Nuestros sitios
Ver edición digital Suscríbete al NEWSLETTER
Compartir

Los líderes de I+D deben desempeñar un papel clave en la reducción de huella de carbono

Dan Edwards y Michael Zeitlyn 11 Ene 2024
Los líderes de I+D deben desempeñar un papel clave en la reducción de huella de carbono Los profesionales dedicados a la tecnología tienen un papel preponderante en la formación de empresas más sustentables. (Dan Page / theispot.com)

Los directores técnicos y otros ejecutivos que dirigen la investigación y la innovación están en condiciones de ser agentes de cambio decisivos en la reducción de la huella de carbono de las empresas.


La reducción de la huella de carbono puede ser imperativa por el bien del planeta, pero exige que las empresas actúen de nuevas formas y que sitúen a los líderes de I+D e innovación en el centro del proceso.

Grandes empresas de todo el mundo se han comprometido a alcanzar las emisiones netas cero, pero una cosa son las promesas y otra la acción. Por supuesto, el impulso puede ser difícil de mantener.

Science Group convocó un foro de líderes de I+D y directores de tecnología (CTO) para identificar formas en que las empresas pueden traducir las ambiciones de cero emisiones netas.

En concreto, queríamos ayudar a definir el papel fundamental que pueden desempeñar los equipos de innovación en este proceso. Aquí destacamos las ideas que surgieron de este foro sobre estas prácticas.

Tecnologías de emisiones negativas, una opción para capturar carbono y reforzar la reducción de emisiones

Un mandato para la acción, la reducción de huella de carbono no puede esperar

Si las empresas quieren que sus compromisos de reducción a cero sean algo más que aspiraciones, tienen que hacer de esta meta un valor empresarial fundamental.

La dirección debe perder el sueño por ello, como históricamente lo ha perdido por la seguridad, la calidad y los beneficios. Actuar sobre el cero neto es una iniciativa interfuncional, y la división del trabajo puede ser turbia.

El marketing, la distribución y otras funciones empresariales contribuirán al objetivo de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) de la empresa.

Las compras podrían reducir las emisiones a corto plazo, mientras que I+D podría estar trabajando a tres, cinco o incluso diez años vista. La clave, por supuesto, es que todas las funciones trabajen de forma concertada para alcanzar unos objetivos claramente definidos.

I+D debe definir rápida y explícitamente en qué se diferencia su papel en la reducción de huella de carbono del de sus colegas de otras áreas. La capacidad de los responsables de I+D para presentar argumentos científicos a otros ejecutivos puede ser una valiosa ayuda.

Crear una ruta, el primer paso para construir una empresa más verde

Trazar el mapa de una colaboración en toda la empresa puede ser un proceso de autodescubrimiento que revele interdependencias y alianzas potenciales.

A medida que I+D profundiza en sus objetivos, sus directivos también deben considerar cómo pueden reclutarse entidades ajenas a su propia empresa. Por ejemplo: proveedores, clientes, reguladores, asesores sin ánimo de lucro e incluso competidores.

Las empresas pueden tener en marcha otras iniciativas de sostenibilidad que merezcan la pena. Mientras tanto los directivos deben de darse a la tarea de conocerlas todas y comprender la interacción entre ellas.

Pero también es fundamental que las empresas den a sus responsables de I+D y CTO un mandato claro para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Una vez que lo tengan, estarán bien situados para realizar cambios que garanticen que los futuros productos y servicios tengan asociadas menores emisiones de GEI.

Los equipos de I+D e innovación estarán en primera línea. Ellos deben de reducir la huella de carbono mediante el uso de materias primas alternativas, diseños de productos reimaginados y tecnologías más respetuosas con el clima.

Para tener éxito, el objetivo cero debe integrarse en cada proyecto desde sus primeros días, de modo que la posible huella de GEI de un producto se evalúe desde el principio. Todas las conversaciones sobre I+D deben tener en cuenta las emisiones de gases de efecto invernadero.

Para que nadie piense que se trata de un ejercicio poco entusiasta de señalización de virtudes, el equipo debe ser juzgado por lo bien que lo ejecute.

Qué es la huella ecológica, cuáles son sus características y ejemplos

Gestionar la cartera de I+D para alcanzar el objetivo Net Zero

Los responsables de I+D deben evaluar ahora la “salud del carbono” de su cartera de proyectos para ver en qué medida se ajusta a sus objetivos. Alcanzar el objetivo significa saber exactamente dónde y cuándo se producirán las reducciones.

Hasta la fecha, la sostenibilidad ha sido a menudo el centro de proyectos especiales. Este enfoque puede ayudar a garantizar la inversión, demostrar ambición, crear impulso y mejorar la imagen de una empresa. Sin embargo, creemos que integrar la reducción de la huella de carbono en el tejido cotidiano de la I+D es vital.

El éxito neto cero depende del rendimiento de la cartera en su conjunto, no del auge o caída de proyectos individuales. No hay nada malo en algunas grandes oportunidades especulativas a largo plazo. Pero apostar de forma inteligente por toda la cartera de I+D es una estrategia más inteligente.

No todos los proyectos pueden hacer avanzar la causa del cero neto. Y, francamente, la I+D puede dejar que un proyecto concreto rinda menos en términos de reducción de emisiones de GEI.

Elegir mejor las batallas es el paso clave para reducir la huella de carbono

Elegir qué iniciativas priorizar significa identificar los campos de batalla más prometedores. Habrá victorias que la I+D pueda instigar y sacar adelante.

Un producto puede ser un candidato ideal para que I+D se centre inmediatamente en él porque replantear su diseño o fabricación, aunque sea mínimamente, podría tener un impacto significativo en las emisiones, o porque esos cambios podrían hacerse en la cocina de I+D sin crear un efecto dominó a lo largo de toda la cadena de suministro.

Pero muchas de las grandes victorias requerirán que I+D trabaje con otros socios dentro y fuera de la organización. Aunque esto puede ser más difícil y llevar más tiempo, el resultado puede merecer el compromiso y la inversión.

Los responsables de I+D deben contar con previsiones sobre el impacto de su cartera en las emisiones de GEI. Medir la contribución neta permitirá a la empresa equilibrar las necesidades comerciales.

Los informes medioambientales, sociales y de gobernanza serán más frecuentes con el tiempo. Esto a medida que los clientes y las partes interesadas insistan en saber qué empresas tienen estrategias de sostenibilidad sólidas.

Los datos sobre emisiones de GEI aún no son tan precisos como exige el momento, pero inevitablemente mejorarán. Mientras tanto, los equipos de I+D tendrán que acostumbrarse a utilizar los datos disponibles y aceptar aproximaciones.

El difícil camino de un negocio hacia la transición cero emisiones de carbono

La realidad comercial

A menudo se dice que las empresas pueden elegir entre ser “ecológicas” o ganar dinero. Nadie pretende que esto no sea cierto. Pero a medida que cambien los consumidores, evolucione el entorno normativo, proliferen las historias sobre daños a la reputación y las consideraciones sobre el impacto del carbono se hagan más omnipresentes, prevalecerá un conjunto diferente de realidades comerciales.

Por el momento, la I+D puede tomar impulso identificando a los clientes, los productos y las marcas con una afinidad preexistente por los mensajes de cero emisiones netas. Es la fruta madura.

Es aquí donde los productos respetuosos con el carbono pueden obtener una “prima verde” o proporcionar una ventaja competitiva.

En los ámbitos en los que la reglamentación o las normas favorecen productos con emisiones reducidas de huella de carbono, es probable que el mercado acepte un compromiso de rendimiento o una prima de precio.

Allí donde la puerta ya esté abierta, los innovadores pueden aprovechar el valor de mercado de un producto respetuoso con el clima. En otros lugares, tendrán que ser creativos y buscar continuamente sinergias y volantes de inercia, donde innovar para el cero neto aporte otras ventajas.

Idealmente, innovar para satisfacer las necesidades del mercado creará oportunidades colaterales para reducir las emisiones de carbono. Nadie se opondrá a reducir las emisiones si parece una feliz coincidencia.

Hay procesos de fabricación que, al reducir la huella de carbono, también pueden reducir los costes de capital iniciales o los costes energéticos corrientes. Hay que dar prioridad a los proyectos que puedan aprovecharlos, y los responsables de I+D deben articular los beneficios de la reducción del carbono. Aunque la máxima prioridad sea recortar gastos.

Los profesionales I+D y su impacto futuro en la reducción de la huella de carbono

La siguiente propuesta puede parecer contraintuitiva en extremo, pero los responsables de I+D también deberían considerar la posibilidad de compensar el precio y/o el rendimiento si un producto con menos emisiones de carbono permitiera obtener otro tipo de beneficios.

Las palabras “nuevo” y “mejorado” llevan fusionadas en el léxico publicitario más de un siglo, por lo que a las empresas no les entusiasmará anunciar que han fabricado un producto menos eficaz porque querían reducir las emisiones de GEI en la planta. Pero la normativa, así como la voluntad de los clientes y las partes interesadas, han empezado a imponerlo.

“Cumplir los objetivos de cero emisiones netas requiere valentía”, afirma Robert Reiter, responsable de I+D de la división Crop Science de Bayer.

“Habrá tensiones y, en algún momento, habrá que hacer concesiones cuando desaparezcan las oportunidades más fáciles. Supongo que se puede esperar a que la regulación iguale las condiciones competitivas, pero a veces una empresa sólo tiene que abrir el camino.”


SOBRE LOS AUTORES

Dan Edwards es director general y consejero delegado de Science Group, una consultora de ciencia, ingeniería y tecnología. Michael Zeitlyn es presidente de servicios de asesoramiento de Science Group.

AGRADECIMIENTOS

Los autores desean agradecer a los participantes en el Foro de CTO de Science Group sus contribuciones a este trabajo: Victor Aguilar, Nici Bush, Nicolas Cudré-Mauroux, William Jackson, Jason Keiper, René Lammers, Caroline Potter y Robert Reiter.

Síguenos en Google News
Te recomendamos
Foto perfil de Dan Edwards y Michael Zeitlyn
Dan Edwards y Michael Zeitlyn Dan Edwards es director general y consejero delegado de Science Group, una consultora de ciencia, ingeniería y tecnología. Michael Zeitlyn es presidente de servicios de asesoramiento de Science Group.
Descarga GRATIS nuestro especial
descargable
Descarga AQUÍ el artículo completo Especial Foro MIT 2023 ¡Descárgalo GRATIS!
Suscríbete al Newsletter
¡SUSCRÍBETE!