Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Comparte
Compartir

Digital

¿China está tomando el control de la Inteligencia Artificial (IA)?

En lo referente a inversión en IA, las inversiones de China son grandiosas. China ha desarrollado una ventaja tecnológica sobre los Estados Unidos con excesiva simplificación


Mit Sloan 30 Abr 2020
¿China está tomando el control de la Inteligencia Artificial (IA)?

En el año 2017, el gobierno chino anunciaba planes de “gobernar el mundo entero” en el campo de la Inteligencia Artificial para el año 2030. El anuncio logró alimentar una considerable inquietud en Estados Unidos y en otros lugares sobre el alcance de las aspiraciones de China y la medida en que el país podría usar la IA para reforzar el control sobre sus ciudadanos y desarrollar capacidades militares más sofisticadas. Sin embargo, la ansiedad por los planes para la IA puede ser exagerada, dice Jeffrey Ding, investigador de economía y tecnología del Instituto de Futuro de la Humanidad de la Universidad de Oxford.

Sí, hay muchas señales que indican que China está haciendo grandes inversiones en IA, y que lidera el mundo en solicitudes y publicaciones de patentes relacionadas con: sólo en 2017, ganó unas 900 patentes relacionadas con el reconocimiento facial, en comparación con menos de 150 en Estados Unidos. Sin embargo, Jeffrey Ding dice que la posición general de China es más complicada y requiere una visión matizada.

Ding, quien compartió su perspectiva el año pasado con una comisión del Congreso de Estados Unidos que supervisa la seguridad nacional y los problemas comerciales entre aquella nación y China, es autor de un texto titulado “Descifrando el sueño de la IA de China” (“Deciphering China’s AI Dream”) y publica un boletín sobre IA en China llamado ChinAI .

La corresponsal del MIT Sloan Management Review, Frieda Klotz, habló con Ding sobre el estado actual de la IA en China y cómo espera que se desarrolle el futuro. Esta es una versión editada de su conversación.

[Frieda Klotz] MIT Sloan Management Review: Muchas personas han sugerido que estamos en medio de una carrera armamentista entre Estados Unidos y China, con respecto a la IA. ¿Acaso, tienen razón?

Jeffrey Ding: La metáfora de la carrera armamentista persiste porque la IA es una tecnología estratégica. Es fácil incluirla en la vieja narrativa de la competencia soviética de Estados Unidos, sobre otras situaciones de estrategia armamentista, como la capacidad nuclear durante la Guerra Fría. Hay algunas similitudes, en el sentido de que dos poderes compiten por la tecnología, pero la analogía es defectuosa. Por un lado, la tecnología es diferente: la IA es una tecnología de propósito general que se aplica en muchos dominios. Muchos de los beneficios serán económicos, más que específicos, para un sólo campo, como es el caso de la defensa.

La temática de la carrera armamentista es peligrosa, porque crea una sensación de competencia tendiente a cero, sin resultados Estamos hablando de algo muy amplio: la IA incorpora procesamiento de lenguaje natural, visión por computadora, análisis predictivo y muchos otros dominios, todos los cuales tienen diferentes aplicaciones. Por lo tanto, debe ser específico sobre el dominio del que está hablando. Afirmar que China tiene una ventaja es una simplificación excesiva.

Klotz: ¿Cuáles considera que son los principales mitos sobre el enfoque de China hacia la IA? ¿Qué es lo que más preocupa a las personas en Estados Unidos y otros países, y por qué deberían estar preocupados?

Ding: Las verdaderas ventajas económicas provendrán de mejoras en la infraestructura, cosas como redes inteligentes que suministran electricidad, cuando sea necesario, y avances de productos como vehículos autónomos, (como) los autos autónomos que Google y Tesla están desarrollando. Estados Unidos y Europa lideran las tecnologías que alimentan estas áreas, como el software y hardware de código abierto de IA. China va muy por detrás.

Klotz: Google, como sabe, recientemente tuvo problemas para acceder a los datos de atención médica sin permiso. Se asume ampliamente que las empresas chinas están menos inhibidas por las preocupaciones de privacidad. ¿Es esto cierto y, de ser así, cree que le permitirá a China tomar la delantera en la atención médica?

Ding: Es cierto que en China los investigadores pueden recopilar más datos sobre pacientes de un sólo hospital, mientras que las leyes de privacidad de Estados Unidos requieren que los investigadores trabajen con datos de diferentes hospitales, después de que se haya alcanzado cierto umbral. Entonces, esto a veces se considera una ventaja para China, pero creo que es exagerado. Primero, los conjuntos de datos de atención médica no son realmente activos nacionales. Por lo general, son utilizados conjuntamente por investigadores de diferentes hospitales y universidades.

Los investigadores estadounidenses podrían tener acceso a los datos, al igual que el hospital chino de donde provengan. Hay muchas compañías emprendedoras y alianzas de investigación colaborativa donde los datos se comparten a través de las fronteras nacionales, o si no se comparten, los investigadores tienen acceso o pueden obtener beneficios de ellos.

Para implementar la IA en la atención médica de manera efectiva, se requieren sistemas estandarizados y registros de salud electrónicos. China entró en esto relativamente tarde: sus sistemas de registros de salud electrónicos aún requieren de una gran inversión pública para ponerse al día. Todavía estamos en las primeras entradas para determinar quién está difundiendo la tecnología de inteligencia artificial más rápido o más sostenible en la atención médica.

Un mito más que aún no he mencionado se relaciona con el cuidado de la salud y la privacidad de los datos: la idea de que a China no le importa la ética de la IA. De hecho, hay evidencia de que académicos, blogueros y ciudadanos chinos están prestando más atención a la privacidad y otras preocupaciones. Ahora, es cierto que algunos problemas -como la focalización desproporcionada de las minorías étnicas para la vigilancia en Xinjiang- se consideran fuera de los límites. Pero estas son excepciones notables.

He traducido blogs de Hu Yong, profesor de la Universidad de Pekín, que se queja de que el gobierno violó la privacidad de los ciudadanos en la batalla de salud pública contra el coronavirus. Las discusiones definitivamente están cobrando importancia. La gran diferencia es que el gobierno chino trabaja duro para reprimir a la sociedad civil, haciendo que este tipo de discusiones sean menos visibles y difíciles de encontrar.

Klotz: Usted presentó sus puntos de vista sobre las capacidades de inteligencia artificial de China en Washington el año pasado. ¿Qué ha cambiado mientras tanto?

Ding: La imagen general que pinté el año pasado, con Estados Unidos dominando en la práctica y experiencia en inteligencia artificial, sigue siendo en general la misma. En mi opinión, Estados Unidos, con sus universidades y ecosistema de innovación abierta, tiene importantes ventajas estructurales que le permiten atraer a los mejores y más brillantes. Estas ventajas pueden incluso permitirle extender su liderazgo.

Versión al español: Armando Cintra Benítez.

https://sloanreview.mit.edu/article/is-china-taking-the-lead-in-ai/
A partir de