Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

La competitividad de México está en la nube

A unos días de haber sido declarada la altera sanitaria en nuestro país, no queda duda de que los últimos 12 meses serán recordados como el año que retó al país y su relación con la digitalización.


Mit Sloan 04 Jun 2021
La competitividad de México está en la nube

Por Angela Gómez Aiza

Desde la forma en que nos relacionamos con nuestro entorno, pasando por la manera en que nos desarrollamos profesionalmente, hasta la dinámica de hacer negocios. El futuro nos alcanzó, y con él vino una acelerada transformación digital habilitada por las soluciones en la nube. De acuerdo con IDC1, se estima que, para finales de 2021, 75% de las empresas de América Latina cambiarán a este tipo de plataformas dos veces más rápido que lo hacían antes de la pandemia.

En el día a día, en las interacciones con diferentes líderes empresariales me ha permitido identificar tres áreas prioritarias para acelerar dicha adopción digital de forma integral: gestión de talento, experiencia del cliente y cadenas de proveeduría resilientes.

En el ámbito laboral, aproximadamente 20% de los trabajadores a nivel global se encuentra en modalidades de trabajo remoto, duplicando la cifra de las estadísticas antes de la pandemia.2 Esta transición no ha sido fácil. Muchas compañías han tenido que aprender a operar en diversas modalidades: aquellas que requieren continuidad operativa en lugares físicos y con distanciamiento social, las que mantienen operaciones de forma remota y las que han optado por modelos híbridos.

Para cualquiera de estos tres escenarios, la tecnología ha jugado un rol indispensable: desde los nuevos procesos de reclutamiento de forma remota, pasando por herramientas que midan el clima organizacional, así como acercar las herramientas correctas para el aprendizaje continuo. Sobre este último rubro, identificamos que entre las principales prioridades de los líderes de Recursos Humanos en México3, se encuentra brindar herramientas de aprendizaje remoto para fortalecer las habilidades de los colaboradores desde cualquier dispositivo y desde cualquier lugar.

Lo anterior no es casualidad. Hoy, más que nunca, la Economía de la Experiencia ha cobrado nuevos tintes y ha exigido que más organizaciones innoven en su vinculación con colaboradores y, por supuesto, clientes. Nos encontramos en un momento crítico, donde lo mínimo indispensable entre la relación cliente-proveedor radica en entregar productos de calidad, a tiempo, con eficiencia y con un excelente servicio al cliente.

El diferenciador se encuentra en entregar experiencias “significativas”. Estas nuevas formas de vincularnos con los clientes han permitido el crecimiento sin precedentes del e-commerce, del fortalecimiento de estrategias de pick-up in the store, o de mejores experiencias en espacios físicos que garanticen las normas de distanciamiento social al tiempo que se exploran nuevas maneras de acercar productos y servicios.

De igual forma, en momentos donde las cadenas globales de valor sufrieron fuertes impactos, las áreas de Compras se vieron en la urgente necesidad de identificar nuevos proveedores para no detener operaciones. O en el efecto contrario, al ver la actividad económica contraída por la pandemia, dichas áreas tuvieron que hacer ajustes drásticos en sus estrategias de abastecimiento. En ambos casos, la resiliencia fue el factor determinante por el cual más empresas en México robustecieran sus áreas de compra con tecnología en la nube. Esta resiliencia se construye con visibilidad completa de cada proceso, anticipación de riesgos y flexibilidad para reaccionar de forma inmediata ante cualquier disrupción.

La competitividad del empresariado mexicano está en la nube. Así lo demostraron las empresas del sector minorista, las cuales tomaron la delantera gracias a su adopción de tecnologías para atender los retos inherentes de la pandemia. Desde optimizar su gestión del gasto a través de una estrategia de benchmark interna, hasta incorporar tecnología para la gestión de experiencias de clientes, pasando por organizaciones que brindaron más mecanismos para entender las necesidades sus colaboradores.

Por otra parte, sectores como banca, salud, consumo y manufactura, que en su conjunto aportan más del 50% del PIB, mostraron una mayor adopción tecnológica durante 2020. Estas industrias han acelerado su adopción digital para dar respuesta a los retos derivados de la contingencia. Sin embargo, el reto no termina ahí. Garantizar el uso de los datos para transformarlos información fidedigna en tiempo real que les ayude a tomar decisiones de negocio será la diferencia entre “comprar software” y evolucionar a una “empresa inteligente”, una organización capaz que utiliza las herramientas digitales como habilitadores de su competitividad.

A estos beneficios debemos sumar el poder democratizador que tiene la nube. Datos demuestran que 95%4 de las PyMEs mexicanas no cuentan con las herramientas necesarias para mejorar sus procesos. Considerando que son más de cuatro millones de empresas las que pertenecen a este segmento, y que éstas generan el 70% de los empleos del país, su digitalización tiene un impacto social que va más allá de los beneficios directos al negocio.

Si algo ha dejado claro el último año es que la resiliencia será una de las características determinantes de la nueva normalidad, y que las organizaciones necesitan contar con una infraestructura tecnológica adecuada y el talento humano para aprovecharla. La transformación digital no sólo significa contar con soluciones en “la nube”, demanda un compromiso de todas las áreas de la organización. Sólo así, podrán mejorar sus procesos a lo largo de toda la cadena y propiciar una transformación holística. A medida que más organizaciones abracen esta visión, México se beneficiará verdaderamente de la economía digital.

Acerca de la autora

Con una trayectoria de más de 23 años de experiencia en sectores como tecnología, retail y consumo, Angela Gómez Aiza dirige a la subsidiaria en el país de la tecnológica alemana SAP. Cuenta con un título como Ingeniera en Sistemas por el Tecnológico de Monterrey, un MBA por la misma institución, así como estudios de postgrado del IPADE y el ITAM.

1IDC. 2020. Industria de TI en AL cerrará el 2020 con crecimiento de 5.5%: IDC. Disponible en:https://www.idc.com/getdoc.jsp?containerId=prLA47049720

2Organización Internacional del Trabajo. 2020. Working from Home: Estimating the worldwide potential. Disponible en: https://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—ed_protect/—protrav/—travail/documents/briefingnote/wcms_743447.pdf

3SAP, Oxford Economics, SHRM. 2020.The Future of Work Arrives Early. Disponible en: https://news.sap.com/latinamerica/files/2021/01/10/Estudio_El-futuro-del-trabajo-lleg%C3%B3-antes.pdf

4IDC. 2020. The Next Steps in Digital Transformation. Disponible en: https://news.sap.com/latinamerica/files/2019/09/SAP_IDC_infobrief_SMB_DX_102016.pdf

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?