Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

La reconstrucción del espacio laboral impulsará la conexión social

El espacio no es meramente una dimensión estática e inerte en la que se colocan y organizan las “cosas, sino un lugar incuestionablemente social.


Mit Sloan 10 Ago 2021
La reconstrucción del espacio laboral impulsará la conexión social

Nuestra relación con el espacio es complicada. Es uno de esos términos que muchos de nosotros creemos entender pero que nos cuesta describir con precisión.

A menudo es imaginado en términos de una distancia imprecisa, como el espacio entre objetos y personas, o una cantidad, como en “¿cuánto espacio queda en mi disco duro?” o “¿hay espacio en la sala para un escritorio?” El espacio es un tema de práctica científica y una oportunidad para los viajes galácticos y la exploración.

Nuestras definiciones de espacio realmente dependen de dónde venimos. Y, seamos honestos, la mayoría de nosotros simplemente damos por hecho el espacio, algo que nos rodea y a lo que generalmente prestamos poca atención.

Como han argumentado convincentemente varios científicos sociales, el espacio no es meramente una dimensión estática e inerte en la que se colocan y organizan las “cosas”.

Conocemos el espacio en virtud de las interacciones sociales que lo hacen visible: el espacio es profundamente político e incuestionablemente social.

Mantener una distancia de seis pies mientras se practica el distanciamiento social trae la calidad relacional e interpersonal del espacio al frente y al centro.

También es un recordatorio de que nuestro espacio es compartido; mi aire es tu aire, y lo que hago afecta tu espacio y viceversa.

Para aquellos de nosotros lo suficientemente afortunados de haber podido realizar nuestro trabajo dentro de la relativa seguridad de nuestros espacios domésticos durante el año pasado, ha habido una sensación general de desorientación y una confusión entre el trabajo y la vida familiar.

Muchas otras personas, sin embargo, no han tenido más remedio que levantarse todos los días e ir a su lugar de trabajo.

Piensa por un momento en los tipos de proximidades que enfrentan diariamente los cuidadores, maestros, proveedores de atención médica, repartidores, trabajadores de tránsito y empleados de tiendas en el lugar debido a la densidad necesaria de sus espacios de trabajo.

Deben lidiar con su incapacidad para distanciarse mucho de otras personas y las consiguientes ansiedades que esto probablemente les infunde, en el lugar de trabajo y en las rutas de transporte (a menudo públicas) necesarias para llegar al trabajo.

El año que ha pasado de la pandemia ha magnificado las desigualdades. En muchos casos, han sido los más vulnerables y marginados (en particular las personas negras y morenas y las mujeres que trabajan en los sectores de servicios) quienes han continuado haciendo el trabajo esencial cara a cara que aquellos de nosotros que hemos podido evitarlo seguros trabajando desde casa.

Nos hemos beneficiado del trabajo que ha puesto a otros en riesgo. Nos hemos retirado a salvo mientras otros han continuado. En este sentido, la inmovilidad se ha convertido en una forma de privilegio y la movilidad se ha convertido en una de riesgo.

Por supuesto, la desigualdad racial y de género no son historias nuevas. Lo nuevo es cómo ha cambiado nuestra conciencia espacial como resultado de pasar el año pasado negociando espacios alterados.

También es nueva la conciencia cada vez mayor de que la “nueva normalidad” de un grupo es la “actividad habitual” de otro grupo, con todas las desigualdades que esto conlleva.

¿Cómo se verán las cosas habituales en la oficina de pospandemia? ¿Seguiremos algunos de nosotros utilizando nuestros espacios privados como espacios de trabajo? ¿Necesitamos estar en el mismo lugar que nuestros colegas para aprovechar las fricciones creativas que se sabe lo fomenta un espacio físico? ¿O podemos arreglárnoslas con una buena combinación de trabajo remoto y trabajo presencial, como sugiere la popularidad de los arreglos híbridos?

Priorizar la conexión humana

En el informe de enero de 2021 “Dar forma al futuro del trabajo para un mundo mejor”, la empresa global de bienes raíces comerciales JLL predijo que la transformación digital acelerada del lugar de trabajo, junto con un énfasis en el trabajador ,”abordará tanto las crecientes expectativas de la fuerza laboral como la creciente importancia de la conexión humana”.

Los espacios de trabajo futuros deberán ser más flexibles, menos centralizados y más enfocados en las personas para atraer y retener al mejor talento y al mismo tiempo, garantizar que estos trabajadores estén motivados y sean creativos tanto cuando trabajen de forma remota como presencial.

De hecho, en las conversaciones sobre lo que más extrañamos de las oficinas que dejamos atrás el año pasado, ha surgido un tema persistente: extrañamos a nuestros colegas. Perdemos las oportunidades de interacciones fortuitas con personas que conocemos bien y con personas de otros equipos que quizás conozcamos menos.

Especialmente para las personas nuevas en una empresa, la capacidad de establecer contactos y conectarse en persona es fundamental para construir lo que Mark Granovetter, profesor de sociología en la Universidad de Stanford, identificó en 1973 como vínculos débiles: esos conocidos casuales que nos trasladan fuera de lo establecido y con fuertes conexiones familiares. Los lazos débiles nos ofrecen la oportunidad de aprender y expandirnos y de hecho, la mayoría de las personas aprenden y obtienen su próximo trabajo a través de tales conexiones.

Remodelando los límites

Los límites físicos entre el trabajo y la vida doméstica han cambiado radicalmente para muchos; también nuestra percepción de lo que se necesita para la productividad y la colaboración, al igual que el significado de “la oficina” en sí. Estos cambios requieren repensar qué tipo de actividades son más adecuadas para trabajos físicos y cuáles son mejor dejarlos en lugares más privados, ya sea una oficina en casa o un tercer espacio. Ya no se asume un simple reinicio a las políticas prepandémicas basadas en nociones anticuadas del tiempo presencial y el presentismo, ni, en muchos casos, se desea o es sostenible.

Ha llegado el momento de enfoques más matizados de los lugares de trabajo como ecosistemas en lugar de ubicaciones físicas discretas. Tenemos que preguntarnos a nosotros mismos y, lo que es más importante, preguntar a nuestros empleados qué tipo de experiencias se benefician de qué tipo de espacios, una pregunta que ya no puede tratarse como si “una talla única le funcionara a todos”.

Lee también: Telecomunicaciones, el espacio laboral que reclaman las mujeres

El proceso de reinventar los espacios de oficina presenta preguntas fundamentales: ¿Cómo apoyará nuestra imaginación en torno al concepto de espacios de trabajo y el uso en evolución de la tecnología nuestras prácticas laborales? ¿Qué sugieren las transformaciones actuales sobre lo que significa ser “humano” en el trabajo?

Dentro de este flujo, queda un hecho: las personas son animales sociales. Dejando a un lado los rasgos de personalidad de la introversión o la extroversión, las personas nos necesitamos entre nosotros. Los avances en las herramientas digitales como intermediarios para posibilitar la conexión no son suficientes.

La serendipia, si bien no es un concepto nuevo en el diseño y la planificación de la arquitectura del lugar de trabajo, se volverá más urgente a medida que los enfoques híbridos limitan las oportunidades de los trabajadores para las interacciones en persona.

Los líderes deberán anticipar y dar forma a los tipos de momentos sociales que permiten conexiones humanas más ricas y significativas en nuestras oficinas y vidas laborales.

SOBRE EL AUTOR

Martha Bird (@anthro_tweeter) es antropóloga empresarial en ADP enfocada en comprender los contextos culturales del trabajo y los lugares de trabajo.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?