Nuestros sitios
Ver edición digital Título de la edición actual
Autor:
Las implicaciones económicas de la ola azul
El triunfo de Joseph Biden en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, aunado a la victoria de los demócratas tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, abren campo a una inyección de estímulos fiscales no vista con anterioridad.
La economía de cara a 2021
Con excepción de China -país que podría contribuir con una tercera parte del crecimiento económico mundial en 2021- la actividad no ha logrado regresar a los niveles registrados antes de la pandemia. De hecho, es probable que la recuperación en la mayoría de los países se extienda al menos dos o tres años más. Eso sin contar que se materialicen algunos riesgos que aún permanecen vigentes.
Los pilares del peso mexicano
Al cierre de la primera semana de noviembre, el tipo de cambio spot del peso frente al dólar se ubicó en 20.60 pesos, su menor nivel desde mediados de marzo y cifra 18.7% inferior al máximo registrado al inicio de la pandemia (25.36 pesos por dólar).
El costo de los estímulos
La implementación de estímulos fiscales y monetarios no vistos con anterioridad evitó que una de las contracciones económicas más graves de la historia fuera aún peor. Esta inédita inyección de recursos, concertada por varios gobiernos y bancos centrales a nivel global fue muy útil, pero generará costos que -por ahora- no preocupan a las autoridades financieras y que eventualmente se tendrán que cubrir.
Las dos recuperaciones económicas de México
Ante la rápida expansión del coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad de COVID-19, en varios países se implementaron medidas inéditas con el objeto de proteger la salud de la población y evitar un posible colapso del sistema de atención médica. Y el caso mexicano no ha sido la excepción.