Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Mitos sobre la subcontratación no autorizada

Mit Sloan 23 Nov 2021
Mitos sobre la subcontratación no autorizada

Sept. 8 2021


Las organizaciones que desean mejorar la visibilidad de la cadena de suministro y reducir los pedidos desviados deben utilizar la analítica y pensar más allá del precio

Nunca ha sido más importante para una marca saber quién, exactamente, fabrica sus productos. 

Un ejemplo: una investigación del Sunday Times del verano de 2020 reveló que durante la pandemia de COVID-19, los trabajadores que fabricaban ropa para la marca de moda “ultrarrápida” Boohoo trabajaron por menos del salario mínimo en condiciones de hacinamiento, con medidas de seguridad laxas. 1 Aunque Boohoo afirmó que la fábrica no era un proveedor directo, perdió más de 1.500 millones de euros (2.000 millones de dólares) en valor de mercado inmediatamente después del informe del Times . 2

Así como descubrió Boohoo, los proveedores pueden representar serios riesgos para la reputación y las finanzas de una empresa, y la naturaleza de la cadena de suministro moderna (global, compleja y frecuentemente opaca) solo aumenta los peligros. Las empresas que subcontratan la fabricación a menudo descubren que sus proveedores dependen a su vez de capas de subcontratistas, a menudo sin el conocimiento o la aprobación del comprador final. Para empeorar las cosas, es más probable que estos subcontratistas no autorizados operen en lugares de trabajo inseguros, se involucren en prácticas laborales injustas, y violen leyes ambientales y de salud.

La subcontratación no autorizada es la pesadilla de las empresas que están trabajando para mejorar la visibilidad de sus cadenas de suministro. El colapso en 2013 de Rana Plaza, un edificio comercial de ocho pisos en Bangladesh, mató a más de mil trabajadores de la confección y atrajo la atención mundial sobre el problema. Los talleres del edificio fabricaban ropa para varias marcas destacadas, incluida la empresa de moda italiana Benetton y el minorista irlandés Primark, pero muchas de las empresas afirmaron no saber que sus pedidos se habían repartido.

Estos problemas no se limitan a Bangladesh y van más allá del cumplimiento de la construcción: las empresas han sido criticadas en muchas otras partes del mundo por utilizar subcontratistas que empleaban a niños y explotaban el trabajo forzoso. 3

La pandemia ha hecho que la necesidad de abordar la visibilidad de la cadena de suministro sea aún más urgente, al exponer las terribles condiciones de trabajo en las plantas que producen bienes esenciales. Un ejemplo notorio es la industria del envasado de carne. En Alemania, 180 trabajadores de un matadero dieron positivo al coronavirus; un alto funcionario sindical culpó a “un sistema enfermo” y una industria cárnica que durante mucho tiempo ha dependido de “subcontratistas dudosos”. 4

En respuesta a los problemas en el lugar de trabajo en sus cadenas de suministro, las empresas han adoptado códigos de conducta, han realizado auditorías periódicas y han exigido que los proveedores se adhieran a las normas internacionales de salud y seguridad. Sin embargo, si quieren demostrar su compromiso con el bienestar de las personas que fabrican sus productos y con las comunidades en las que viven, deberán controlar el problema de la subcontratación no autorizada. 

Un desafío importante es que es difícil obtener datos sobre la subcontratación no autorizada. Colaboramos con un gran intermediario de la cadena de suministro que, después del desastre de Rana Plaza, mantuvo registros de los pedidos que fueron a subcontratistas que no estaban en las listas de compradores autorizados. En nuestro análisis, más de un tercio de los 32.000 pedidos, realizados por 30 marcas con 226 fábricas de ropa, involucraron a un proveedor no autorizado. 5

A través de los hallazgos de nuestra investigación, podemos desacreditar cuatro malentendidos o mitos comunes sobre la práctica de la subcontratación no autorizada y ofrecer orientación específica para las empresas que buscan una mayor visibilidad de estos eslabones opacos en sus cadenas de suministro.

MITO 1: TODAS LAS FÁBRICAS (EN PAÍSES EN DESARROLLO) LO ESTÁN HACIENDO

Debido a que el problema está tan extendido y la práctica ha estado ocurriendo durante tanto tiempo, es fácil imaginar que todas las fábricas en los países en desarrollo tienen tratos con talleres no autorizados y deficientes. Pero los datos sugieren que la impresión es incorrecta.

De hecho, descubrimos que los fabricantes varían mucho en el uso de fábricas no autorizadas. Solo una pequeña fracción (11%) siempre envía sus pedidos a un subcontratista que no cumple, mientras que la mayoría (57%) nunca se involucra en la práctica. El resto reparte órdenes de vez en cuando, según las circunstancias. (Ver Mito 2.)

Lo que es aún más revelador es que las fábricas que son propensas a utilizar subcontratistas no autorizados comparten algunas características comunes. Por un lado, tienden a ser menos especializados y fabrican artículos en un mayor número de categorías de productos diferentes: pantalones, suéteres y abrigos, por ejemplo. (Consulte “Más categorías de productos, más problemas”).

Mitos sobre la subcontratación no autorizada 0

Esto sugiere que, cuando las fábricas se comprometen a entregar productos pero carecen de los conocimientos especializados necesarios para producirlos, es más probable que recurran a subcontratistas no autorizados para cumplir con esos pedidos.

La subcontratación no autorizada también varía según el país. En promedio, Vietnam tuvo el nivel más alto de incidencia, seguido de cerca por Camboya y China. Sin embargo, esto no significa necesariamente que todos esos subcontratistas tengan operaciones deficientes. De hecho, muchas de las fábricas no autorizadas en China cumplen con estándares de seguridad más altos que el taller promedio en Bangladesh. Pero paradójicamente, estas plantas no están en las listas de subcontratistas autorizados porque carecen de los recursos para completar todos los trámites y obtener las aprobaciones necesarias, aunque podrían hacerlo con éxito.

Mito 2: La subcontratación no autorizada se basa principalmente en el precio

No es sorprendente que la presión sobre los precios pueda hacer que sea más probable que el proveedor recurra a un subcontratista no autorizado, cuando un comprador ofrece un precio más bajo que el pagado por un pedido similar. Por ejemplo, los precios que eran un 25% más bajos aumentaron la posibilidad de subcontratación no autorizada en un 9%. Esto encaja con la sabiduría convencional: la subcontratación es una forma en que un fabricante toma atajos y ahorra dinero. Pero si bien el precio es importante, no siempre es el factor principal.

Más importante es si una fábrica está funcionando al límite de su capacidad cuando llega un nuevo pedido. En algún momento, la fábrica no podrá cumplir con todos sus contratos; sub contratarlos es una forma de administrar el desbordamiento y mantener a los clientes satisfechos.

Descubrimos que en períodos de alta utilización de la fábrica, la subcontratación no autorizada ocurre con frecuencia en lotes. Una vez que la lista de pedidos de fábrica excede la capacidad de la planta y se envía a un subcontratista, es probable que el siguiente pedido también supere el umbral y se externalice. De hecho, cuando una planta envía un pedido a un subcontratista no autorizado, la posibilidad de que desvíe el siguiente pedido casi se duplica . El procesamiento por lotes tuvo un efecto mayor que el precio o cualquier otro factor que estudiemos.

Las fábricas pueden tener varias razones para funcionar tan cerca de su capacidad. Más pedidos significan más negocios y ganancias potencialmente más altas, especialmente si un proveedor puede subcontratar el trabajo de manera rentable. Un proveedor puede temer, no sin razón, que rechazar un pedido signifique que el comprador no regresará con compras futuras. Y algunos gerentes de planta carecen de herramientas de planificación más sofisticadas y, en cambio, programan la producción según las necesidades.

Un concepto erróneo relacionado es la creencia de que es más probable que un proveedor subcontrate pedidos urgentes que aquellos con plazos de entrega más largos. Descubrimos que lo contrario es cierto: mientras que solo el 24% de los pedidos urgentes se enviaron a un contratista no autorizado, el 38% de los que tenían un plazo de entrega de más de dos meses se entregaron.

¿La razón? Los plazos de entrega cortos son más comunes con los pedidos de artículos de moda, pero se necesitan operaciones más sofisticadas para fabricarlos, algo que falta en las fábricas informales que reciben la mayor parte de los pedidos subcontratados.

Por el contrario, las prendas de vestir básicas, como los jerseys sencillos, suelen cambiar con menos frecuencia y se pueden pedir con mucha antelación. También son más fáciles de hacer y se pueden cultivar más fácilmente en otras fábricas cercanas. Sin embargo, estos suelen ser talleres improvisados ​​que pueden no cumplir con los estándares de cumplimiento del cliente.

Mito 3: La defensa del consumidor no funciona

Los consumidores de moda suelen estar muy lejos de las condiciones de trabajo en fábricas informales distantes, en gran parte invisibles. Por lo tanto, es fácil imaginar que la presión de esos compradores, cuando sea posible, sería en gran medida ineficaz. La realidad es que los consumidores globales tienen más poder para efectuar cambios de lo que se podría suponer.

Después del desastre de Rana Plaza, las protestas generalizadas de los consumidores empujaron a las marcas y minoristas a compensar a las víctimas del colapso del edificio y a tomar medidas enérgicas contra las malas condiciones laborales en sus cadenas de suministro. En respuesta, los minoristas y las marcas de moda adoptaron el Acuerdo de Bangladesh sobre seguridad contra incendios y construcción y firmaron la iniciativa Alliance for Bangladesh Worker Safety, que requería inspecciones de fábrica intensificadas y capacitación en seguridad de los trabajadores. Los grupos otorgaron subvenciones para pagar las mejoras de la planta, y establecieron comités de seguridad de los trabajadores y líneas directas para recibir quejas sobre violaciones. 

Los consumidores exigen cada vez más una mayor transparencia en la cadena de suministro de ropa a través de grupos de defensa como Fashion Revolution y Clean Clothes Campaign, y a través de movimientos en las redes sociales como #WhoMadeMyClothes, que tiene como objetivo hacer que las marcas sean responsables de las condiciones de trabajo en sus fábricas. 

Con frecuencia, las marcas más grandes y conocidas son el foco de estas campañas, y han demostrado ser las más sensibles a la presión pública. H&M, un minorista de moda sueco, fue el mayor exportador de ropa de Bangladesh y recibió la mayor parte de la atención después del desastre de Rana Plaza. 6 Fue una de las primeras empresas en firmar el Acuerdo de Bangladesh.

Esto es consistente con los resultados de nuestro estudio. Descubrimos que la posibilidad de subcontratación no autorizada es un 22% menor para los pedidos realizados por marcas conocidas. Los minoristas especializados como H&M están más expuestos a la reacción de los consumidores que las marcas privadas menos conocidas. Como resultado, es más probable que ejerzan una mayor supervisión sobre sus proveedores.

Mito 4: Las empresas no pueden hacer mucho

La larga lista de historias de terror sobre subcontratación podría sugerir que hay pocas empresas que puedan hacer para identificar a los proveedores no autorizados y prevenir sus abusos. Sin embargo, según nuestra investigación, los compradores pueden utilizar análisis y big data para descubrir con altos niveles de precisión cuándo es más probable que los fabricantes utilicen subcontratistas. Incluso pueden predecir qué pedidos probablemente se repartirán. 

Utilizando nuestro análisis de los pedidos del intermediario de la cadena de suministro, entrenamos un modelo para hacer precisamente eso. Con la información que poseen los intermediarios, el modelo puede predecir con más del 82% de precisión cuándo se desviará un pedido a un subcontratista. Un modelo similar puede identificar proveedores que utilizan fábricas no aprobadas, y aquellos que no lo hacen, con un 75% de precisión. 

El modelo se puede conectar a los sistemas de soporte de decisiones existentes de una marca para monitorear los pedidos pendientes, la carga de trabajo en las fábricas de cada proveedor y el precio promedio por categoría y luego marcar los pedidos con más probabilidades de ser distribuidos. Incluso podría sugerir fábricas alternativas. 

Las marcas, que trabajan con gobiernos y organizaciones no gubernamentales (ONG) como la Sustainable Apparel Coalition, podrían usar esta información para presionar a las fábricas con políticas laborales abusivas y condiciones de vida y de trabajo deficientes. 

El nuestro es un modelo bastante simple, y su propósito es principalmente mostrar que tal pronóstico es posible. Con más datos, las técnicas avanzadas de aprendizaje automático, como las redes neuronales artificiales, podrían ofrecer resultados aún más precisos. 

Lecciones para los líderes de la cadena de suministro

Nuestros hallazgos pueden ayudar a las empresas a aumentar su visibilidad de lo que sucede en sus cadenas de suministro. No existe una solución milagrosa, pero las empresas pueden minimizar el problema trabajando estrecha y continuamente con los proveedores. Sugerimos que realicen las siguientes acciones. 

Deshazte de los peores actores. El primer paso es el más simple: Elimina las fábricas que constantemente utilizan subcontratistas no autorizados. Solo una pequeña fracción de las fábricas son “delincuentes en serie”, según nuestros hallazgos. Los expertos de la industria con los que hablamos describieron a estos proveedores como “fábricas simuladas”: plantas que han pasado las auditorías de los compradores pero que en realidad no producen nada. En cambio, simplemente transfieren sus pedidos a fábricas que no han sido aprobadas por el comprador.

Una señal de advertencia es si el proveedor afirma que puede producir prácticamente cualquier cosa. Nuestra evidencia indica que las fábricas que producen muchas categorías diferentes de bienes tienen más probabilidades de depender de proveedores no autorizados. Cuando la demanda de variedad de una marca requiere proveedores más versátiles, al menos debe tener un conocimiento sólido de las habilidades reales del proveedor.

New Balance ha dado este paso. Cuando en 2017 auditó al 96% de sus proveedores de primer nivel, la compañía dijo que terminó las relaciones con tres proveedores, dos de ellos por razones relacionadas con el abastecimiento. 7 Gap Inc. aborda explícitamente la subcontratación no autorizada en su sitio web corporativo y advierte que la práctica es motivo para terminar la relación con el proveedor. 8

Ayuda a los proveedores a administrar las cargas de trabajo. “La subcontratación no autorizada ocurre en las fábricas en momentos de coacción, por lo que se debe conocer la capacidad de sus fábricas”, nos dijo un ex ejecutivo de Nike. El fabricante de ropa deportiva celebra periódicamente conferencias de proveedores con ese fin. Otras marcas podrían seguir su ejemplo.

Nike también obtiene información sobre las perspectivas de los proveedores a través del Better Buying Institute, que proporciona una herramienta para que los proveedores clasifiquen de forma anónima las prácticas de compra de las empresas. Se centra en siete áreas en las que los compradores pueden ayudar, o perjudicar, la capacidad de un proveedor para cumplir con las obligaciones contractuales de manera rentable y, al mismo tiempo, proporcionar un entorno de trabajo seguro.

Al trabajar en conjunto con los socios de la cadena de suministro desde el comienzo del proceso de diseño, una empresa podrá anticipar la demanda y planificar la capacidad de la fábrica con anticipación, lo que conducirá a una cadena de suministro sostenible, sin recurrir a la subcontratación. Además, los modelos basados ​​en datos se pueden utilizar para mejorar los programas de producción y reducir los cambios costosos y que hacen perder tiempo en los pedidos.

Mantente dispuesto a pagar. Si bien los precios bajos no son la razón principal por la que los proveedores desvían los pedidos, sí es un factor; la Iniciativa de Comercio Ético enumera la negociación de precios agresiva entre las malas prácticas de compra que ejercen presión sobre la capacidad del proveedor, las horas de trabajo y los costos laborales. 9 

Una marca puede reducir la subcontratación no autorizada garantizando que sus pagos están en línea con lo que ha pagado en el pasado. De hecho, las empresas que valoran la transparencia y el cumplimiento pueden estar dispuestas a pagar una pequeña prima para asegurarse de saber dónde se fabrican sus productos. Esto es especialmente cierto para las grandes marcas especializadas que pueden ser objetivos fáciles para los defensores de los consumidores y los trabajadores.

Sé más diligente. Con demasiada frecuencia, las marcas se centran solo en sus proveedores de primer nivel, pero una mayor atención a los del segundo nivel puede generar grandes dividendos. Eso debería incluir visitas a instalaciones que no están en la lista de proveedores aprobados de una marca. También deberían trabajar para incorporar a más de esos subcontratistas al redil autorizado. 

Oímos hablar de una fábrica informal en China que estaba bastante avanzada pero que no estaba en la lista de cumplimiento porque el proceso de certificación era demasiado complicado. La racionalización del proceso de certificación puede ayudar a ampliar la base de proveedores aprobados. Las ONG también pueden ayudar a empujar a los compradores y proveedores en la dirección correcta mediante la recopilación de información y la exposición de problemas.

Patagonia se encuentra entre las empresas que van más allá del primer nivel: ha extendido su monitoreo al nivel 2 de su cadena de suministro, específicamente en busca de los mayores proveedores de materias primas. Emplea un proceso de auditoría y corrección similar al que usa para las fábricas de nivel 1. 10 

HP, por su parte, involucra a sus proveedores de nivel 1 en el acercamiento al siguiente nivel: capacita al primer rango directamente en su código de conducta, y luego los involucra en la capacitación conjunta del segundo nivel. 11

Los compradores que prefieren tener una relación de plena independencia con sus proveedores pueden, al menos, recopilar datos y utilizar análisis predictivos para señalar qué proveedores o pedidos son riesgosos. Una fuente de herramientas y servicios para ayudar con esto es Elevate, que proporciona análisis sobre la subcontratación no autorizada.

Los críticos de las iniciativas de responsabilidad social corporativa dicen que son sólo un escaparate que se utiliza para adornar los informes anuales. Sin embargo, en el caso de subcontratación no autorizada, las empresas tienen los medios para que estos esfuerzos tengan un impacto real. 

Es el momento adecuado: la interrupción causada por la pandemia de coronavirus y los cierres económicos resultantes han acelerado los cambios que ya son tendencia, como los cambios a las compras en línea y el trabajo remoto. Lo mismo debería suceder al abordar la subcontratación no autorizada para aumentar la visibilidad de la cadena de suministro.

SOBRE LOS AUTORES

Felipe Caro es profesor de gestión de decisiones, operaciones y tecnología en UCLA Anderson School of Management. Leonard Lane es profesor titular de estrategia en la Escuela de Negocios Paul Merage de Irvine de la Universidad de California. Anna Sáez de Tejada Cuenca ( @annasdtc ) es profesora adjunta de dirección de producción, tecnología y operaciones en IESE Business School.

REFERENCIAS (11)

1. C. Wheeler, A. Bassey y V. Matety, “ Boohoo: Fashion Giant Faces ‘Slavery’ Investigation ”, The Sunday Times, 5 de julio de 2020, www.thetimes.co.uk.

2. E. Paton, “ Por qué debería importarle que Boohoo esté en los titulares esta semana ”, The New York Times, 8 de julio de 2020, www.nytimes.com.

3. “ Child Refugees in Turkey Making Clothes for UK Shops ”, BBC News, 24 de octubre de 2016, www.bbc.com; N. McKenzie y R. Baker, “ Etiqueta de ropa de surf Rip Curl utilizando ‘trabajo esclavo’ para fabricar ropa en Corea del Norte ”, The Sydney Morning Herald, 21 de febrero de 2016, www.smh.com.au; y “ Vietnam: tortura, trabajo forzoso en la detención por drogas ”, Human Rights Watch, 7 de septiembre de 2011, www.hrw.org.

4. “Los brotes de coronavirus en Alemania, Corea del Sur muestran los riesgos de aliviar las restricciones ”, Los Angeles Times, 9 de mayo de 2020, www.latimes.com.

5. Puede encontrar una descripción más detallada de los datos y un análisis empírico completo en F. Caro, L. Lane y A. Sáez de Tejada Cuenca, “Can Brands Claim Ignorance? Subcontratación no autorizada en cadenas de suministro de prendas de vestir ”, Management Science 67, no. 4 (abril de 2021): 2010-2028.

6. M. Kerppola, R. Moody, L. Zheng, et al., “Sostenibilidad de la gestión de la cadena de suministro global de H&M: fábricas y moda rápida”, caso de la Universidad de Michigan núm. 1-429-373 (Ann Arbor, Michigan: WDI Publishing, 2014).

7. “ Liderazgo responsable: quiénes somos ”, New Balance, consultado el 13 de julio de 2021, www.newbalance.com.

8. “ Subcontratación no autorizada: Prohibición de la subcontratación no autorizada ”, Gap Inc., consultado el 13 de julio de 2021, www.gapinc.com.

9. “ Guía para comprar con responsabilidad ”, Iniciativa de comercio ético, 7 de septiembre de 2017, www.ethicaltrade.org.

10. “ Working With Factories ”, Patagonia, consultado el 13 de julio de 2021, www.patagonia.com.

11. “ Informe de ciudadanía global de HP 2011 ”, archivo PDF (Palo Alto, California: HP Inc., 2011), 91-116, www.hp.com.