son modas pasajeras

En segundo lugar, podemos establecer paralelismos con el reto empresarial crítico de nuestro tiempo. Por ejemplo prosperar y crecer al tiempo que gestionamos nuestro impacto social y medioambiental. Podemos adoptar cambios rápidos para operar de forma sostenible o netamente positiva.

Podemos volver a abrazar lo exponencial

Como en los años sesenta, una vez más nos precipitamos por un camino que no sabemos muy bien cómo recorrer, impulsados por objetivos externos. Sobre todo la rapidez con la que la ciencia nos dice que el mundo debe descarbonizarse. Los “objetivos basados en la ciencia” son casi la ley de Moore para luchar contra el cambio climático.

Mantenerse al día con estos objetivos agresivos es un importante creador de valor empresarial, un camino hacia la excelencia en la innovación y el rendimiento, y una forma fundamental de seguir siendo relevante para los clientes, empleados y otras partes interesadas.

Hasta ahora, muchos sectores de tecnologías limpias están dando una buena impresión del mundo de los semiconductores. El coste de la energía limpia y el almacenamiento en baterías ha ido disminuyendo muy rápidamente. Según la Agencia Internacional de la Energía, el coste por vatio de los nuevos módulos solares cayó un 96 por ciento entre 2000 y 2020.

10 puntos que te ayudarán a entender la misión Starship, la primera en ser sustentable

En 45 años, los costes de la energía solar se han multiplicado por 500, reduciéndose aproximadamente a la mitad cada cinco años. Aunque no al ritmo de la ley de Moore, ha sido lo bastante rápido como para sacudir sectores enteros y crear nuevas y enormes oportunidades. La transición a la tecnología limpia supone un cambio multimillonario en la forma de viajar, construir edificios, fabricar cosas y mucho más.

Al igual que con los semiconductores, los resultados del sector de las tecnologías limpias se deben a una combinación de innovación, inversión, políticas y fabricación. Pero quizá lo más importante en ambos casos es que el ritmo del cambio ha exigido fuerza de voluntad y nuevos modelos mentales.

El largo paso hacia la sustentabilidad de la mano de Moore

Cuando hace 10 años, los que trabajamos en el mundo de las empresas sostenibles empezamos a impulsar la idea de los objetivos basados en la ciencia, la reacción fue palpable. “Muchos se preguntaban: “¿Cómo podemos avanzar tan rápido?“¿Por qué habríamos de avanzar tan rápido, teniendo en cuenta lo que cuesta?”. Pero el escepticismo se convierte en entusiasmo cuando se superan los puntos de inflexión mental y de costes.

Hidrógeno verde y sustentabilidad, ¿cuál es su relación?

A pesar de que la ley de Moore ha impulsado profundos cambios tecnológicos y sociales en la sociedad. Se trata de un objetivo creado por el hombre. La competencia, la innovación y el afán de lucro impulsaron a las empresas a alcanzarlo.

Esta vez, con los objetivos climáticos, estamos utilizando umbrales planetarios globales para dar forma a los objetivos sobre la velocidad a la que tenemos que ir, no sólo con el carbono, sino con el uso del agua, la cantidad de tóxicos o plásticos en el medio ambiente, la prevalencia de abusos de los derechos humanos en las cadenas de suministro, y más.

Si queremos que nuestro mundo prospere, esto no es algo que nos guste. Las “leyes” de la sostenibilidad a las que nos enfrentamos no son teóricas ni inventadas, sino que se basan en las leyes de la naturaleza y la física. Las empresas inteligentes verán estas realidades innegociables como la increíble oportunidad que son y se pondrán en marcha.


SOBRE EL AUTOR

Andrew Winston (@andrewwinston) es un experto mundialmente reconocido en cómo crear empresas resistentes y rentables que ayuden a prosperar a las personas y al planeta. Es coautor de Net Positive: How Courageous Companies Thrive by Giving More Than They Take (Harvard Business Review Press, 2021).

Síguenos en Google News
Te recomendamos
Foto perfil de Andrew Winston
Andrew Winston Andrew Winston (@andrewwinston) es un experto mundialmente reconocido en cómo crear empresas resistentes y rentables que ayuden a prosperar a las personas y al planeta. Es coautor de Net Positive: How Courageous Companies Thrive by Giving More Than They Take (Harvard Business Review Press, 2021).
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo IA ¿Un riesgo para el planeta? ¡Descárgalo GRATIS!
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!
LanzamientoExclusiverseShaping Travel Experiences