Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Compartir

Buenos hábitos de alimentación en la oficina, ¿cómo empezar a trabajarlos?

Las empresas pueden ayudar a que sus colaboradores tengan un cambio favorable en sus comidas al fomentar hábitos saludables de alimentación.


Mit Sloan 01 Jul 2021
Buenos hábitos de alimentación en la oficina, ¿cómo empezar a trabajarlos?

En México, desde hace 20 años se presenta una transición epidemiológica caracterizada por el aumento de las enfermedades no transmisibles como las cardiovasculares, del hígado y la diabetes mellitus; muchas veces desarrolladas por los malos hábitos de alimentación y la pobre o nula actividad física de las personas.

Los hábitos actuales son consecuencia del ambiente y de la sociedad en la que vivimos. Por ello, se requiere de un cambio urgente, dentro del cual, los profesionales de la salud debemos guiar a las personas para que poco a poco adquieran habilidades de acuerdo a su estilo de vida, haciéndolas responsables de las decisiones que toman todos los días referentes a su bienestar.

En Ingenia Nutrición hemos implementado estrategias que permiten acercarnos a las empresas para impulsar, desde el lugar de trabajo, mejores hábitos de alimentación de los colaboradores.

Al iniciar un programa, hemos obtenido los siguientes datos:

  • 27% de los colaboradores beben la cantidad recomendada de agua simple en un día
  • 1 de cada 10 personas logra el consumo suficiente de verduras por día
  • 3 de cada 10 pacientes consumen la cantidad suficiente de fruta en el día
  • 7 de cada 10 colaboradores presentan un problema de peso corporal
  • 8 de cada 10 participantes no realizan actividad física

La implementación

Diagnóstico individual

Conocer los hábitos de cada participante, su consumo de agua, verduras y frutas, la manera en la que combina los alimentos, el tipo y frecuencia de actividades que realiza, entre otros. También, saber sus intereses, sus motivaciones y barreras, para trazar en conjunto el camino que se desea llevar, lograr un cambio en sus elecciones y como consecuencia en su composición corporal.

Actividades lúdicas en grupo

Romper con hábitos viejos no es tarea fácil, pero con voluntad y constancia es posible. Trabajar en equipo puede duplicar el número de personas que se apegan a las nuevas conductas. Se fomenta el trabajo en equipo y colaboración entre todos para lograr que el resultado sea exponencial y permanente. Nos apoyamos de una aplicación móvil que le permite a los pacientes interactuar en todo momento con su nutrióloga, cumplir retos, ganar recompensas y formar parte de un marcador para obtener los primeros lugares en la competencia.

Presencia de la nutrióloga en la oficina

La tecnología por si sola no logra el acercamiento que el paciente requiere en tan importante cambio, la asesoría cara a cara, por parte del experto, y el lazo de compromiso que se genera aumenta el apego del paciente al programa mejorando los resultados. La responsabilidad de la nutrióloga será conocer el ambiente, el acceso a los alimentos con el que se cuenta, motivar a cada uno, buscar estrategias, plantear objetivos tangibles a corto plazo y también se convertirá en un aliado donde podrán desahogar varias de sus preocupaciones.

Sabemos que los usuarios de pronto son impacientes, así que la misión será que los colaboradores vean sus logros y que los reconozcan por más pequeños o grandes que sean como una inversión a su calidad de vida.

Observar el cambio de las personas durante 10 años ha sido un gran privilegio, acompañar a cada una de las empresas que nos han dado la confianza de formar parte de este beneficio aumenta nuestro compromiso por renovarnos cada año.

*La autora es fundadora de Ingenia Nutrición.

LEE MÁS CONTENIDO
¿QUÉ TEMA TE INTERESA?