Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Subcontratación: modelo indispensable para el futuro laboral

Mit Sloan 13 Ene 2021
Subcontratación: modelo indispensable para el futuro laboral

Ante los veloces cambios del siglo XXI, este esquema se perfila como un actor fundamental en la competitividad empresarial.


Por Elías Micha

Seguramente has oído hablar de la subcontratación. Es probable que tu empresa recurra a ella o incluso se dedique a prestar servicios de administración del talento humano. Sin embargo, ¿qué sabes realmente de este sistema laboral ampliamente difundido en el mundo?

¿Cuáles son sus dimensiones y bondades? ¿Por qué constituye una de las directrices centrales del futuro del trabajo? ¿Cuál es su estado legal en México? Aquí encontrarás un resumen estratégico de todo lo que requieres conocer acerca de la subcontratación, de sus incontables beneficios, de cómo utilizarla responsablemente y de los principales retos que afronta esta industria.

¿Qué es la subcontratación?

La subcontratación, outsourcing o tercerización se puede definir sencillamente. Se trata de una operación entre dos empresas, en la que una administra personal a la otra.

Hay tantas variantes de este modelo como necesidades tienen las empresas. Puede tratarse, por ejemplo, de un arreglo temporal entre dos negocios para que el primero resuelva un problema específico del segundo, aportando personal.

Existen también procesos más complejos, en los que una unidad económica requiere que otra se encargue de reclutar y capacitar a su personal. Se presenta como una oportunidad para que una empresa se dedique exclusivamente a sus actividades principales (core business), tercerizando el resto de las labores. Las posibilidades son inagotables.

¿Cuáles son los beneficios que el outsourcing tiene para una empresa?

Las ventajas de este esquema son numerosas. Por un lado, según quedó dicho, permite que las empresas concentren esfuerzos únicamente en sus ocupaciones centrales, dejando en manos expertas aquellas funciones que no pueden desempeñar sin apoyo.

Elimina o reduce significativamente los gastos de recursos humanos y asegura que el personal que se contrata está altamente calificado para las funciones que habrá de desempeñar. Por ejemplo, en nuestro país el 60% de quienes son subcontratados reciben capacitación. Con esto, aumenta la productividad de los negocios y, en comparación a la contratación ordinaria, los trabajadores tienen más oportunidades de desarrollarse y crecer laboralmente.

Por medio de la tercerización responsable, países en vías de desarrollo pueden integrarse a cadenas productivas mundiales, ofreciendo servicios internacionales, impulsando el desarrollo local y contribuyendo a fortalecer las redes de intercambios económicos propias de la globalización.

La subcontratación atraviesa transversalmente todos los sectores. Además, está sobre todo relacionada con el uso de nuevas tecnologías, indispensables para ser competitivo en un entorno de incesante modernización y competencia laboral.

Subcontratación en México y en el mundo

En la actualidad, si quieres sobrevivir, tienes que permanecer a la vanguardia. Por ello, es indispensable que sepas aprovechar en tu favor los esquemas de empleo del siglo XXI. En el mundo, por lo menos 200 millones personas laboran bajo algún modelo de outsourcing, una industria cuyo valor anual ronda los 100 mil millones de dólares.

Debe resaltarse que la subcontratación es una práctica legal, que ha contribuido a la

creación de empleos formales, al aumento de la productividad y a que haya más inversión en nuestro país. La Ley Federal del Trabajo en los artículos del 15 A al 15 D reconoce y fija sus límites y alcances.

Por último, hay que tener en cuenta que la tercerización debe ser aprovechada en México. Es un modelo ampliamente explotado en el mundo, que genera beneficios para las empresas y los trabajadores, del cual dependen el uso de nuevas tecnologías y los procesos de intercambio global.

Aprovechamiento de la subcontratación responsable:

• Eliminar gastos innecesarios.

• Permitir que las empresas se concentren en su actividad principal.

• Facilitar la administración del talento humano.

• Aumentar la productividad.

• Asegurar que tu personal se adapta a tus necesidades.

• Capacitar a los empleados.

• Promover el empleo formal.

• Incrementar los procesos productivos internacionales.

• Detonar la inversión.

• Incorporar el uso de nuevas tecnologías, ahora indispensables.

Acerca del autor

Elías Micha es Director General de TallentiaMX.

Con información de Universo Capital Humano.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?